null: nullpx

EEUU y la Unión Europea ponen freno a la guerra comercial y acuerdan trabajar para eliminar aranceles

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Junker y el estadounidense Donald Trump tuvieron una reunión sorpresiva en la Casa Blanca que, aunque parece rebajar las crecientes tensiones comerciales, no soluciona del todo el enfrentamiento a ambos lados del Atlántico.
25 Jul 2018 – 6:02 PM EDT

En una presentación ante los medios que no estaba originalmente prevista, el presidente Donald Trump y el presidente de la Comisión Europea, Juan-Claude Junker, anunciaron que habían acordado trabajar para reducir las tarifas que mutuamente se imponen a sus productos, con lo que redujeron las tensiones desatadas.

En sendos podios instalados en los jardines de la Casa Blanca, Trump y Junker leyeron breves comunicados expresando el deseo de empezar a trabajar en el eventual desmontaje de los aranceles a ambos lados del Atlántico, incluyendo las recientemente establecidas por la Casa Blanca y que fueron respondidas con represalias similares por los europeos.

“Acordamos hoy, antes que todo, trabajar juntos hacia aranceles cero, cero barreras arancelarias y cero subsidios por los bienes industriales no automotrices”, dijo Trump, quien se refirió a la Unión Europea como un “aliado”.

“Tuvimos un gran día, muy grande. Decidimos lanzar una nueva fase en la cercana amistad entre Estados Unidos y la Unión Europea, fuertes relaciones comerciales, en las que ambos ganaremos”, aseguró el mandatario, quien sin embargo no se refirió a puntos específicos ni delineó la agenda a seguir.

Ambos líderes acordaron además no imponer más aranceles mientras estén en marcha las negociaciones comerciales, con lo que parece ponerse una pausa en la escalada de represalias comerciales que se estaban infligiendo ambos bandos a causa de la política comercial de Trump.

Amainan los vientos de "guerra"

Se trata de un notable cambio de actitud por parte de Trump, quien dos semanas atrás calificó a la Unión Europea como un “enemigo” de EEUU, luego de una tumultuosa cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas en la que el presidente se mostró hostil ante sus aliados tradicionales.

Después de que la Casa Blanca impuso aranceles del 25% y el 10% a las importaciones de acero y aluminio, respectivamente, incluyendo las provenientes de socios europeos, estos respondieron en junio imponiendo aranceles a varios productos estadounidenses en lo que se interpretó como el inicio de una guerra comercial de alcance global en la que están involucrados también China, México y Canadá.

Horas antes de la visita de Junker, el presidente Trump había reactivado la vieja amenaza de imponer aranceles a los autos europeos que importa EEUU. Pocos tenían grandes expectativas sobre el resultado de la reunión entre Junker y Trump.

De hecho, las declaraciones ofrecidas por ambos al final de sus conversaciones no figuraban en la agenda del encuentro y resultaron sorpresivas para los periodistas que cubren la Casa Blanca.


De las conversaciones entre Trump y Junker también salió un compromiso que permitirá a los productores de soya aumentar sus ventas a mercados europeos, lo que puede aliviar la baja en la demanda de su principal mercado, China, que impuso aranceles a las importaciones estadounindeses en represalia a las nuevas tasas estadounidenses.

El martes, l a Casa Blanca anunció que recurriría a un viejo programa heredado de los tiempos de la Gran Depresión para subsidiar con 12,000 millones de dólares a productores afectados por la caída en sus ventas.

15 cosas que pueden subir de precio en EEUU por la guerra comercial que Trump inició con China

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés