Kavanaugh explica por primera vez por qué no quiso dejar abortar a una menor indocumentada

Durante la segunda jornada de audiencias para la confirmación del candidato a la Corte Suprema, el elegido de Trump dijo que reconoce la importancia del derecho al aborto y ha ratificado que hay decisiones judiciales de la Corte Suprema que lo protegen.
5 Sep 2018 – 6:35 PM EDT

Una opinión de 2017 sobre el derecho a abortar de una inmigrante indocumentada detenida por la Agencia de Inmigración y Aduanas salió a relucir durante el segundo día de la audiencia de confirmación de Brett Kavanaugh en el Senado para magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Y por primera vez se escuchó al actual juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia ofrecer una explicación sobre la opinión disidente que ofreció cuando sus colegas votaron para permitir que la menor pudiera tener el aborto que pedía y que el gobierno federal quería evitar.

El tema de la joven, entonces de 17 años, fue presentado por el senador demócrata por Illinois Richard Durbin y luego el demócrata por Connecticuit Richard Blumenthal lo retomó en otro punto de la sesión.

“De haber sido un adulto, ella habría tenido el derecho a un aborto inmediatamente”, dijo Kavanaugh, quien era de la opinión de que la muchacha debía ser entregada a una familia temporal para que fuera esta la que ayudara en su procedimiento y no estuviera en manos del Estado.


Kavanaugh recordó durante el intercambio con Durbin que la Corte Suprema ha sostenido leyes que indican que los padres pueden postergar el aborto en casos de menores de edad.

Pero Durbin le replicó que su opinión equivalía a imponer requerimientos adicionales a los que ya había establecido las leyes del estado de Texas con el solo fin de promover la propuesta del gobierno e impedir que la joven abortara.

“Juez, el reloj está rodando”, dijo Durbin para subrayar la gravedad de postergar un procedimiento de este tipo cuando ya ha recibido la autorización necesaria de un juez bajo las leyes de Texas.

En ese punto, el nominado del presidente Donald Trump para ocupar un puesto en la Corte Suprema respondió que él era “un juez, yo no tomo decisiones de políticas” y negó que tuviera la intención de "bloquear" que se llevara a cabo el procedimiento médico.


Cuestión de precedentes

Durante esta segunda jornada de audiencia, la primera en la que debe responder a las preguntas de los senadores del Comité de Asuntos Judiciales, Kavanaugh ha dicho que reconoce la importancia del derecho al aborto y ha ratificado que hay decisiones judiciales de la Corte Suprema precedentes que lo protegen.

“Como juez, eso es un importante precedente de la Corte Suprema. Por ‘eso’ me refiero a Roe vs Wade y Planned Parenthood vs. Casey. Han sido reafirmados muchas veces. Casey es precedente sobre precedente”, agregó sumando el último caso, de 1992, que indica que las regulaciones que se hagan al aborto no deben imponer cargas indebidas sobre la mujer.

Sin embargo, el nominado de Trump no ha sido explícito en decir si tomaría decisiones que reviertan o limiten ese derecho como quedó establecido en 1973 con la decisión conocida como Roe vs Wade, que garantiza el derecho al aborto basado en el derecho a la privacidad de toda mujer a decidir sobre su salud y su cuerpo.


Algunos temen que Kavanaugh, con su filosofía conservadora, haga parte de una mayoría que pueda revertir el derecho de las mujeres a abortar que consagró la Corte Suprema.

Las respuestas que ha dado al panel de la audiencia es posible que no los tranquilicen, considerando que el “precedente” que cita el nominado solo es una guía, aunque importante, para las decisiones que toma la Corte cuando analiza sus casos.

Como suele recordar el líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, los precedentes de la corte quedan establecidos hasta que la misma corte los revoca.

En fotos: los 6 países de América Latina que prohíben el aborto sin excepciones

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés