Pena de muerte

Corte de Texas suspende la ejecución de un 'asesino' que no mató a nadie

Jeffrey Wood fue condenado a muerte por una controvertida ley texana que equipara al autor principal de un crimen y a una persona involucrada, incluso aunque no tuviera intención de matar.
20 Ago 2016 – 5:48 AM EDT

El mismo día de su cumpleaños, Jeffrey Wood, condenado a muerte en Texas por un homicidio en el que ni siquiera estuvo presente, supo que la justicia suspendió inesperadamente su ejecución, prevista para el próximo miércoles.

La Corte Penal de Apelación de Texas consideró fundado un recurso de la defensa de Wood cuestionando el testimonio que dio durante el juicio de un psiquiatra cuya carrera fue después desacreditada y fue acusado de no cumplir con la ética profesional.

Se referían al testimonio del psiquiatra forense James Grigson, apodado "Dr. Muerte" por su disposición a testificar en casos de pena capital, quien dijo a la corte durante el juicio que Wood podría cometer actos de violencia en el futuro y era un peligro para la sociedad.

El fallo concluye que la condena contra Wood fue emitida sin cumplir con el debido proceso, ya que se basa en el falso testimonio y la evidencia científica falsa por lo que acepta la suspensión de la ejecución, según indica el documento emitido este viernes.

"La corte actuó bien al suspender la ejecución del señor Wood", señaló Jared Tyler, abogado del reo, en un comunicado enviado a la agencia de noticias AFP.


Ley controversial
Wood fue condenado a la pena capital por una controvertida ley texana que sitúa al mismo nivel al autor principal de un crimen y a una persona involucrada, incluso aunque esta última no tuviera ninguna intención de matar.

En este caso, un amigo de Wood asesinó de un disparo a un empleado de una estación de servicio en enero de 1996, mientras que Wood se encontraba al volante del automóvil con el que iban a realizar el robo planificado.

Según la defensa de Wood, quien tiene el coeficiente intelectual de un niño, no sabía que su acólito llevaba un arma de fuego ese día.

El acusado, que entonces tenía 22 años y este viernes cumplió 43, sigue estando condenado a muerte, lo que hace que el suyo sea un caso excepcional para los juristas.

"Nunca he visto en Estados Unidos que se ejecute a alguien con un nivel de culpabilidad tan bajo", señaló el miércoles a la AFP Kate Black, otra abogada de Wood.

En los últimos días, el comité de apoyo al preso se movilizó para aplazar la ejecución, que finalmente fue suspendida.

Lea también:

RELACIONADOS:Pena de muerteEEUU
Publicidad