null: nullpx
Puerto Rico

El día en que la inédita renuncia de un gobernador tuvo a Puerto Rico en vilo

Una espera de horas por el mensaje de Ricardo Rosselló, legisladores que denunciaron que el mandatario había quebrado un pacto con ellos y una atropellada conferencia de prensa pusieron los pelos de punta en las calles que rodean la mansión ejecutiva. Pese a ello, la fiesta nunca paró.
25 Jul 2019 – 5:44 AM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- Faltando 20 minutos para que acabara el 24 de julio parecía que el día se iría sin que Puerto Rico escuchara el desenlace de la vorágine política que, en cuestión de días, gestó en la isla una ‘revolución’ de pueblo sin precedentes.

Pero el escenario cambió cuando, al filo de la medianoche, la oficina de la mansión ejecutiva de Ricardo Rosselló alertó del tan esperado mensaje del gobernador a través de Facebook. Quienes protestaban en las calles del Viejo San Juan corrieron a acercarse a algún teléfono para escucharlo.

Poco después, varios segundos de silencio pausaron la algarabía ininterrumpida que hubo casi todo este miércoles. “Luego de escuchar el reclamo y de hablar con mi familia he tomado la siguiente decisión: hoy les anuncio que estaré renunciando al puesto de gobernador efectivo el 2 de agosto de 2019”, oyeron casi al final del mensaje grabado de unos 11 minutos.

Y un estruendoso “eeeeehhhhhh” les sacó del pecho el potente reclamo de los pasados quince días, en los que acusaciones de corrupción y un chat con comentarios sexistas y homofóbicos hicieron implosionar al gobierno de Rosselló a la velocidad de la luz. Por primera vez un gobernador de Puerto Rico renuncia al cargo.

Con los nervios de punta

La dimisión desvaneció de un plumazo la tensión que se había acumulado durante la tarde. Primero, funcionarios de comunicaciones llamaron a una conferencia pero horas después desalojaron una sala abarrotada de periodistas sin precisar a qué hora sería del mensaje del gobernador.

Luego, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez, anunció que convocaba ese cuerpo para avanzar con el juicio político en la Legislatura, en una señal de que algo no andaba como estaba planificado. Algunos legisladores salieron incluso a denunciar que Rosselló –un científico que llegó al poder sin tener experiencia previa pero es hijo de un exgobernador– había quebrado un pacto bajo el cual revelaría su salida antes de las 6:00 de la tarde para evitar el inicio del proceso de residenciamiento.

“No va a renunciar”, llegaron a lamentar algunos de los manifestantes apostados frente a la barricada policial que impedía acercarse a los portones de La Fortaleza, la casa oficial del mandatario de 40 años.

Pero, aún con los nervios de punta, allí nunca se detuvo lo que más bien parecía una fiesta.


Al caer la noche, en una esquina un grupo perreó a ritmo del ‘bum bum’ del reggaetón. A pasos de distancia, otro retumbó unos enormes tambores, mientras que, sobre las barricadas, una veintena de manifestantes hacía malabares para lanzar consignas y bailar sin caerse ni dañar la alfombra de flores colocadas más temprano en conmemoración de las personas fallecidas durante el huracán María en el 2017.

Después de casi dos semanas de intensas protestas, al final del día el grito común fue: “Hicimos historia”. Un hito que hacia adelante presagia otro Puerto Rico, uno que revoluciona en paz.

“Esto no termina aquí. Tengo miedo a que el pueblo se desanime al ver que Ricky se va. Esto sigue”, dijo durante la tarde la joven Gabriela Rojas sobre lo que le espera a los funcionarios que sean acusados de corrupción.

La euforia en las calles de Puerto Rico tras el anuncio de la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés