null: nullpx
Donald Trump

Trump quiere distraer del escándalo de la denuncia secreta en su contra con insinuaciones sobre Biden y Ucrania

Mientras crece el escándalo por la llamada telefónica en la que supuestamente el presidente hizo una oferta indebida a un líder extranjero, posiblemente el presidente ucraniano, Trump dice que se trata de un ataque "partidista", pese a que asegure no saber quién lo denunció.
20 Sep 2019 – 3:45 PM EDT

Para el presidente Donald Trump, la conversación que tuvo con un líder extranjero que motivó a un funcionario de inteligencia a denunciarlo formalmente ante sus superiores por supuestamente haber hecho una oferta indebida a un líder extranjero no es importante y los medios deberían enfocarse en la relación entre Ucrania y Joe Biden cuando este era vicepresidente.

Trump trata así de distraer la atención que ha generado la denuncia que se dio a conocer el miércoles en un reporte de The Washington Post en el que dos exfuncionarios que caracteriza como "familiarizados con el asunto" explicaron que la denuncia fue considerada como “una preocupación urgente” por el Inspector General de la Dirección de Inteligencia Nacional.

Fiel a su estilo de esquivar responsabilidades y generar dudas, sin suficiente basamento, sobre sus contrincantes, Trump planteó el tema durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Australia, Scott Morrison.

“No importa lo que haya discutido (durante la conversación con el líder extranjero) pero les diré esto: alguien debería mirar las declaraciones de Joe Biden (…) Las ‘noticias falsas’ no miran esas cosas. Es una desgracia”, dijo Trump asegurando que Biden recibe un mejor trato de los medios porque es demócrata.

Aunque el presidente aseguró que no sabe quién es el denunciante no tienen dudas de que su acción es “partidista” y “ridícula”, pero afirmó que no sabe si la denuncia tiene que ver con la conversación telefónica que tuvo en julio con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

La noche del jueves, varios medios presentaron detalles adicionales de la denuncia asegurando que implica al presidente de Ucrania, de acuerdo fuentes familiarizadas con el tema.

“Es un denunciante partidista. Ellos (el Congreso) ni siquiera deberían tener información. He tenido conversaciones con muchos líderes. Siempre son apropiadas. Esto es solo otro golpe político”, dijo Trump.

Acusaciones sin fundamento

La estrategia de Trump es generar dudas sobre acciones que tomó Biden en sus tiempos como vicepresidente y cuando su hijo Hunter realizaba negocios con una empresa gasífera ucraniana.

A principios de 2014 Hunter Biden entró en el directorio de Burisma Holding, una compañía propiedad de un oligarca prorruso que terminó siendo investigado a la caída del gobierno de Viktor Yanukovych, un importante aliado del Kremlin.

De acuerdo con la investigación que hizo el sitio de verificación de información Politifact, Biden sí condicionó la entrega de $ 1.000 millones a que fuera despedido el fiscal general Viktor Shokin. El mismo Biden ha hablado abiertamente de su papel en el caso.

Pero la acción del entonces vicepresidente no tenía que ver con intereses de su hijo, ni siquiera era una exigencia de Washington, sino que varios gobiernos europeos también presionaban a Kiev para que se deshiciera de un fiscal que aparentemente no estaba haciendo lo suficiente para seguir los casos de corrupción que había dejado el gobierno prorruso y los que estaba envueltos funcionarios de la nueva administración.

Sin embargo, en el momento se advirtió a la Casa Blanca que la presencia del hijo del vicepresidente en la directiva de la empresa generaba “apariencia de conflicto de interés” que era mejor evitar. Sin embargo, la administración respondió asegurando que Hunter Biden era un ciudadano particular cuyas acciones no afectaban al gobierno de EEUU.

Ni el nombre del denunciante ni la naturaleza específica de su queja se conocen. De hecho, el Congreso está tratando de obtener esa información que, según indican representantes demócratas, les corresponde conocer por ley.

Los críticos del presidente advierten que de ser cierto que usó un tema de política exterior para lograr beneficios personales o políticos es una violación a la ley.

La sospecha de muchos es que la campaña de reelección del presidente quiere reactivar el caso de la supuesta injerencia de Biden sobre el sistema de justicia ucraniano para favorecer a su hijo, una versión que ha sido descartada por las investigaciones periodísticas que se han realizado.

Las 37 acusaciones y acuerdos de culpabilidad que dejó la investigación de Mueller sobre el ‘Rusiagate’ (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés