null: nullpx

Obama se despide de sus socios internacionales. Así ha zanjado sus ocho años de diplomacia

No fue el ‘adiós’ esperanzador que tanto deseaba. Barack Obama dedicó buena parte de su última gira internacional como presidente a tranquilizar a sus aliados sobre la victoria del tempestuoso Donald Trump, quien prometió durante la campaña acabar con su legado. Obama visitó Grecia, Alemania y Perú.
21 Nov 2016 – 10:42 PM EST

La última gira internacional de Barack Obama como presidente fue tanto una oportunidad para decir ‘adiós’ a sus aliados tras ocho años de gobierno, como un intento de tranquilizar al mundo en medio de la incertidumbre provocada por la inesperada victoria de Donald Trump.

En su viaje a Grecia, Alemania y Perú, Obama enfrentó preguntas sobre las propuestas populistas de su sucesor, quien a lo largo de la campaña amenazó con replantear las alianzas y obligaciones de Estados Unidos con otros países y organizaciones internacionales.

Fue una despedida agridulce. Obama se retirará con un nuevo récord de aprobación -un 56%, según la última medición de Gallup- que no pudo traspasar a la demócrata Hillary Clinton.

Su legado queda ahora en manos de un presidente electo que prometió darlo vuelta de pies a cabeza. Estos fueron algunos de los puntos más destacados de la gira de Obama.

Pidió una “oportunidad” para Trump

En Perú, la última parada de su gira, Obama aseguró a los líderes latinoamericanos que “no habrá mayores cambios en la relación con Estados Unidos” durante el próximo gobierno del presidente electo Donald Trump.

Obama habló el sábado ante jóvenes líderes de América Latina en el marco de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

“Mi mensaje principal es que no asuman lo peor”, dijo. “Será importante para todos que no hagan juicios inmediatos, sino que le den una oportunidad a este nuevo presidente para que arme su equipo y decida sus políticas".


Criticará a Trump si es “necesario”

Obama dijo en Perú que quiere ser “respetuoso” con el presidente electo, al igual que lo fue su antecesor, el republicano George W. Bush, con él.

Si bien fue cuidadoso en sus declaraciones, remarcó que saldrá al frente de Trump si cree que los “valores” e ideales” fundamentales de Estados Unidos se ven comprometidos de alguna manera.

“Si hay cuestiones específicas que tienen que ver menos con alguna propuesta o batalla, pero que involucran nuestros valores e ideales fundamentales, y si creo que es necesario o útil defender esos ideales, entonces lo evaluaré cuando eso ocurra”, afirmó.

Dijo estar orgulloso de dejar un gobierno sin escándalos

Obama dijo sentirse orgulloso de retirarse sin haber enfrentado los escándalos que “plagaron” a otros gobiernos.

Consultado por un reportero sobre qué consejo le daría al presidente electo para evitar potenciales conflictos de intereses, Obama evitó referirse a Trump. En cambio, habló sobre su experiencia personal al frente de la Casa Blanca.

Según el mandatario saliente, en sus ocho años de gobierno tanto él como su equipo buscaron no solo cumplir con lo que dicta la ley en materia de ética, sino también “ir más allá del espíritu de la ley” para evitar cualquier problema.

Las palabras de Obama se dan en medio de cuestionamientos acerca de los potenciales conflictos de intereses que le esperan a Trump en el Despacho Oval. Lea más aquí:


Reafirmó el compromiso de EEUU con la OTAN

Durante la campaña, Donald Trump cuestionó las obligaciones de Estados Unidos con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuya piedra angular es el compromiso de sus miembros a defenderse mutuamente en caso de que alguno de ellos sea atacado por un enemigo exterior.

A comienzos del año, Trump calificó a la OTAN de “obsoleta” y afirmó que Estados Unidos carga con un coste “desproporcionado” en la alianza de 28 países miembros.

Durante su gira, Obama aseguró a sus socios que en su primer encuentro en persona con Trump, el presidente electo moderó su postura y expresó su “compromiso total” con la OTAN, según The New York Times. “Me siento alentado por la insistencia del presidente electo de que la OTAN es un compromiso que no cambiará”, dijo Obama en Alemania.


Se despidió de su aliada Angela Merkel

En su visita a Alemania, el presidente Barack Obama cenó dos veces con la canciller alemana Angela Merkel, celebró una reunión bilateral y una rueda de prensa conjunta.

Obama desarrolló una buena relación con la jefa del Gobierno alemán, quien quedará más sola en su defensa de la democracia liberal en medio de la ola populista que se expande por Europa y aterriza en EEUU con Trump.

“Han trabajado juntos en casi cada asunto. Han desarrollado un respeto mutuo profundo, y creo que también una estrecha amistad”, explicó Ben Rhodes, el viceconsejero de Seguridad Nacional, en un briefing sobre el último viaje del mandatario.

Durante su visita, Obama destacó el trabajo y la “compasión” de Merkel en la acogida de refugiados sirios.

Trump, en cambio, promete cerrar las puertas de EEUU a los refugiados. Ha arremetido contra Merkel por darles la bienvenida y pedir a sus colegas europeos que hagan lo mismo. “Lo que Merkel le ha hecho a Alemania es una vergüenza, es una vergüenza muy, muy triste”, dijo el presidente electo en marzo.

Mantuvo un breve encuentro con Putin

Antes del inicio de la cumbre Asía Pacífico, Obama dialogó brevemente con el líder ruso Vladimir Putin sobre Ucrania y Siria.

Según la Casa Blanca, el mandatario estadounidense enfatizó la necesidad de que los cancilleres de Estados Unidos y Rusia trabajen juntos para mitigar “la violencia” y aliviar “el sufrimiento” de los sirios.

El gobierno de Obama ha criticado fuertemente el apoyo que Rusia brinda al régimen de Bashar al-Asad, acusado por organizaciones de derechos humanos de cometer atrocidades contra los civiles de Alepo, la segunda ciudad más importante de Siria.

Trump ha señalado que su prioridad es derrotar al grupo extremista Estado Islámico -que opera en Siria e Irak- más que persuadir al presidente sirio de abandonar el poder. El magnate también está a favor de un acercamiento con Rusia y ha elogiado a Putin, quien gobierna el país con mano de hierro.

Vea también:

Merkel y Obama: un 'romance' entre estadistas que llega a su fin

Merkel y Obama: un 'romance' entre estadistas que llega a su fin

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés