null: nullpx

Estados Unidos expulsa 60 diplomáticos rusos por el intento de asesinato de un exespía en Reino Unido

El gobierno también cerró el consulado ruso en Seattle luego del intento de envenenamiento de Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, con un agente nervioso a principios de marzo. 14 países europeos dieron pasos similares, para mostrar su solidaridad con Londres.
26 Mar 2018 – 09:06 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Estados Unidos expulsó este lunes a 60 diplomáticos rusos y decidió cerrar el consulado de este país en Seattle en respuesta al intento de asesinato de un exespía en Reino Unido. Washington acusó a los diplomáticos de ser "espías".

La Casa Blanca indicó que la acción fue adoptada "en conjunto con nuestros aliados de la OTAN", y añadió que Washington está dispuesta a construir mejores relaciones con Moscú, pero que eso sólo será posible " con un cambio en el comportamiento del gobierno de Rusia".

Entre los 60 expulsados, a los que Washington acusa de llevar a cabo tareas de información al amparo de su "inmunidad diplomática", hay 48 "agentes de inteligencia bien conocidos" en Seattle y otros 12 diplomáticos acreditados ante la ONU. Tienen ahora hasta siete días para abandonar el país.

Además, según indicaron fuentes oficiales en una rueda de prensa telefónica, este paso busca "enviar un mensaje claro a los líderes rusos" y reducir la capacidad de espionaje de Moscú en suelo estadounidense. En todo caso, según la Casa Blanca, quedan en Estados Unidos unos 40 "oficiales de inteligencia" de Rusia.

Esta decisión se toma luego de que otros países y Washingon hayan señalado directamente a Rusia como la autora del intento de asesinato. El Reino Unido ya expulsó a 23 diplomáticos a mediados de mes luego que Theresa May, la primera ministra británica, consideró que Rusia es "culpable" del intento de envenenamiento del exespía ruso en territorio inglés. Este mismo lunes, Alemania anunció que expulsará a cuatro diplomáticos de su territorio, y su ejemplo fue seguido por otros numerosos países europeos, en una muestra de solidaridad todo el continente con Londres. Canadá también anunció la expulsión de cuatro diplomáticos rusos.

En total, y según May, más de 100 oficiales rusos han sido expulsados de una veintena de países.

El hecho de que Washington no siguiera a Londres inmediatamente en la expulsión de diplomáticos se debió a que este tipo de actuación no se puede tomar "de la noche a la mañana", se justificaron funcionarios este lunes. En todo caso, la Casa Blanca señaló que fue "personalmente" el presidente Trump quien dio la orden tras su conversación la pasada semana con May.

Este profundo deterioro de las relaciones entre Moscú y numerosos países occidentales se produce luego que Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueran envenenados con un agente nervioso a principios de marzo. Los dos fueron inconscientes en un centro comercial en Salisbury, ciudad a unas 90 millas (145 km) al suroeste de Londres.

Skripal es un exmilitar de inteligencia ruso que fue sentenciado en 2006 a 13 años de prisión en Moscú por trabajar como espía para el MI6, el servicio secreto de Reino Unido.

Estados Unidos se sumó a otros países europeos a la hora de culpar al Kremlin sobre lo sucedido en territorio inglés. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, responsabilizó el 14 de marzo a Rusia por el ataque y pidió al Consejo de Seguridad que le exija al Kremlin dar explicaciones sobre lo ocurrido.

"Los Estados Unidos creen que Rusia es responsable por el ataque a dos personas en Reino Unido utilizando un agente nervioso de grado militar", dijo Haley durante la reunión que fue convocada de emergencia a solicitud de la delegación británica. Esa fue la primera vez que el gobierno estadounidense sentó postura clara sobre el incidente ocurrido el pasado 4 de marzo.

El ataque ocurrió en la ciudad de Salisbury, al oeste de Londres, cuando el exagente Skripal se encontraba con su hija Yulia. Ambos fueron hallados inconscientes, sentados en un banco de un parque, por transeúntes que decidieron llamar a las autoridades. Londres abrió una investigación para aclarar lo sucedido y determinó que la operación había sido orquestada desde Moscú, en un movimiento que situó las relaciones entre los dos países en el nivel más bajo desde la Guerra Fría.

Putin mantiene "la calma"

Rusia siempre ha negado los hechos y ha amenazado con responder de la misma manera ante los pasos dados por Londres. Por ahora, el Kremlin no se ha manifestado sobre la expulsión de diplomáticos estadounidenses.

Tras conocerse la noticia, Rusia indicó que responderá a la expulsión en una manera similar, pero por ahora no ha anunciado ninguna medida. Dimitry Peskov, portavoz del Kremlin, indicó que por ahora solo han tenido conocimiento de la decisión de Washington por los medios de comunicación y subrayó que no van a actuar hasta que reciban una confirmación oficial.

En todo caso, según el gobierno ruso, el presidente Vladimir Putin mantiene "la calma absoluta" ante las acusaciones de ser el autor intelectual del envenenamiento del exespía.

"Como pueden ver, el presidente Putin mantiene la calma y la serenidad absolutas" y, "a diferencia" de la primera ministra británica, "se muestra muy correcto", dijo Peskov en una entrevista a la cadena rusa NTV el domingo.

Para Peskov, las acusaciones de Londres por el caso Skripal son una "desfachatez inaudita" que roza el "bandolerismo en asuntos internacionales".

"Pero nuestra tarea ahora es hacer frente a esa provocación", afirmó.

Loading
Cargando galería
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés