null: nullpx

Trump desafía a los demócratas a que cierren de nuevo el gobierno si insisten en no aceptar su plan migratorio

El presidente se refirió al tema durante una reunión en la Casa Blanca con su equipo de seguridad para analizar la violencia de las pandillas conocidas como maras y la inmigración ilegal.
6 Feb 2018 – 03:05 PM EST
Comparte
Cargando Video...

El presidente Donald Trump aseguró este martes que no le importaría pasar por otro cierre del gobierno si los demócratas no aceptan sus condiciones para una reforma migratoria

“Me encantaría ver un cierre de gobierno si no podemos ver que esto (la reforma migratoria) se atiende”, dijo Trump durante una reunión en la Casa Blanca con su equipo de seguridad sobre la violencia de las pandillas conocidas como maras y la inmigración ilegal.

“Si tenemos que cerrar (el gobierno) porque los demócratas no quieren seguridad, y -sin relación, pero con algún vínculo- no quieren cuidar a nuestros militares, entonces que lo cierren, Vamos a ir a otro cierre del gobierno”

Sin embargo, en el Capitolio en Washington, los parlamentarios están dando consideraciones finales para dotar al gobierno de fondos temporales que le permitan seguir funcionando más allá del jueves 8 de febrero, cuando se acaba el dinero aprobado el 29 de enero, al cabo de un breve cierre en vísperas del cumplimiento del primer año de Trump en el poder.

De hecho, la representante republicana por Virginia, Barbara Comstck, quien estaba presente en la reunión le dijo al presidente que ese extremo no sería necesario.

“No necesitamos un cierre de gobierno por eso. Creo que ambos partidos han aprendido que un cierre es malo”, aseguró Comstock y afirmó que hay un acuerdo bipartidista para lograr un acuerdo que evite el cierre.

Sería el quinto financiamiento temporal que los congresistas sancionan, ante la falta de acuerdo para aprobar el presupuesto solicitado por la Casa Blanca.

Pese a las declaraciones desafiantes de Trump, en el Congreso se estudia un nuevo financiamiento temporal, pero que en este caso no está vinculado a negociaciones específicas sobre DACA o las propuestas migratorias de Trump, algo que los demócratas aceptaron dejar fuera de la discusión presupuestaria.

Sin embargo, en Washington todos están trabajando con la fecha del 5 de marzo como límite, considerando que fue el día que estableció Trump como final para DACA, aunque un juzgado federal de California determinó que el programa seguirá parcialmente vigente hasta que se resuelvan los casos legales que se ventilan en tribunales.

La Casa Blanca propuso "cuatro pilares" para la reforma migratoria: regularizar y eventualmente nacionalizar hasta a 1,8 millones de dreamers, eliminar la llamada lotería de visas, reforzar la seguridad fronteriza (incluyendo fondos para el muro con México) y limitar los programa de reunificación familiar (que los conservadores llaman "inmigración en cadena").

Una de las declaraciones que llamó la atención durante la reunion, fue la del director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Francis Cissna, quien dijo que la Ley de inmigración no tiene bases para impedirle que los pandilleros ingresar a EEUU, solo por el hecho de pertener a una pandilla.

También dijo que la ley le impide al gobierno deportar a un extranjero con residencia, solamente por ser pandillero. "Tenemos que esperar a que eventualmente maten a alguien o lastimen a un estadounidense (...) si están aquí de forma legal, y son miembros de una pandilla, no hay motivo para expulsarlos”, dijo Cissna.

“Incluso ellos hasta podrían conseguir la ciudadanía, según la ley actual”, agregó.

Según explicó el abogado de Inmigración y colaborador de Univision, Ezequiel Hernández, es cierto que las autoridades no pueden despojar a un individuo de su residencia por asumir que pertenece a una pandilla. Pero aclaró que nadie que sea miembro de la MS13 será admitido a los Estados Unidos.

El último cierre

El gobierno federal estuvo técnicamente cerrado del 27 al 29 de enero, luego de que el Congreso no se pusiera de acuerdo para considerar un plan que solucione la situación de los dreamers, algo que los demócratas exigían para aprobar el dinero necesario para el funcionamiento del aparato del Estado.

Un cierre de gobierno ocurre cuando el Congreso de Estados Unidos no aprueba el financiamiento de las operaciones y agencias gubernamentales. Cuando esto sucede, cesa la mayoría de los servicios de gobierno. Estos abarcan desde el servicio de correo, hasta programas e investigaciones financiadas por el gobierno, pasando por la operación de museos y parques nacionales.

Se estima que un cierre suspenderá las operaciones de cerca de 800,000 trabajadores federales, quienes se quedarían sin la posibilidad de cobrar sus sueldos.

Loading
Cargando galería
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés