null: nullpx
Obama en Cuba

Fidel Castro, el anfitrión ausente en la visita de Obama a Cuba

El exgobernante ha dejado que las luces enfoquen a su hermano Raúl desde que cedió el poder en 2006 por razones de salud
22 Mar 2016 – 4:52 PM EDT

Por Patricia Vélez @patrivelez

Un hombre "ecuánime" que "pienso que ha corrido y correrá grandes riesgos". Con esas palabras Fidel Castro describió el 3 de noviembre del 2008 al entonces candidato Barack Obama, tal vez sin vislumbrar que, siete años después, sería el primer presidente de Estados Unidos en pisar la isla en casi un siglo.

Si bien el líder de la revolución cedió el poder a su hermano Raúl en 2006 por problemas de salud, su figura sigue latente en Cuba. Y por ello se convirtió esta semana en el anfitrión ausente durante la histórica visita con la que el presidente de Estados Unidos buscó profundizar el acercamiento entre los viejos rivales de la Guerra Fría.

El mismo Obama lo evocó durante la conferencia de prensa que ofreció junto al menor de los hermanos Castro en el Palacio de la Revolución.

"El presidente Castro siempre bromea conmigo sobre cuán largos pueden ser los discursos de su hermano (Fidel), pero probablemente hoy, con tu gentileza, me extenderé un poco más que tú. Tenemos medio siglo de trabajo para ponerlos al día", afirmó Obama buscando alivianar las palabras con las que continuó su alocución, donde se refirió a la necesidad de que los derechos humanos y políticos sean respetados bajo cualquier sistema.



En la agenda de Obama en La Habana -que incluyó un encuentro con un grupo de disidentes cubanos- nunca estuvo prevista una reunión con Fidel Castro, quien en la recta final de las presidenciales de 2008 describió al entonces candidato demócrata como un hombre "más inteligente, culto y ecuánime que su adversario republicano (John McCain)".

Obama, sin embargo, dijo el lunes que estaba abierto la posibilidad de sostener un encuentro con el exgobernante de 89 años, aclarando que no tenía "ni idea" de cuándo podría verlo cara a cara. El asesor de la Casa Blanca en temas de seguridad Ben Rhodes afirmó, por su parte, que el presidente se refería a un potencial encuentro en el futuro, de acuerdo a la agencia AP.

Maduro sí, Obama no

La última noticia que se tuvo de Fidel Castro data del 19 de marzo, cuando recibió al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un par de horas. El mandatario del país sudamericano aseguró que lo vio "lleno de optimismo y con una fuerza tremenda", publicó el diario oficial Granma.

Las apariciones públicas de Fidel Castro son cada vez más esporádicas y breves. En ocasiones, se traducen en fotografías o escritos que publica en los medios del Estado. En esas imágenes, el comandante ya no suele lucir su viejo uniforme militar, sino abrigos y pantalones deportivos.

Fue precisamente en una carta dirigida a la Federación Estudiantil Cubana y publicada el 26 de enero del 2015 como Fidel dejó saber -con escuetas palabras- su postura frente al deshielo anunciado un mes antes por Washington y La Habana.



"No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra", espetó en su misiva.

"Defender la paz es un deber de todos. Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos", remató.

Su ausencia tal vez se deba a que no quiere restarle protagonismo a su hermano, porque como precisó en esa carta del 26 de enero del 2015, "el presidente de Cuba ha dado los pasos pertinentes de acuerdo a sus prerrogativas y las facultades que le conceden la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba".

Lea también:


Más contenido de tu interés