Política

"La investigación (del 'Rusiagate') hace que el país se vea muy mal": Trump a The New York Times

En su club de golf en FLorida, el presidente concedió una entrevista al diario neoyorquino al que repitió en 14 ocasiones que "no hubo conspiración" entre su campaña electoral y Rusia para afectar la candidatura de Hillary Clinton. Confía en que el fiscal Robert Mueller, que conduce la investigación, "va a ser imparcial".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo en una entrevista con The New York Times que no ha habido ninguna conspiración con Rusia en su campaña electoral, pero considera que la investigación perjudica a la imagen de Estados Unidos.

"(La investigación) hace que el país se vea muy mal, y pone al Estados Unidos en una situación muy mala", dijo el presidente en la entrevista al Times concedida en su club de golf en West Palm Beach, Florida, donde pasa el asueto navideño. "Así que cuanto antes se resuelva, mejor para el país", añadió.

Según la entrevista, que duró 30 minutos, el mandatario estadounidense asegura que "no ha existido ninguna conspiración" con el Gobierno ruso para favorecer su candidatura electoral frente a la aspirante demócrata Hillary Clinton. Y lo repitió hasta 14 veces durante la conversación: "no hubo conspiración"


También cree que el fiscal especial Robert Mueller, que investiga una posible colusión entre los funcionarios de su campaña y Rusia en las elecciones del 2016, lo tratará de manera imparcial.

"No hubo colusión. Pero creo que va a ser imparcial", dijo Trump al Times

Algunos republicanos en el Congreso de Estados Unidos han acusado en las últimas semanas al equipo de Mueller de tener un sesgo contra Trump, y han dicho que la confianza pública en la investigación se ha erosionado. Mueller ha acusado a cuatro asociados de Trump en su investigación.

El fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein, dijo a principios de este mes que no estaba al tanto de alguna irregularidad por parte del equipo de Mueller.

Hizo campaña para el Colegio Electoral, no para el voto popular

Trump atribuyó la denuncia sobre el supuesto complot con Rusia a los demócratas, y dijo que fue el desconocimiento de Hillary Clinton del sistema de elecciones presidenciales lo que causó su derrota y no una conspiración con Moscú.

"Hicieron la historia de Rusia como un engaño, como una estratagema, como una excusa para una derrota electoral que, en teoría, los demócratas debieran haber ganado con el Colegio Electoral", afirma.

"Yo no hice tratos con Rusia, gané por ser de lejos mucho mejor candidato. Gané pues hice la campaña adecuada y ella no. Ella hizo campaña para ganar el voto popular. Yo hice campaña para el Colegio Electoral", dijo Trump en una velada aceptación de que la demócrata lo superó en cantidad de votos directos de electores, algo que ha cuestionado al señalar, sin pruebas, que millones de indocumentados votaron por la demócrata.

"La genialidad es que el voto popular es una forma de hacer campaña electoral completamente diferente. Y Hillary nunca entendió eso", precisa el presidente estadounidense.

"Yo fui cinco veces a Maine, la genialidad del Colegio Electoral es que vas a lugares que podrías no ir", aclara el ganador de las elecciones de 2016 al repasar su victoria y su mandato al término de su primer año en la Casa Blanca.

En la defensa de sus logros legislativos, Trump ataca a los demócratas por no aceptar acuerdos en asuntos como los seguros médicos y el programa conocido como Obamacare, cuya obligatoriedad critica, o la bajada de impuestos, que, reitera, pudo hacerse de manera "bipartidista".

No obstante, asegura que en sus proyectos de infraestructuras puede contar con el apoyo de "tantos votos demócratas como republicanos".

"Quiero al menos una ley de Infraestructuras con un billón de dólares. Queremos reparar carreteras, autopistas y puentes, que algunos están en muy mal estado, e incluso algunos en determinadas circunstancias pueden colapsar", advierte el mandatario que no duda de que "en diez años se derrumbarán".

China y Corea del Norte

Tras subrayar sus buenas relaciones personales con el presidente de China, Xi Jinping, advierte de que el perjuicio del déficit comercial y el robo de propiedad intelectual en China, que valora conjuntamente en 650.000 millones de dólares, puede ser contemplado de diferente manera "si me ayudan con Corea del Norte, al menos por algún tiempo".

"Pero si entra petróleo (en Corea del Norte), no estoy contento", reitera Trump, quien precisa que sus advertencias "no fueron un tuit. Son las redes sociales y llegan a todo el mundo".

Trump también dijo al New York Times que ha sido "blando" respecto a China en el comercio y se quejó de los envíos de petróleo a Corea del Norte a pesar de las sanciones por el programa nuclear de Pyongyang. "El petróleo va a Corea del Norte. ¡Ese no era mi acuerdo!" declaró.

Más temprano el jueves, Trump escribió en Twitter que Pekín había sido "pillada" permitiendo el envío de crudo a Corea del Norte y dijo que tales medidas evitarían una "solución amistosa" a la crisis.

Este viernes, la portavoz de la cancillería china, Hua Chunying le ha respondido: "Hacer mucho ruido sin razón a través de los medios no contribuye a reforzar la confianza mutua y la cooperación".

Hua tildó de "inexactas" las informaciones según las cuales barcos chinos habrían transferido petróleo a navíos norcoreanos.