publicidad
John Kelly también perdió a su hijo Robert en Afganistán en 2010.

La Casa Blanca intentó presionar para que se eliminara el TPS a Honduras, según reporte

La Casa Blanca intentó presionar para que se eliminara el TPS a Honduras, según reporte

'The Washington Post' publica un artículo en el que asegura que la secretaria interina del DHS Elaine Duke resistió presiones del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, para que terminara con la protección migratoria que gozan unos 57,000 hondureños.

John Kelly presionó a Secretaria de Seguridad para que se eliminara el TPS a Honduras, según The Washington Post Univision

Cuando el pasado lunes, el departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció la finalización del programa de Status de Protección Temporal, conocido como TPS, para Nicaragua y la extensión temporal del mismo para Honduras, pudo haberse producido una presión indebida desde la Casa Blanca antes de llegar a la decisión, de acuerdo con un reportaje de The Washington Post.

Ese día, la secretaria interina del DHS, Elaine Duke, dio por terminado el programa TPS e informó que daba 12 meses para organizar la situación de miles de nicaragüenses en EEUU. En el mismo anuncio, Duke dijo que para tomar una decisión sobre el status de los cerca de 57,000 hondureños que están bajo ese programa necesitaba "obtener más información", por lo que prorrogó por seis meses la protección migratoria.

publicidad

Este jueves, The Washington Post publicó un artículo en el que asegura que la decisión de Duke fue tomada despúes de cierta presión ejercida por el actual jefe de Gabinete de la Casa Blanca John F. Kelly, quien antes de ocupar su actual puesto manejaba el DHS y era el jefe de Duke.

El periódico, citando funcionarios del actual y el anterior gobierno, afirma que Kelly presionó a Duke para que "expulsara" a los hondureños también, algo que la secretaria interina se negó a hacer y consideró -según el reporte- que se trataba de "una intrusión política impulsada por Kelly y Tom Bossert, el asesor de seguridad interna de la Casa Blanca".

El periódico dice que mientras el DHS se alistaba para hacer el anuncio, Kelly hizo una llamada desde Japón, donde se encontraba el lunes acompañando en la gira por Asia al presidente Donald Trump.

The Washington Post indica que Kelly estaba "irritado" al teléfono porque la extensión de seis meses para Honduras podría perjudicar a su nominada para dirigir el DHS, Kirstjen M. Nielsen, en su audiencia de confirmación ante el Congreso (que fue este miércoles y en la que no hubo un interrogatorio particularmente duro). Kelly no mencionó el nombre de Nielsen en la llamada con Duke pero dijo que "esto no debería ser un problema para la próxima secretaria".

Relacionado
promoTPS
Los nicaragüenses se han quedado sin TPS: estas son las fechas de expiración para otros 300,000 inmigrantes protegidos


Ante la supuesta presión de Kelly, Duke no cedió, dice el reportaje.

Univision Noticias contactó al DHS, que confirmó que la llamada entre Kelly y Duke existió, aunque brinda una versión diferente a la relatada por el periódico.

"Al igual que con muchos temas, hubo una variedad de puntos de vista dentro del gobierno sobre el TPS. Es perfectamente normal que los miembros del equipo de la Casa Blanca contribuyan a las decisiones importantes. La secretaria interina recibió comentarios de la Casa Blanca y otras fuentes sobre el camino a seguir para TPS y tomó su decisión basada en la ley", dijo el secretario de prensa de DHS Tyler Q. Houlton a Univision Noticias.

"Como el exsecretario Kelly había tomado una importante decisión sobre TPS en mayo pasado (respecto al TPS de Haití), la secretaria interina Duke lo llamó para discutir su proceso de toma de decisiones sobre TPS. Durante esa llamada, el ahora el jefe de gabinete Kelly le recordó que la decisión del TPS era solo de ella por ser la secretaria interina", explica Houlton, en aparente oposición al artículo que indica que la llamada se originó en la Casa Blanca.

The Washinton Post dice que Kelly cree que la extensión de seis meses para los hondureños es como "patear" la desición y que siente "frustración" por lo que califica como la indecisión de Duke.

El diario agrega que Duke, quien fue confirmada en una audiencia ante el Senado en abril pasado, le informó a Kelly que quiere renunciar, algo que desde el DHS no respondieron directamente, aunque comentaron: " La secretaria interina Duke se compromete a continuar su trabajo en el DHS".

Al momento de la publicación de esta nota, la Casa Blanca no había respondido a Univision Noticias si caracterizaba esa conversación entre Kelly y Duke de la manera como la describe el reportaje del diario.

Día D para hondureños y nicaragüeses

El lunes pasado era la fecha límite para decidir el futuro de 57,000 hondureños y 2,500 nicaragüenses a quienes se les permitió residir en EEUU bajo TPS luego de que el huracán Mitch azotara Centroamérica en 1998.

El DHS argumentó que su decisión de terminar el TPS para Nicaragua en "una revisión de las condiciones en las que se basó la designación original de 1999 y si esas condiciones sustanciales pero temporales impidieron al país manejar adecuadamente el retorno de sus nacionales". Dicen además que el gobierno nicaragüense no solicitó extender el beneficio.

publicidad

"Con base en toda la información disponible, incluidas las recomendaciones recibidas como parte de un proceso de consulta interinstitucional, la secretaria interina Duke determinó que esas condiciones (...) causadas en Nicaragua por el huracán Mitch ya no existen, y por lo tanto (...) el TPS actual debe ser terminado", dice el comunicado. Duke otorga 12 meses a los nicaragüenses (hasta el 5 de enero de 2019) para que puedan buscar "un estatus migratorio legal alternativo en EEUU" o para que organicesn su partida.

En el caso de Honduras, Duke concluyó -según el DHS- que como le faltaba información sobre la situación del país, extendió automáticamente el actual TPS "por seis meses hasta el 5 de julio de 2018", fecha en que el DHS debería anunciar la decisión.

El diario dice que Duke quería proceder con cuidado con respecto a los hondureños que han estado en EEUU durante dos décadas o más.

Bajo ese mismo programa hay unos 46,000 haitianos y cerca de 195,000 salvadoreños, entre otras nacionalidades, cuyos sus permisos expirarán a principios de 2018. El DHS deberá emitir una decisión sobre el destino de estos permisos en los próximos meses. El gobierno de Trump ha señalado al TPS como un fracaso de la política inmigratoria debido a que lo consideran como un 'parche' temporal.

Estas ilustraciones antiinmigrantes tienen más de 100 años, pero podrían ser de hoy
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad