Opiáceos

En EEUU ya es más probable morir de una sobredosis de opioides que en un accidente de auto

Por primera vez desde que se lleva registro, los estadounidenses tienen más probabilidades de fallecer por una sobredosis accidental de opioides, que de un accidente en carretera, según un nuevo informe.
15 Ene 2019 – 1:25 PM EST

Drogas ilegales como la heroína, opiáceos sintéticos como el fentanilo y medicamentos legales con prescripción como el OxyContin o el Vicodin: todos son opioides y según un nuevo reporte dado a conocer esta semana, ya es mucho más probable que una persona en Estados Unidos muera de una sobredosis accidental de estas drogas o medicamentos, que en accidentes automovilísticos.

El informe del National Safety Council analizó las estadísticas de 2017 relacionadas con los accidentes que se pueden prevenir, refleja también que, por primera vez desde que se tiene constancia, es más probable morir de sobredosis que de caídas, incidentes en la vía pública, ahogamiento o en un incendio.

Las posibilidades de fallecer de una sobredosis accidental son de 1 entre 96, mientras que la probabilidad de sufrir un accidente en carretera es de 1 en 103, y de morir en una caída o incendio de 1 en 114. En cuanto al suicidio, la cifra es mayor: 1 entre 88. De forma conjunta, las muertes por sobredosis accidental se llevaron por delante las vidas de 42,036 personas en 2017, una subida sustancial con respecto a las 37,814 del año anterior.


Un informe difundido por la principal autoridad sanitaria del país, los CDC, reveló el pasado mes de noviembre que junto a los suicidios , los casos de muerte por sobredosis de drogas contribuyeron a que la esperanza de vida disminuyera en EEUU, un dato revelador y alarmante. En 2017 se redujo a 78.6 años como promedio, comparado con 78.9 en 2014. El informe señalaba que, por tercer año consecutivo, este indicador, entre los más utilizados para medir el impacto de los programas de salud y bienestar de un país, ha declinado o se ha mantenido igual tras décadas de mejoras.

La tasa de muertos por opiáceos sintéticos se duplicó de 2015 a 2016. El año 2016 aumentó en un 45%. La mayoría de las muertes provienen de una nueva generación de drogas: los opiáceos sintéticos, como el fentanilo, docenas de veces más potente que la heroína, con las que el error de dosis más leve puede ser fatal.


No todo el país está igualmente afectado por esta plaga. Los estados del centro, desde Texas hasta Dakota del Sur, están relativamente a salvo, de acuerdo con los CDC. La crisis es aguda en la región de Nueva Inglaterra, en la esquina noreste, donde las muertes por sobredosis proporcionan más de una cuarta parte de las donaciones de órganos, rivalizando con los accidentes de tráfico.

También es muy fuerte en dos estados del antiguo cinturón industrial (Ohio y Pensilvania) y sobre todo, en Virginia Occidental.


En fotos: ¿Cómo se llegó a una crisis de salud pública tan grande por los opioides en EEUU?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Opiáceos
Publicidad