El chavismo pedirá al Tribunal Supremo venezolano abolir la Asamblea Nacional

Henry Ramos Allup, presidente del parlamento, adelantó que revocarán a 12 magistrados del máximo tribunal nombrados por el anterior Legislativo.
29 Jun 2016 – 1:30 AM EDT

El oficialismo en Venezuela abrió el martes la posibilidad de pedir al Tribunal Supremo de Justicia la disolución judicial del Parlamento de mayoría opositora, en medio de la enconada lucha que libran en torno a un eventual referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

La respuesta, en boca del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, no tardó en llegar: el Legislativo revocará el nombramiento de 12 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) designados el año pasado por el anterior parlamento, que dominaba en su totalidad las fuerzas del chavismo.

Algunos de los candidatos a diputados en el año pasado no tuvieron suficientes votos y no entraron en la Asamblea Nacional fueron postulados y designados como magistrados por aquella Asamblea, y forman parte del grupo que el actual Legislativo considera "ilegítimo".

Didalco Bolívar, portavoz de la alianza progubernamental, anunció en rueda de prensa que se inició una "discusión para solicitar una consulta a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia" (TSJ) con el fin de pedir "la abolición de esta Asamblea Nacional".

El dirigente acusó al Congreso de usurpar funciones del gobierno en materia interna y diplomática, así como de traición a la patria y violación de las normas constitucionales.

"Pedimos que la abolición sea acompañada por la convocatoria a elecciones parlamentarias para que sea el pueblo el que diga si esta Asamblea obstruccionista y violatoria de la Constitución es la que debe ejercer o, en lo contrario, el pueblo decida qué tipo de Asamblea (...) debe darse", indicó.

El oficialismo comenzó a discutir este martes esa propuesta y una decisión será anunciada la próxima semana, dijo el vocero.

Si la Sala Constitucional la aprueba, el Gran Polo Patriótico prevé acudir al TSJ, al que la oposición tilda de ser el "bufete jurídico" del gobierno.

A contravía, Ramos Allup, citado por el sitio La Patilla, dijo que, una vez revocados los magistrados de la máxima corte del país se volverán a abrir las inscripciones para que un nuevo grupo de juristas pueda optar por las magistraturas.

Hasta ahora, el TSJ se ha convertido en un aliado del gobierno de Maduro, a través del cual ha detenido todas las decisiones y leyes aprobadas por el parlamento.

A través de su cuenta de Twitter, el diputado alertó que en la Sala Constitucional se reunían partlamentarios oficialistas para planear el supuesto complot contra el Legislativo.

A mediados de junio, esa corte admitió una demanda de Maduro contra el Parlamento, también por usurpación de funciones. El tribunal dictó entonces medidas cautelares e invalidó dos decisiones del Legislativo.

El líder opositor Henrique Capriles consideró que el pronunciamiento de la coalición chavista demuestra que "la locura reina en el gobierno".

"Si nosotros fuéramos hoy a elecciones para elegir la Asamblea Nacional, el triunfo sería mayor que el del 6 de diciembre", desafió Capriles en su programa semanal de radio.

La lucha de poderes que envuelve a Venezuela coincide con un muy difícil momento económico marcado por la escasez de productos básicos y una inflación del 180,9% en 2015.

Lea también:


Más contenido de tu interés