Donald Trump

El peligroso precedente que crea la emergencia nacional de Donald Trump

Muchas veces los presidentes han declarado emergencias pero nunca con un objetivo político como lo hizo Trump.
18 Feb 2019 – 9:36 AM EST

Mientras Estados Unidos celebra el Día de los Presidentes, en honor a todos quien han sido primeros mandatarios del país, Donald Trump escogió celebrarlo expandiendo el poder de su cargo y creando con ello una potencial crisis constitucional.

La estabilidad del sistema político estadounidense radica en su Constitución, aprobada en 1789, aunque enmendada decenas de veces para actualizarla. Desde entonces el balance de poder en Estados Unidos se ha regido bajo un sistema de contrapesos y balances entre los tres poderes del estado: el ejecutivo, legislativo y judicial. Cada rama del gobierno tiene facultades y límites a la hora de tomar decisiones.

En este caso, se trata de miles de millones de dólares para construir el muro en la frontera con México. Trump presionó al Congreso para lograr el financiamiento y no lo logró. Entonces tomó una decisión radical: usar su poder como presidente para esquivar al Congreso.


“Vamos a confrontar la crisis de seguridad nacional en la frontera sur y lo vamos a hacer de una forma u otra” dijo en su mensaje desde la Casa Blanca, sólo 13 horas después de que el Congreso aprobó sólo $1,300 millones de dólares para seguridad en la frontera.

“Si la gente no está consciente de que estamos en medio de una crisis constitucional entonces la Constitución está hueca. El presidente no sólo está usando dinero de una forma que no fue aprobada por el Congreso, sino que lo hace desafiando la voluntad del Congreso. Es un comportamiento dictatorial clásico” comentó a Univisión Noticias Jeffrey Engel, experto en historia presidencial de la Universidad Southern Methodist en Texas.

Un precedente peligroso

Las primeras palabras con las que líderes demócratas recibieron la decisión de Trump fue una advertencia: “Un presidente demócrata también puede declarar emergencias. Así que el precedente que el mandatario está estableciendo aquí es algo que debe ser recibido con gran inquietud y consternación por parte de los republicanos”, dijo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes.

Pelosi se refería a los grandes temas de los demócratas como cambio climático y control de armas, donde una situación puntual, como la ocurrida en diciembre de 2012 con el tiroteo en la escuala de Sandy Hook, por ejemplo, podría hacer que se declarase fácilmente una emergencia nacional e implementar una serie de medidas sobre control de armas, siguiendo el criterio que usó Trump ahora.


“Si pensamos en el futuro y que un Beto O’Rourke, un Bernie Sanders o una Elizabeth Warren pueden ser elegidos presidente, veremos el ejercicio del poder ejecutivo de una forma muy diferente y los conservadores estarían varados con una decisión de la Corte Suprema que limitaría su capacidad para eliminarla. La razón por la que existe el balance de poder es para limitar su uso excesivo por parte de presidentes liberales y conservadores”, aseguró a Univisión Noticias Kevin Johnson, decano de la escuela de leyes y estudios chicanos en UC Davis.

La Casa Blanca no lo ve de esa manera. El jefe de gabinete interino Mick Mulvaney aseguró que esto “no crea ningún precedente. Esta es una autoridad que la ley da al presidente. No es como que él no consiguió lo que quería y movió una varita mágica para tener algún dinero”, dijo.

El presidente tiene la autoridad de declarar una emergencia nacional debido a la ley de emergencias nacionales aprobada en 1976. Mandatarios anteriores a Trump la han usado en múltiples ocasiones en general para imponer sanciones a gobiernos grupos o individuos extranjeros.

Según el 'Brennan Center for Justice', de la Escuela de Leyes de la Universidad de Nueva York, los presidentes de Estados Unidos han declarado emergencia nacional en 60 ocasiones desde 1976.

Funcionarios de la Casa Blanca citaron dos eventos en que los presidentes declararon una emergencia nacional para gastar dinero sin aprobación del Congreso. Uno con George H. Bush durante el período previo a la guerra del Golfo Pérsico, y otro con George W. Bush, en 2001 después de los ataques terroristas del 11 de septiembre. En ambos casos se trató de fondos militares y eventos nuevos.

Congreso y Corte Suprema

Tanto el Congreso como la Corte Suprema tienen herramientas para detener a Trump, pero en el caso del Congreso se requiere de un movimiento de capital político mayor y en el caso del poder judicial, es un largo camino de litigios en las cortes.

Los mayores críticos a la declaración de emergencia nacional de Trump argumentan que este paso cambia las reglas de cómo ha funcionado el sistema político estadounidense hasta ahora y le da al presidente mucho más poder para actuar unilateralmente.

“Gracias a nuestra Constitución tenemos una separación de poderes, pero a través de decisiones como la declaración de emergencia nacional en la frontera sur, el presidente Trump está inclinando el balance hacia el poder ejecutivo. Esto es inconstitucional y una violación de la separación de poderes. Un precedente peligroso para el país”, explicó Johnson.

Una opción es una resolución conjunta de ambas cámaras del Congreso de desaprobación para terminar con la declaración de emergencia nacional. Para eso necesitan aprobar la medida con un número de votos suficiente que impida el veto del presidente: una súper mayoría.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes anunció el viernes que investigará el reclamo de emergencia del presidente, mientras que los demócratas de la Cámara Baja planean introducir una legislación para bloquearlo.

Los congresistas demócratas Alexandría Ocasio-Cortes, de Nueva York, y Joaquín Castro, de Texas, anunciaron que presentarán un proyecto en el Congreso para bloquear la medida.

“Durante el curso del siglo XXI el presidente ha acumulado cada vez más poder y no ha habido momentos realmente significativos en que ha tratado de recuperarlo. El Congreso tiene diversas opciones como, por ejemplo, aprobar una resolución que condene lo que Trump ha hecho e incluso llevarlo a un juicio político. Creo que el Congreso jugará un rol mucho más importante ahora”, dijo Engel.


Por el lado de las cortes, el mandatario está consciente que su decisión le costará una dura batalla judicial. “Espero ser demandado y ganaremos en la Corte Suprema”, predijo el viernes cuando realizó la declaración.

Los estados de Nueva York y California ya anunciaron demandas, mientras organizaciones como 'Public Citizen' iniciaron un litigio por la expropiación de tierras que implicaría la construcción del muro.

Para este lunes están organizadas diversas protestas en respuesta a la decisión de Trump bajo el mensaje de #fakenationalemergency en Twitter. En el Día de los Presidentes prometen desarrollar la mayor resistencia al poder presidencial en la historia de Estados Unidos. Así de superlativo, al más puro estilo de Donald Trump.

En fotos: Así se ven prototipos del muro de Trump desde Tijuana

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés