null: nullpx

Trump ataca duramente al Departamento de Justicia por investigarlo por el 'Rusiagate'

De nuevo y como de costumbre, el presidente criticó la investigación del FBI sobre la interferencia rusa en las elecciones y reconoció por primera vez de manera explícita que lo están investigando por posible obstrucción a la justicia.
16 Jun 2017 – 12:36 PM EDT

El presidente Donald Trump criticó duramente al Departamento de Justicia tras reconocer este viernes por primera vez que está siendo investigado en el marco de las averiguaciones que se llevan a cabo sobre la intervención de Rusia en la campaña electoral que llevó al republicano al poder.

En su tuit, Trump declaró que está "siendo investigado" por su decisión de despedir al exjefe del FBI, James Comey e indirectamente parece acusar al vicefiscal general Rod J. Rosenstein de encabezar una "cacería de brujas" contra él.

Se trata de la primera reacción explícita de Trump en torno al hecho de que el fiscal especial Robert Muller comenzó a investigar si el presidente obstruyó la justicia al despedir a Comey, quien estaba al frente de todo el proceso de recabar datos que intentan determinar si hubo colusión entre el espionaje ruso que intervino en los comicios y la campaña republicana que terminó con la elección de Trump como el sucesor de Barack Obama.


El jueves, también vía tuit, Trump afirmó que, después de "inventar" la historia sobre la colaboración de su entorno con Moscú y no encontrar "ninguna prueba", ahora "van con la obstrucción de la justicia".

El presidente reacciona así a la información publicada por The Washington Post la tarde del miércoles en la que reveló que el fiscal especial Robert Mueller lanzó una pesquisa para saber si su actuación al cesar a James Comey, director del FBI encargado de liderar la investigación de los lazos con Rusia, supuso un obstáculo para la justicia.

En todo caso, el vicefiscal general Rod J. Rosenstein escribió esta semana que "los estadounidenses deberían actuar con cautela antes de aceptar como una verdad cualquier noticia atribuida a 'funcionarios' anónimos", e hizo particular hincapié en el hecho de que no se detalla a qué institución pertenecen.

El hecho de que Trump esté reconociendo este viernes que lo investigan, de alguna forma contradice el comunicado de Rosenstein que pide no hacer caso a fuentes anónimas.

El tuit parece también una referencia al vicefiscal general Rosenstein, quien en mayo presentó un memorándum al presidente evaluando el trabajo de Comey y quien, tras la salida del director de FBI, nombró al fiscal especial Robert Mueller para que asumiera las indagatorias que desde julio realiza la agencia sobre supuestos contactos entre la campaña republicana y agencias de inteligencia rusas.

Es notable que ahora Trump asegure que un "hombre me dijo" (presumiblemente Rosenstein) que se deshiciera de Comey, cuando él mismo había dicho en una entrevista con NBC pocos días despúes de tomada la decisión que lo pensaba hacerlo independientemente del consejo de sus subalternos y que además la razón no eran los emails de Clinton, sino la "falsa" investigación del Rusiagate.

Rosenstein es el supervisor de Mueller, luego de que el fiscal general Jeff Sessions se inhibiera de conocer la marcha de la investigación a raíz de dos reuniones que tuvo con funcionarios rusos en Washington de las que no informó durante su proceso de confirmación ante el Senado.

Los tuits de Trump

Muchos republicanos han expresado su frustración por la incontinencia del presidente en sus redes sociales y el descontrol en el mensaje que sale de la Casa Blanca.

El senador republicano Lindsey Graham dijo en una entrevista con CBS este domingo que Trump puede ser “el primer presidente de la historia en caer porque no puedes dejar de hablar inapropiadamente de una investigación que, si te quedaras quieto, te exoneraría”.


El editor de política de Univision Noticias, Carlos Chirinos, destaca que lo que muchos se preguntan es por qué Trump ha sido tan displicente con el tema de la interferencia rusa en las elecciones, cuando el resto de la clase política y la comunidad de inteligencia han alertado de que se trata de un “grave” peligro que mina la confianza en el sistema electoral estadounidense.

En cambio Trump, quien es el jefe de esas agencias de inteligencia, lo ha calificado de “falsedad” y “cacería de brujas” en varias de esas explosiones vía Twitter que suele tener el mandatario, generalmente temprano en la mañana.

"Las publicaciones de Trump en Twitter preocupan a los abogados del mandatario y al personal de la Casa Blanca, y frustran a los congresistas republicanos que deben defender las políticas del gobierno", acota Chirinos.

En semanas pasadas circuló la noticia de que se estaba estudiando un sistema para “evaluar” los tuits presidenciales antes que salieran al dominio público.

¿Injerencia de la Casa Blanca?

De acuerdo con lo dicho por el despedido James Comey al Senado, el presidente trató varias veces de que informa públicamente que él no estaba dentro de la investigación del ‘Rusiagate’. Algo similar le habría pedido a otros jefes de agencia de inteligencia. Todos se habrían negado a hacerlo para no romper los protocolos.

Aunque fuentes del Departamento de Justicia ha indicado a medios estadounidenses que la declaración de Roseistein no se produjo por presión de la presidencia, es notable que se diera a conocer luego de las críticas que expresó Trump vía Twiter.

Mientras tanto, han empezado a circular rumores de que Roseistein estaría pensando en inhibirse del caso del ‘Rusiagate’ porque podría ser llamado como testigo, ahora que la investigación incluye al presidente.

Roseistein escribió el 9 de mayo un memorándum dirigido a su jefe, Jeff Sessions, cuestionando el manejo que hizo del caso de los emails de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado, y aunque dijo que era necesario que el entonces jefe del FBI no parecía el indicado para hacer los correctivos necesarias, advertía que su despido no debía ser tomado ligeramente.

Ese memo fue al base de la carta que mandó Sessions a Trump recomendando el despido, que ese mismo día el presidente le comunicó a Comey, aceptando la sugerencia de su fiscal general.


En fotos: Así fue la comparecencia del exdirector del FBI en el Senado en el que ha acusado a la Casa Blanca de mentir

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpRusiagateFBI

Más contenido de tu interés