null: nullpx
Acoso Sexual

Senado lanza propuesta de ley bipartidista para acabar con el abuso sexual en las Fuerzas Armadas

Los datos militares muestran que los miembros de las fuerzas armadas tienen más probabilidades de ser agredidos sexualmente que de recibir un disparo del enemigo en la guerra, dice la senadora Kirsten Gillibrand. El proyecto de ley eliminaría el papel de los mandos militares en el enjuiciamiento de los miembros del servicio por agresión sexual.
29 Abr 2021 – 12:50 PM EDT
Comparte
La senadora estadounidense Kirsten Gillibrand (D-NY) habla durante una conferencia de prensa fuera del Capitolio de Estados Unidos el 29 de abril de 2021 en Washington, DC. Crédito: Stefani Reynolds/Getty Images

El Congreso, junto con los líderes del Pentágono, se están acercando a realizar cambios históricos en las leyes militares que, según muchos expertos, son necesarios para hacer frente a la epidemia de abusos sexuales en las Fuerzass Armadas, especialmente en las filas del Ejército.

Este jueves, la senadora Kirsten Gillibrand, demócrata por Nueva York, presentó un proyecto de ley que eliminaría el papel de los mandos militares en el enjuiciamiento de los miembros en servicio activo por agresión sexual. Su propuesta ha obtenido una rara alianza bipartidista de decenas de miembros clave del Senado, incluidos republicanos como el senador Ted Cruz de Texas y el líder de la minoría republicana Mitch McConnell.

El proyecto de ley también cuenta con el apoyo clave de la senadora de Iowa Joni Ernst, teniente coronel retirada de la Guardia Nacional y la única mujer veterana de combate entre los republicanos.

"Esta nueva coalición marcará la diferencia en la aprobación de esta legislación ... se trata de una reforma bipartidista y de sentido común," dijo Gillibrand en una rueda de prensa en el césped fuera del Capitolio.

"Este es un proyecto de ley al que le ha llegado la hora. Ya es hora," dijo Cruz, que felicitó a su colega demócrata por su "incesante" esfuerzo durante los últimos ocho años para conseguir que se apruebe la legislación sobre este tema.

La Cámara de Representantes también tiene previsto presentar el 13 de mayo una legislación similar - la ' Ley Yo soy Vanessa Guillén' - que permitiría por primera vez a las víctimas interponer demandas civiles contra sus agresores, y al Pentágono por violación de las normas militares.

Los líderes militares se han opuesto vehementemente a la interferencia civil en el propio sistema de justicia militar - el Código Uniforme de Justicia Militar - diciendo que erosionaría la autoridad de los comandantes y perjudicaría la preparación y cohesión de las unidades.

Los militares han gozado durante mucho tiempo de inmunidad frente a los tribunales civiles en virtud de la llamada Doctrina Feres, que impide demandar a los militares en casos de negligencia.

Pero el impulso de la reforma ha cambiado drásticamente tras el asesinato el pasado mes de abril de la soldado del ejército estadounidense Vanessa Guillén en Fort Hood, Texas. El caso sacó a la luz la cultura "permisiva" de los abusos sexuales en la base del Ejército y un escandaloso número de agresiones sexuales no perseguidas. La familia de Guillén ha afirmado que estaba siendo acosada sexualmente antes de su muerte, pero que había temido denunciarlo a su cadena de mando por miedo a las represalias.

La familia de Guillén ha liderado una campaña nacional para presionar al Pentágono a fin de que realice importantes reformas que permitan la creación de fiscales independientes que no respondan ante la cadena de mando militar. Con demasiada frecuencia, dicen los críticos, se permite que los abusadores se salgan con la suya en el acoso y la agresión sexual debido a que los comandantes prefieren encubrir los abusos para proteger su reputación y la de sus unidades.

Mejor seguridad

La Ley de Mejora y Aumento de la Prevención de la Justicia Militar profesionalizaría el modo en que los militares persiguen los delitos graves, trasladando la decisión de perseguirlos de la cadena de mando a fiscales militares independientes, formados y profesionales, y prevé varias disposiciones nuevas de prevención, como una mayor y mejor formación de los mandos y un aumento de las medidas de seguridad física, como una mejor iluminación en las bases militares y cámaras de seguridad.

A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años por el Ejército para abordar el problema, las denuncias de agresiones sexuales se han duplicado, mientras que el índice de enjuiciamientos ha descendido. Una de cada 16 mujeres en el Ejército denunció haber sido manoseada, violada o agredida sexualmente en 2018, el año más reciente en que el Departamento de Defensa ha publicado datos.

Loading
Cargando galería


Los propios datos del Pentágono muestran que hubo casi 21,000 casos de agresión sexual, frente a los 14,900 estimados en la anterior encuesta de 2016. El número de mujeres en el Ejército que experimentaron agresiones sexuales aumentó un 50%, de 8,600 en 2016 a 13,000 en 2018.

Los datos militares muestran que los miembros de las Fuerzas Armadas tienen "más probabilidades de ser agredidos sexualmente que de recibir un disparo del enemigo en la guerra", dijo Gillibrand.

En una reciente audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado, Gillibrand mostró su frustración por el fracaso de los militares en la prevención de los abusos. "Estoy cansada de la declaración que recibo una y otra vez de la cadena de mando: 'Lo tenemos, señora, lo tenemos'. No lo tienen. Nos están fallando", aseveró.

La semana pasada, una comisión del Pentágono dirigida por civiles hizo pública su recomendación de que los casos de agresión sexual sean tratados por fiscales militares independientes. El Pentágono anunció la creación de la comisión después de que el presidente Biden expresara su apoyo a la reforma del sistema de justicia militar tras una campaña liderada por supervivientes de agresiones sexuales.

"Hoy es un día histórico para las supervivientes de agresiones y acoso sexual en el ejército. Gracias a los incansables esfuerzos de la senadora Gillibrand, de los supervivientes y al apoyo del presidente Biden, la reforma fundamental del sistema de justicia militar se hará realidad", dijo el coronel retirado Don Christensen, antiguo fiscal jefe de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y presidente de Protect Our Defenders.

"Creo que el apoyo de la senadora Ernst demostrará ser el punto de inflexión en la batalla por la reforma, y su enfoque en la prevención ha fortalecido esta legislación vital. Durante años, los altos mandos militares han reconocido que las agresiones sexuales y el acoso son un cáncer que desgarra el tejido de las fuerzas. La aprobación de esta legislación crítica aumentará la preparación de nuestros militares y su capacidad para llevar la lucha al enemigo. Y proporcionará por fin una oportunidad real de justicia para las supervivientes".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés