null: nullpx
Protestas

Maestros mexicanos advierten que endurecerán sus protestas tras incidentes en Oaxaca

El gobierno elevó a ocho el número de fallecidos y aseguró que ninguno de ellos era educador. Siete murieron por "disparos de proyectil de arma de fuego" y otro por explosión de un artefacto.
21 Jun 2016 – 7:06 AM EDT

Los choques con las fuerzas de seguridad no han desanimado a los maestros mexicanos contrarios a la reforma educativa, que prometen endurecer sus movilizaciones mientras el Gobierno abre una investigación por los hechos violentos registrados en el sur del país y que dejaron, de acuerdo con la última cifra oficial, ocho muertos.

Líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aseguraron la tarde del lunes que la movilización no se detendrá, después de que el domingo se produjera un choque entre maestros y policías en el municipio de Asunción Nochixtlán, en el estado de Oaxaca.

El movimiento responderá "de manera contundente, ordenada y pacífica", afirmó el coordinador de la Comisión Política de la Sección 22 de la CNTE, Juan García.

Los integrantes de esta fracción, la oaxaqueña, están decididos a proseguir con las marchas y los numerosos bloqueos con los que durante los pasados días han retenido la circulación en las principales carreteras del estado.

Entre las líneas de acción que consideran realizar están la toma de dependencias federales y estatales, la del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca -el cual apedrearon el lunes- y la del Auditorio Guelaguetza, el principal centro de espectáculos de Oaxaca capital y que el año pasado también amenazaron con tomar por la fuerza.

El secretario de Asuntos Indígenas del Gobierno de Oaxaca, Adelfo Regino Montes, presentó su renuncia "voluntaria e irrevocable" por los hechos del fin de semana, con los que -dijo en una carta- "se abre una vieja herida" entre Gobierno y sociedad "que nos duele e indigna a todos".

Los integrantes de la CNTE que realizan desde hace semanas un plantón de protesta indefinido en la Ciudad de México expresaron su solidaridad por las víctimas de Nochixtlán, todos simpatizantes del movimiento magisterial, y prometieron generalizar su movilización.

"Si nos vemos obligados a tomar las calles es para que el Gobierno vea que estamos acá", afirmó ante un reducido grupo de medios Everardo Hernández, del Comité Ejecutivo de la Sección 7, del estado de Chiapas.

Hernández expresó el "enojo de todo el magisterio" por la "represión" de las autoridades, y comentó que "se está solicitando el traslado masivo de compañeros a la capital", para pedir que el Gobierno abra con los maestros una mesa de negociación.

En la protesta cargaban un ataúd simbólico de madera, de color negro y con el letrero "Oaxaca, me dueles". Otros manifestantes llevaban carteles con frases como "Soy docente, no delincuente" o "México sangra".

Gobierno: ninguno de los fallecidos era maestro

Autoridades mexicanas elevaron la noche del lunes a ocho el número de muertos registrados durante manifestaciones de maestros efectuadas el domingo en Oaxaca, y aseguraron que los policías que estuvieron presentes serán investigados para determinar si son responsables de alguna de esas muertes.

El domingo la fiscalía realizó "el levantamiento de siete cadáveres" cuyas necropsias arrojaron que la causa de muerte fue por "disparos de proyectil de arma de fuego", dijo en conferencia el fiscal de Oaxaca, Joaquín Carrillo, en una conferencia conjunta con autoridades de alto rango.

Y este lunes, la fiscalía local recibió el reporte de que otra persona murió en Asunción Nochixtlán por "la explosión" de un artefacto", prosiguió el fiscal.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró que serán investigadas las fuerzas de seguridad que participaron en los enfrentamientos que iniciaron después de que la policía levantó los bloqueos realizados por los maestros y sus simpatizantes en repudio a una reforma educativa.

"Se habrá de hacer una investigación" que determine si "la población civil tenía armas (...) si fue adecuado o no el uso de armas de parte de las policías estatal y federal, quién lo hizo, quién lo ordenó y si ésto obedeció a entrar dentro de los mecanismos de los protocolos que tenemos establecidos", indicó Osorio Chong.


Periodistas que se encontraban en el lugar de los hechos tomaron imágenes de elementos de seguridad portando armas, dice un despacho de AFP.

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) negó la veracidad de dichas fotografías, al tiempo que ordenó iniciar una investigación "con el fin de deslindar responsabilidades y, en su caso, actuar en consecuencia" respecto a los hechos del domingo.

Al trasladarle sus condolencias a los familiares de los fallecidos, Osorio Chang aseguró que ninguno de ellos era maestro, y que de los 23 detenidos cuatro sí son docentes.

Fue necesario movilizar al sitio 800 policías federales y estatales para desbloquear con gases a los maestros que estaban apostados en las carreteras, dijo .

Las autoridades sostienen que los uniformados no fueron armados al desbloqueó de una importante carretera de Nochixtlán, pero después recurrieron a sus armas ante el acecho posterior de unas 2.000 personas "radicales", algunas armadas.

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, atribuyó los choques violentos a grupos infiltrados afines al magisterio.

Pero los maestros, por su parte, consideran que estos grupos, que están aprovechando los disturbios para robar establecimientos comerciales, son infiltrados del Gobierno para cargarles con las culpas.

Publicidad