null: nullpx

Trump cumple otra promesa de campaña con el anuncio de nuevas sanciones contra Irán

Se espera que ocho entidades iraníes sean sancionadas por actividades relacionadas con terrorismo. El presidente estadounidense no ha dado detalles de cuál podría ser el nuevo castigo para Teherán, pero aseguró que "no se descarta nada".
2 Feb 2017 – 6:04 PM EST

Estados Unidos impondrá este viernes nuevas sanciones a varias entidades de Irán tras la advertencia hecha a la república islámica por la prueba de un misil balístico que realizaron el domingo pasado. Pero lo hace tomando una precaución: la de no violar el acuerdo nuclear firmado en 2015, bajo el que Teherán aceptó frenar su programa nuclear a cambio de que fueran reducidas sus sanciones económicas, dijeron fuentes anónimas a la agencia Reuters.

Según la agencia, unas ocho entidades iraníes podrían ser castigadas por actividades relacionadas con terrorismo y por otras 17 actividades más vinculadas con los misiles.

Aunque el presidente Donald Trump se negó a detallar este jueves de qué se tratan las sanciones, alcanzó a declarar que "no se descarta nada". Los republicanos en el Congreso aseguraron que lo apoyarían en el caso de que las aumente.

Este miércoles, Trump puso a Irán "oficialmente sobre aviso" luego de que probara este fin de semana un misil crucero conocido como "Sumar" –capaz de transportar armas nucleares y con un alcance de entre 2,000 y 3,000 kilómetros– y lanzara un proyectil balístico de mediano alcance. Además, por el ataque a un buque de guerra saudita llevado a cabo por rebeldes houthi, que cuentan con el apoyo de Irán.

En su primera aparición pública, el consejero en temas de seguridad nacional, general Michael Flynn, indicó el miércoles que los hechos representan "el último de una serie de incidentes en los pasados seis meses en los cuales las fuerzas houthi, que Irán ha entrenado y armado, han golpeado barcos emiratíes y sauditas, y amenazado buques de EEUU y sus aliados que transitan por el Mar Rojo".

Para Flynn, ese tipo de actividades ponen en riesgo la seguridad, prosperidad y estabilidad de Medio Oriente y "ponen en riesgo" la vida de estadounidenses.

Y a pesar de los señalamientos, Irán se defendió. Su ministro de Defensa, Hossein Dehghan, aseguró que la prueba de misiles había sido anunciada con anterioridad como parte de su política militar y que ninguna potencia tenía potestad de intervenir.

Durante la campaña presidencial, cuando Trump era apenas un precandidato republicano, ya advertía sus planes con la república islámica. Dijo entonces que su prioridad número uno sería "desmantelar el acuerdo (nuclear) desastroso con Irán". Agregó que por haber sido un "negociante por mucho tiempo" sabría cómo lograr su objetivo.

Desde entonces, ya los analistas políticos daban como un hecho que las relaciones entre Irán y Estados Unidos durante la administración de Trump se endurecerían.

En noviembre pasado, cuando Trump aún no asumía, el Congreso, de mayoría republicana, anunció una extensión de las sanciones a Irán por otros 10 años para facilitar que el presidente entrante pudiera reimponer nuevas sanciones si Teherán incumplía los acuerdos.

Por esos días, el presidente iraní, Hassan Rouhani, aseguró: "No hay dudas de que Estados Unidos es nuestro enemigo".

Las sanciones de Estados Unidos a Irán son de vieja data, comenzaron en 1979. Y aunque no afectan activos de Irán en Estados Unidos, porque no los hay, si podrían tener un efecto disuasivo para empresas que quieran invertir con Irán en suelo estadounidense.


Más contenido de tu interés