"Es posible que cambie de opinión", dice Trump sobre Kavanaugh mientras asegura que las acusaciones en su contra son "falsas"

En su primera rueda de prensa en varios meses, el presidente defendió a su nominado a magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Bretta Kavanaugh, contra quien tres mujeres han presentado acusaciones de agresiones sexuales.
26 Sep 2018 – 5:22 PM EDT

El presidente Donald Trump empezó su cuarta conferencia individual ante la prensa con un tono marcadamente económico hablando de comercio internacional, aranceles y el alza de las tasas de interés que pocas horas antes había anunciado la Reserva Federal, pero rápidamente terminó respondiendo preguntas sobre las acusaciones de agresión sexual contra su nominado a la Corte Suprema Brett Kavanaugh.

Ya la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders había anunciado que la rueda de prensa, la primera que ofrece él solo en varios meses, sería para discutir el viaje a Naciones Unidas y “las noticias del día”. Y la noticia del día era, sin dudarlo, Kavanaugh, la venidera audiencia en el Comité Judicial del Senado y la aparición de una tercera acusadora en contra del juez.


Tras unos primeros 15 minutos de su rueda de prensa defendiendo a Kavanaugh, asegurando que era víctima de un "gran fraude" orquestado por los demócratas, el presidente asomó la posibilidad de retirar su apoyo a su candidato a la Corte Suprema de Justicia si en el transcurso de la audiencia prevista para este escuchara algo que le hiciera cambiar de opinión.

“Ellos (el Comité Judicial) le está dando a las mujeres una gran oportunidad de hablar”, dijo el presidente, sin aclarar que el panel solo escuchará el testimonio de Christine Blasey Ford, la primera de las que acusó al juez de agredirla sexualmente. Ni Deborah Ramírez, ni Julie Swetnick, la última en presentar su versión la mañana del miércoles, han sido convocadas a presentar sus historias ante los senadores aún.


“Ahora, es posible que escuché mañana y diga: ‘hey, estoy cambiando de opinión’. Hey, eso es posible”, expresó el mandatario.

Otro aspecto noteble es que no se atrevió a decir que las tres mujeres que acusan al juez de haberlas agredido sexualmente "mentían", pese a haber afirmado que las historias son falsas.

“No voy a entrar en ese juego. Solo te digo eso. Esta es una de las personas de mas alta calidad que he conocido. Y todos los que lo conocen dicen lo mismo. Y esas (acusaciones) son todas falsas, para mí”, dijo Trump.

“Esas son acusaciones falsas en ciertos casos y ciertos casos incluso los medios están de acuerdo. Solo puedo decir que lo que le han hecho a este hombre es increíble”.


Trump afirmó que ese tipo de acusaciones le afectan porque él ha sufrido señalamientos similares en su contra “varias veces”.

“La gente quiere fama, quiere dinero. Cuando lo veo, lo veo de manera diferente. Me ha pasado varias veces. He recibido muchas acusaciones falsas”, dijo asegurando que había sido acusado “cuatro veces”.

“Yo he acusado por, creo que han sido cuatro mujeres, quienes han sido pagadas mucho dinero para inventar historias sobre mí”, afirmó el mandatario, aunque la cifra exacta de mujeres que han dicho que fueron acosadas o molestadas sexualmente por Trump son 17 en total.

Rosenstein sigue vivo

En un punto, el presidente dijo que podría posponer la reunión que estaba prevista para el jueves con el vicefiscal general Rod Rosenstein para discutir la información aparecida la semana pasada en The New York Times en la que se aseguraba que el segundo del Departamento de Justicia había sugerido activar la Enmienda 25 de la Constitución que contempla la destitución del presidente si la mayoría del gabinete lo considera incapacitado para gobernar.

“Estoy hablando con él. Tuvimos una buena conversación. Él dice que nunca lo dijo. Él dice que él no lo cree (que deba activarse la Enmienda 25). Él dijo que tiene un gran respeto por mí. Y él fue muy agradable y veremos”.

“Yo no quiero hacer algo que se interponga (en la audiencia del Comité del Senado)”, dijo Trump y plantó que “ciertamente preferiría” no despedir a Rosenstein y que podría mantener por un tiempo.

La suerte de Rosenstein, quien supervisa la investigación de la fiscalía especial de Robert Mueller sobre la supuesta coordinación de la campaña republicana con Rusia, el llamado ‘Rusiagate’, estuvo en duda el lunes con una serie de rumores que indicaban que este o bien había renunciado o estaba por ser despedido por la Casa Blanca. Al final, ninguna de esas dos cosas ocurrió.

Cuatro tensos días de audiencias de Brett Kavanaugh en el Senado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés