null: nullpx
Relaciones Internacionales

Biden anuncia el cese de la "misión de combate" de EEUU en Irak para fines de año

El mandatario de EEUU dijo que en nueva etapa con Irak "nuestra cooperación contra el terrorismo continuará" y que el "papel" del ejército estadounidense será "entrenar" y "ayudar" a las fuerzas iraquíes contra el grupo yihadista Estado Islámico.
27 Jul 2021 – 12:53 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden anunció el lunes el cese de la "misión de combate" de Estados Unidos en Irak para fines de año, cuando comenzará una "nueva fase" de cooperación militar con ese país.

"No estaremos a fin de año en una misión de combate" en Irak, pero "nuestra cooperación contra el terrorismo continuará incluso en esta nueva fase, que estamos discutiendo", dijo Biden tras recibir al primer ministro iraquí, Mustafá al Kazimi, en la Casa Blanca como parte del llamado Diálogo Estratégico entre los dos países.

El impacto del anuncio es limitado, ya que la mayoría de los soldados ya habían asumido el papel de asesoramiento; pero supone una victoria interna para Al Kazemi, que quiere aplacar a las milicias chiíes iraquíes aliadas de Teherán y que llevan años pidiendo la salida de todas las tropas extranjeras.

Biden explicó que el "papel" del ejército estadounidense en Irak sería "entrenar" y "ayudar" a las fuerzas iraquíes contra el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), sin dar un cronograma o elementos concretos sobre el número de efectivos que se quedarán en ese país.

"La relación evolucionará completamente hacia un papel de entrenamiento, asesoría, asistencia e intercambio de inteligencia" de las fuerzas iraquíes comprometidas contra ISIS, y "no habrá más fuerzas con una misión de combate para el 31 de diciembre" en Irak, dijo por su parte el Departamento de Estado en un comunicado.

Según el mismo texto, "Estados Unidos reafirma su respeto por la soberanía y las leyes iraquíes y se compromete a proporcionar los recursos que Irak necesita para preservar su integridad territorial".

El problema de los grupos pro-iraníes en Irak

Actualmente, hay 2,500 soldados estadounidenses en Irak, lejos de los 170,000 que había en 2007 después de la invasión y en plena ofensiva contra Al Qaeda. El año pasado, unos 500 efectivos ya salieron del país por orden del entonces presidente Donald Trump (2017-2021).

Desde que disminuyó el poder del grupo terrorista ISIS en 2017, Washington ha insistido constantemente en que el papel de las tropas era asesorar al Ejército iraquí; aunque ha admitido que, en ocasiones puntuales, las fuerzas especiales han participado en operaciones de combate contra yihadistas en Irak y en Siria.

Pese al cambio de misión, el objetivo de los efectivos que se queden en el país seguirá siendo ayudar en la lucha contra ISIS, así como hacer frente a las "peligrosas amenazas" que suponen las milicias iraquíes chiíes aliadas con Teherán, indicó en una rueda de prensa la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El rechazo a la presidencia de Washington en Irak creció después de que Trump ordenara en enero de 2020 el asesinato del poderoso general iraní Qasem Soleimaní en un ataque cerca del aeropuerto de Bagdad, en lo que grupos chiíes iraquíes consideraron una violación de la soberanía de su país.

En los últimos meses, esas milicias chiíes han incrementado sus ataques contra tropas y bases estadounidenses, lo que generó una respuesta de Washington el pasado junio con bombardeos contra las posiciones de dos de esos grupos.

A pesar de esos ataques contra Estados Unidos, Irán es el otro gran aliado del Gobierno iraquí y sus simpatizantes chiíes en Irak han estado presionando a Kazimi para que consiga la retirada de todas las tropas extranjeras.

Jugada política del premier iraquí

Kazimi, que tiene que hacer equilibrios entre Irán y EEUU, trasladó este lunes a Biden su agradecimiento por la labor de Washington y dijo que su "nación es ahora más fuerte que nunca".

Expresó, además, su deseo de que puedan celebrarse en octubre elecciones para elegir al Parlamento que seleccionará al presidente y al primer ministro.

Para Kazimi, el anuncio de Biden supone una victoria política de cara a esos comicios porque le permite aplacar a las facciones políticas más antiestadounidenses.

Dejar a Irak a merced de la influencia de Irán está fuera de discusión para Estados Unidos debido a sus renovadas tensiones con Teherán.

Ramzy Mardini, especialista en Irak del Instituto Pearson de la Universidad de Chicago, cree que la reunión entre Biden y Kazimi fue diseñada para ayudar al líder iraquí a aliviar las presiones domésticas "pero la realidad en el terreno reflejará el status quo y una permanente presencia de Estados Unidos".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés