null: nullpx
Relaciones Internacionales

Biden ordena revisar el envío de remesas a Cuba y aumentar el personal diplomático en La Habana, según reportes

Se conformará un "grupo de trabajo sobre remesas" que tendrá como objetivo "identificar la manera más efectiva" de que el dinero "llegue directamente a las manos del pueblo cubano". El Gobierno también sopesa enviar más personal a la Embajada estadounidense en La Habana.
20 Jul 2021 – 03:01 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden ordenó el lunes al Departamento de Estado crear un grupo de trabajo para revisar la política federal de remesas con el fin de garantizar que el dinero que los cubano-estadounidenses envían a Cuba llegue directamente a las manos de sus familiares sin que el régimen se lleve su tajada.

Ordenó también revisar la viabilidad de incrementar el personal de la embajada estadounidense en La Habana. La Casa Blanca espera que un aumento de personal pueda ayudar a facilitar la participación con la sociedad civil luego de una de las protestas que ocurrieron en Cuba el pasado 11 de julio, las mayores en varias décadas.

Los detalles de estas medidas fueron proporcionados por un alto funcionario del gobierno a varias agencias de noticias, que habló a condición de guardar el anonimato debido a que el gobierno de Biden aún no las anuncia públicamente.

Se trata de medidas que Biden ha decidido explorar con las que revertiría decisiones de su antecesor, Donald Trump con relación a Cuba.


Trump prohibió en noviembre del año pasado el envío de remesas a Cuba, una medida con la que Washington endureció el ahogo económico a la isla y que Biden ha mantenido durante sus primeros seis meses en el poder.

Pero Biden no va a reanudar automáticamente el envío de remesas desde Estados Unidos, afirma el académico y exdiplomático cubano Carlos Alzugaray, citado por AFP. "No haría eso ahora", porque es probable que "el régimen confisque esas remesas", afirmó.

Más diplomáticos por "seguridad"

Otra de las medidas que el Gobierno de Biden anunció este lunes que están bajo estudio es el traslado de más personal a la Embajada estadounidense en La Habana con el objetivo de "facilitar la participación diplomática, consular y de la sociedad civil" y también por motivos de "seguridad".

Este sería otro revés a las decisiones de Trump, que vació la embajada de personal después de acusar sin pruebas al Gobierno cubano de ser el responsable de los misteriosos ataques contra algunos funcionarios ocurridos entre 2016 y 2017.


Además de las remesas y el personal diplomático, Biden también ordenó a su Gobierno trabajar con el sector privado y el Congreso para hacer "más accesible" el internet en Cuba, algo que el mandatario ya anticipó la semana pasada.

Asimismo, el presidente anunció que su Gobierno seguirá con su política de imponer sanciones económicas contra funcionarios cubanos.

La Casa Blanca anunció además que "intensificará" los esfuerzos diplomáticos con sus aliados regionales e internacionales para apoyar las supuestas "aspiraciones del pueblo cubano" y que potenciará el envío de "ayuda humanitaria" a la isla.

Un deshielo que no llega

En sus primeros seis meses en el poder, Biden no ha demostrado ninguna prisa por cumplir su promesa electoral de reiniciar el deshielo con Cuba, y ha dado, de hecho, señales de que su política hacia la isla será más dura de lo esperado.

Biden y el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel se responsabilizan mutuamente de la situación en la isla.

El mandatario cubano acusó a Estados Unidos de instigar y financiar las revueltas, mientras Biden se refirió el jueves a Cuba como "un Estado fallido que reprime a sus ciudadanos".


Ante la peor ola de covid-19 en la isla, también se ofreció a enviar vacunas a condición de que una organización internacional las aplique en Cuba, el único país de la región que ha desarrollado sus propios inmunizantes.

Para Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de análisis con sede en Washington, "las protestas han puesto a Cuba en la agenda de Washington otra vez. Pero al mismo tiempo han hecho muy difícil, si no imposible, que la administración Biden levante las medidas punitivas" de su antecesor.

Seis meses después de llegar a la Casa Blanca, "los cambios (en la política estadounidense) no se ven, las medidas del bloqueo siguen en vigor", lamentó esta semana el canciller cubano Bruno Rodríguez.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés