null: nullpx

Comey, Yates, Bharara: tres funcionarios despedidos abruptamente mientras investigaban el entorno de Trump

Aunque oficialmente ninguno de los tres fue despedido por investigaciones que estuvieran adelantando, en Washington muchos especulan con las motivaciones políticas que pude haber tras la decisón del presidente y una posible estrategaia para opacar las pequisas del 'Rusiagate'.
10 May 2017 – 1:26 PM EDT

El presidente Donald Trump arrojó una verdadera bomba sobre el mundo político en Washington DC este martes al despedir abruptamente al director del FBI james Comey, el hombre que dirige las investigaciones sobre las posibles conexiones entre su entorno y la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales.

Comey es el funcionario de más alto perfil que despide el presidente, quien en sus cuatro meses en la Casa Blanca ha tomado algunas medidas contra otros funcionarios involucrados en averiguaciones sobre gente de su entorno y Rusia. Salvo el caso del jefe del FBI, todo ha sido planteado como los reacomodos normales de todo nuevo gobierno.

Y aunque ninguno ha sido separado de su cargo por alguna de las investigaciones que están en marcha y que supervisaban, para muchos la coincidencia es notable. Además sus salidas han sido traumáticas y han dejado en evidencia particularidades en el proceder del gobierno republicano. Estos son los tres que han sido echados de sus cargos en orden cronológico.


Sally Yates, 30 enero


La ex vice fiscal interina, que mantenía la jefatura del Departamento de Justicia mientras el Senado confirmaba al ominado de Trump Jeff Sessions, fue despedida el 30 de enero.

La razón fue la decisión de Yates de ordenar a los fiscales no defender en cortes la primera orden ejecutiva que buscaba impedir la inmigración de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y la suspensión del programa de refugiados.

Pero cuatro días antes, Yates había informado a la Casa Blanca que el entonces asesor de seguridad nacional Michael Flynn podía ser “chantajeado” por Rusia, al no haber informado completamente al gobierno sobre la naturaleza de sus conversaciones con el embajador ruso en Washington.

Esta semana Yates habló por primera vez en público sobre lo que dijo a la Casa Blanca, que tardó 18 días en despedir a Flynn.


Aunque Yates era una funcionaria de carrera con 27 años de experiencia, su posición en el departamento era temporal, a la espera de que el nuevo equipo estuviera en sus cargos. Sin embargo, era supervisora del FBI y eventualmente cualquier avance en las investigaciones del ‘Rusiagate’ pasarían por su oficina.


Preet Bharara, 11 de marzo

A mediados de marzo, el presidente, a través de su fiscal general Jeff Sessions despidió a un grupo de unos cincuenta fiscales de distrito, algo que en condiciones normales se espera de toda nuevo gobierno.

Más alá de la manera abrupta como muchos de los hoy despedidos indican que se les notificó su salida, el gobierno sacó de su cargo al fiscal del segundo distrito de Nueva York Preet Bharara. De hecho, Trump tuvo que despedirlo porque este no puso la renuncia como se le solicitaba.

Según dijo en su momento el Bharara, tanto el presidente como el nuevo fiscal general le habían pedido que se mantuviera en el cargo.

En 2013, luego de que Washington impusiera sanciones a Moscú por la crisis de Crimea, el gobierno de Rusia publicó en represalia una lista de 10 personas a las que no se les permitía entrar al país. En ellos estaba Bharara, quien había procesado a un negociante de armas ruso.

Además, Bharara tenía abierta una investigación sobre las inversiones y negocios financieros del secretario de Salud Tom Price, además de pesquisas a varios hombres de negocios rusos por presuntos actos de corrupción.

James Comey, 9 de mayo


En el caso del ahora ex director del Buró Federal de Investigaciones su despido cortó con siete años de anticipación un cargo para el que en 2013 fue nombrado por el presidente Barack Obama y que la ley establece que dure una década.

Pese a las afirmaciones de muchos de que Trump abusó de si poder, lo cierto es que el presidente tiene la potestad de despedir a la cabeza del FBI. Es sin duda una medida extrema que solo ha sucedido una vez en la historia del FBI moderno que dirigió hasta 1972 Edgar J. Hoover, cuando en 1993 el presidente Bill Clinton despidió a Williams Sessions apenas llegar a la Casa Blanca.

Lo que genera sospechas de algunos en este caso es que Comey informó al Congreso en marzo que
estaba investigando las supuestas conexiones entre la campaña de Trump y los hackers rusos que penetraron las elecciones presidenciales del 2016.

En su última comparecencia ante el Congreso, la semana pasada, Comey dijo que no explicaría a quién estaba investigando y aseguró que nadie estaba descartado, incluyendo al propio presidente, aunque eso no necesariamente significa que Trump sea objeto de las pesquisas del FBI.

En la carta que le mandó a Comey notificándole su despido, el mandatario favorece las especulaciones al decir, sin que pareciera venir a cuento, que el director le había dicho “tres veces” que no estaba bajo investigación. Y eso causó la extrañeza de quienes hoy vinculan el despido con posibles avances del ‘Rusiagate’ incómodos para la Casa Blanca.

Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaFBIDonald Trump

Más contenido de tu interés