null: nullpx

Trump quiere perdonar a Mohamed Ali, aunque nadie sabe por qué: el boxeador fallecido no necesita un indulto

Este viernes, el presidente dijo que estaba "pensando muy seriamente" en perdonar al boxeador fallecido en 2016 algo que fue desestimado como "innecesario" por el abogado del campeón. Además, evalúan perdonar a 3,000 convictos "que podrían haber sido tratados de manera injusta".
8 Jun 2018 – 02:21 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

"Estoy pensando en alguien a quien todos conocen muy bien, que pasó por mucho y no era muy popular entonces", afirmó Trump. "Su recuerdo es muy popular ahora. Estoy pensando en Muhammad Ali. Estoy pensando muy seriamente en eso", dijo Trump.

Pero para muchos no quedó claro por qué Trump estaría considerando indultar a Ali, ya que su condena fue invalidada por la Corte Suprema de Justicia en un fallo unánime, como recordó casi inmediatamente Ron Tweel, defensor legal del boxeador fallecido y quien representa a la familia desde 1986.

Ali fue declarado culpable en 1967 por negarse a cumplir con la orden de reclutamiento del ejército de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam. El fallo de 1971 de la Corte Suprema determinó que el Departamento de Justicia había dicho indebidamente a la Junta de Reclutamiento que la negación de Ali era no motivada por sus creencias religiosas musulmanas.

" Agradecemos el sentimiento del presidente Trump, pero el perdón es innecesario. La Corte Suprema de Estados Unidos anuló la condena de Muhammad Ali en una decisión unánime en 1971. No hay ninguna convicción de la que se necesite un perdón", indicó Tweel en un comunicado.
 
Desde redes sociales también fue criticada la 'intención' de Trump de perdonar al boxeador, afroestadounidense y musulmán. Muchos señalaron en la misma dirección de Tweel, lo innecesario de este indulto presidencial, porque en el caso de Ali 'no hay nada que perdonar'.

Otros consideraron que el mensaje del presidente tiene una cuota de cinismo, debido a que Trump ha tenido una retórica y ha impulsado políticas de corte antimusulmán, como los intentos de prohibición de ingreso al país a ciudadanos de varios países en los que esa religión es mayoritaria.

El reverendo y activista por los derechos civiles, Al Sharpton, dijo que "la condena a Ali, que fue anulada en 1971" estuvo relacionada a sus creencias y su religión y que "Trump puede comenzar a honrarlas dejando de impulsar políticas y retóricas antimusulmanas e islamofóbicas. "No se puede defender al Islam mientras se lo denigra simultáneamente".



3,000 perdones

En este boom de perdones presidenciales que Trump parece estar alimentando, dijo que además de Ali estaba pensando en más "personas que tienen algunas penas que no son justas". Barajan unos 3,000 nombres.

"Tenemos 3,000 nombres. Los estamos analizando. De los 3,000 nombres, muchos han sido tratados de forma injusta", dijo Trump a los periodistas en el jardín de la Casa Blanca antes de partir hacia la cumbre del G-7 en Canadá. En algunos casos, consideró el presidente, sus sentencias fueron "demasiado largas".

En las últimas semanas, Trump parece haberse concentrado en perdones de casos relevantes para la comunidad afroestadounidense.

Apenas días atrás dio una conmutación de condena a Alice Marie Johnson, quien desde hacía dos décadas estaba en la cárcel por delitos vinculados al tráfico de drogas y cuyo caso fue planteado a Trump por la mediática Kim Kardashian.

El 24 de mayo Trump le dio el perdón póstumo al primer campeón mundial negro de pesos pesados, el boxeador Jack Johnson, fallecido en 1946. Johnson había sido declarado culpable de violar una ley que establecía que era ilegal transportar mujeres a través de fronteras estatales con fines "inmorales".


Muhammad Ali se negó a ingresar al ejército durante la Guerra de Vietnam, y se declaró objetor. "No tengo nada que discutir con ellos (los vietnamitas)", dijo en aquel momento, en lo que se entendía como una comparación con el maltrato producto de la discrminación que vivían los negros en EEUU.

Su decisión resultó en una condena por evasión del ejército y fue despojado de su corona de boxeo de peso pesado. Tras una lucha legal, el caso de Ali terminó ante la Corte Suprema que falló a su favor y anuló la condena. Ali perdió decenas de oportunidades de boxeo durante esos años debido al caso legal.

Ali también fue amparado por una amnistía del presidente Jimmy Carter de 1977 para los estadounidenses que evitaron el servicio militar durante dicho conflicto.

Aunque no necesita ser perdonado, Ali es el tercer negro que Trump manifiesta de modo altisonante que quiere indultar.

Hay quienes se preguntan si, en un año electoral y con un presidente que no goza de popularidad en la comunidad afroestadounidense, estos perdones podrían ser un intento de generar empatía con esa comunidad.

Estos latinos han sido noticia por visitar (o negarse a hacerlo) a Donald Trump

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés