null: nullpx
Elecciones

Los boricuas fueron los grandes ausentes del discurso de Trump en su lanzamiento de campaña

Que el presidente lanzara su candidatura en Florida, uno de los tres estados con mayor población hispana, levantó expectativas ¿Es un coqueteo al voto latino? ¿Por qué arranca en una tierra donde el 27% del voto hispano es puertorriqueño? Pero esa noche no los nombró y esto es lo que algunos piensan
22 Jun 2019 – 6:24 PM EDT

“¡Hispanos con Trump! ¡Latinos con Trump! ¡Aquí estamos!", llegó gritando un grupo de simpatizantes con franelas rojas y banderines el pasado martes 18 de junio al Amway Center, en Orlando. Acudían eufóricos al lanzamiento oficial de la campaña presidencial de Donald Trump. Para algunos sería un evento en el que el actual mandatario le guiñaría un ojo a los hispanos para, además de asegurar el voto blanco de Florida que lo llevó a ganar en 2016, conquistar a esos latinos que representan casi el 20% de los votos del estado.

Orlando es refugio de puertorriqueños y mucho más después del ensañamiento del huracán María, en 2017, contra la isla. Las cifras del departamento del estado de Florida registran que después de los cubanos, los boricuas son la segunda fuerza electoral entre hispanos, con 27% de registrados para votar en 2020.

Sin embargo, durante una hora y 10 minutos de discurso, Trump no nombró ni una sola vez a los puertorriqueños que viven en el lugar que lo recibió y al que acudieron casi 20,000 personas.

“Para mí no fue sorpresa”, dice Phillip Arroyo, analista político puertorriqueño demócrata. Siguió de cerca todo el discurso de lanzamiento de campaña y considera que lo que vio “evidencia la poca credibilidad que tiene Trump con la comunidad latina y puertorriqueña y el foco de interés que tiene. Algunos pensaron que había seleccionado a Orlando como el sitio para atraer a boricuas pero no fue así… él va a seguir apelando a la misma estrategia de las elecciones presidenciales de 2016, que es al sentimiento racista blanco, a los votantes del centro y norte de Florida”.

No obstante, Arroyo considera que Trump tiene “muy buena capacidad para movilizar a su gente”.

Si quieres saber por qué Florida es un estado importante, cómo se comportaron los votantes en ese estado en la pasada elección y cuántos son puedes hacer click en este trabajo:


Alexander Rey es un republicano puertorriqueño que apoya la candidatura de Donald Trump. “Voto por él porque en 100 años ningún político ha hecho nada por Puerto Rico y me pareció que él, que no es un político tradicional, podía lograrlo”. Dice que discute con otros amigos boricuas la actuación del presidente luego del huracán María (2017). “La ayuda estuvo y no se distribuyó a tiempo por la burocracia tan grande que hay en Puerto Rico, no todo es culpa de FEMA, Trump aprobó la ayuda económica, pero no hace magia”.

Sin embargo, acepta que la noche del lanzamiento de campaña en Orlando “debió haberlo hecho, debió nombrar a los puertorriqueños porque ahí viven muchos y él necesita el voto hispano, aunque yo no me ofendo fácilmente… ¿sabes qué? aprecio que no sea hipócrita y que no diga algo que no va a hacer después, como los demás”.

Apoya a Trump, aunque cree que “a él le falta tacto a veces, pero a mí lo que me importa es cómo ha mejorado la economía con él y que haya trabajo para los latinos y que mi familia progrese”. También le inquieta "cómo a algunos que vienen de sus países socialistas aquí se les olvida todo eso y votan por gente que puede convertir a este país en eso de lo que están huyendo". Él es uno de los que aplaude cuando Trump menciona al socialismo como el monstruo contra el que luchan.

¿En venganza?

Nicole Rodríguez es boricua y presidenta del Caucus hispano del Partido Demócrata de Miami Dade. Ella estuvo en Orlando durante el día de la alocución de Trump, pero se ubic´ó tres calles más abajo del Amway Center para participar en una protesta en contra del evento.

“Pienso que Trump es una persona bien vengativa. Eso de venir a Orlando... lo está haciendo a propósito, porque él sabe que los puertorriqueños no los queremos y lo está haciendo en Orlando justamente donde hay tantos puertorriqueños”.

Rodríguez expresa las principales razones que la llevarán a votar contra el actual presidente en 2020: “porque los puertorriqueños nos sentimos ciudadanos de segunda y las cosas que ocurren en Puerto Rico son importantes para nuestra comunidad”.

Además, considera que debe establecerse “una ruta para una economía fuerte para la isla, para salir del colonialismo, y necesitamos que no fomenten más la dependencia económica”.

Aunque es boricua, Rodríguez amplía sus razones para no apoyar a Trump a todo el espectro hispano: “hay una retórica presidencial de que los latinos somos lo peor. Si vas a insultar a un latino me estás insultando a mí”, en referencia al tema de inmigración, el muro y otras propuestas de ‘Tolerancia cero’ emprendidas por la actual administración.

Rodríguez suma el problema que enfrentan los venezolanos “tratando de mantener el asilo, necesitan resolver su situación migratoria y no resuelven”.

No obstante, los latinos con Trump consideran que la política mostrada hacia Venezuela y Cuba es la principal razón de su apoyo: “no al comunismo” es un lema que los cohesiona en torno al actual presidente y su reelección.

Algunos estadounidenses de origen nicaragüense, cubano y venezolano ofrecieron su apoyo a Trump en Orlando:

En fotos: Ellos vinieron a acompañar a Trump en el lanzamiento de su campaña para 2020

Loading
Cargando galería

Leopoldo Martínez Nucete es venezolano y miembro de la dirección nacional del Partido Demócrata, él considera que Trump solo usa a los latinos para beneficio político, pero no le interesan realmente.

Recuerda que en Florida el voto latino ha favorecido a los demócratas en las últimas elecciones presidenciales. “Mientras más joven el elector mayor propensión por los demócratas y a mayor edad, son republicanos”.

Explica que la estrategia de los republicanos en Florida es quitarle "suficientes hojas" (como el símil de la cebolla) al voto latino de los demócratas con estos temas como para ellos mantener una victoria estrecha como la que han tenido en los últimos años en Florida. “El voto de la Florida es el voto caucásico y sajón. Hombres blancos con menor nivel de educación ¿cómo va a leer esa audiencia una aprobación del TPS para Venezuela? Esa es una duda que ellos tienen”, apunta el dirigente demócrata.

También advierte que en el voto puertorriqueño hay una inclinación natural hacia el Partido Demócrata “que ahora se intensifica con este grupo de boricuas que recientemente han llegado a Estados Unidos después del huracán. Vienen afectados por dificultados que no han resuelto en la isla y eso obvimente ha creado un rechazo muy abierto a la política de Trump, que ha sido cruel con Puerto Rico”.

Martínez opina que “hay una trampa discursiva con el tema del socialismo: cuando alguien hace alguna propuesta de orden social, legítima, para favorecer a la población se estigmatiza como algo socialista, y se asocia al socialismo de Cuba, que es un argumento infantil”.

Asegura que “nunca ha habido una administración tan disfuncional con tan poca visión estratégica sobre América Latina como esta”, porque por un lado se queja de la gran cantidad de inmigrantes entrando por la frontera sur de Estados Unidos, pero al mismo tiempo cancela ayuda al Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador), que es de donde proviene la mayoría. “Y ni hablar de México, que lo tiene como saco de boxeo”.

"Se cubanizó el tema Venezuela"

No obstante, la administración de Trump ha mantenido una política firme contra los regímenes de Cuba y Venezuela y a ambos sí los mencionó en su discurso de inicio de campaña. Al mismo tiempo, agradeció al senador cubanoamericano Marco Rubio y al también republicano por Florida Rick Scott por lo que han hecho en ese tema.

La mención le consiguió una gran ovación entre sus seguidores esa noche, así como la repetición de la frase “América no será nunca una nación comunista”. El actual presidente-candidato no desaprovecha oportunidades para relacionar enseguida a esas naciones con el partido demócrata, precandidatos como Bernie Sanders y algunos congresistas.

Leopoldo Martínez afirma que “una de las cosas más peligrosas que nos podía pasar en la solución del conflicto venezolano era que se cubanizara la situación por los dos extremos. Porque Cuba polariza. Por un lado La Habana influye sobre el régimen de Maduro y por el otro, Miami influye de manera determinante sobre el comportamiento de la oposición a través de la diáspora venezolana”.

El TPS (Estatus de Protección Temporal) se ha visto como un alivio para los cerca de 150 mil venezolanos que se calcula están viviendo en Estados Unidos. En ese punto la propuesta bipartidista brinda la esperanza de su aprobación. “No obstante, comenzó una discusión sobre si hacerlo o no de parte de la administración (que puede decretarlo). Porque algunos funcionarios opinan que la medida podría tener un impacto negativo sobre la principal audiencia de Trump que es antiinmigrante latino, hay un cálculo electoral. Esta administración ha hecho cálculos muy fríos con el problema migratorio hasta hoy. Los demócratas apoyamos con las dos manos el TPS. Los venezolanos solo quieren poder salir a trabajar en los Estados Unidos”.

El enemigo de mi enemigo es mi amigo


Para la venezolana Andreína Kissane, presidenta del grupo de venezolanos republicanos VARA, está muy claro que Trump “ha ayudado más que ningún otro a la solución del conflicto político venezolano y ha sido más firme contra la dictadura que nadie”. Se convirtió republicana, luego de comenzar como demócrata y a partir de las políticas de Trump con Venezuela se volvió activista.

En Orlando y a donde quiera que va lleva una gorra de “MAGA” (el lema de Trump de hacer a Estados Unidos grandioso otra vez). “La gente se me acerca y me dice “yo antes no sabía nada de política aquí pero desde que Trump está resolviendo el caos de Venezuela tiene todo mi apoyo”. Dice que no solo venezolanos, “se me acerca gente de otros orígenes y muestra su apoyo”.

Según su experiencia, la opinión ha cambiado drásticamente, “al venezolano y latino que no le importaba la política ahora aman a Trump por lo que está haciendo con Venezuela”. Cree que es como el dicho: "el enemigo de mi enemigo es mi amigo".

Dentro del voto hispano, los venezolanos que pueden votar apenas representan el 2% . Sin embargo, la estrategia de Trump parece apuntar a la solidaridad que genera el tema anti-Maduro en el resto de la comunidad hispana y el grito “no al socialismo”.

¿Lo logrará? ¿En el resto de la campaña se lanzará a la conquista de los latinos o seguirá con el camino de 2016 que le dio el triunfo? La campaña apenas empieza.

RELACIONADOS:EleccionesDonald Trump

Más contenido de tu interés