null: nullpx
Obama en Cuba

Los Rolling Stones rompen barreras ideológicas y hacen historia en Cuba

La banda se presentará en La Habana apenas días después de la histórica visita del presidente Barack Obama
24 Mar 2016 – 7:41 PM EDT

Los Rolling Stones llegan a Cuba para un histórico concierto

Loading
Cargando galería

Por David Adams desde La Habana @dadams7308

David Rico finaliza su presentación en el Yellow Submarine, un establecimiento estatal donde tocan bandas de rock, e inmediatamente toma el micrófono.

"Nos vemos el viernes en (el concierto de) los Rolling Stones", alentó el hombre de 33 años. "Vayan temprano porque estará lleno", advirtió.

Apenas días después de la histórica visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a la isla caribeña, los amantes de la música cubanos están entusiasmados con la posibilidad de ver a los Rolling Stones tocando por primera vez en su casa.

Además de la novedad, la presentación gratuita de este viernes tiene un significado especial para muchos cubanos que recuerdan el sombrío período de la nación comunista en el que el rock -junto al cabello largo y los jeans ajustados- podía generarte problemas políticos por tu "postura ideológica desafiante".

Los Rolling Stones llegan a Cuba para un histórico concierto

Loading
Cargando galería


Durante el punto más álgido de la Guerra Fría en las décadas de 1960 y 1970, cualquier cosa que evocara a Occidente y contrarrestara las creencias comunistas -incluyendo el catolicismo o el ser gay- era considerada como enemiga de la revolución socialista cubana, liderada por Fidel Castro.

En cuanto a la música, eso se trasladaba a todo, desde las canciones de The Beatles hasta las del español Julio Iglesias. Y, por supuesto, también las de los chicos malos de la escena rockera británica: The Rolling Stones.

En Gran Bretaña, la preocupación de los padres iba más por el lado de la influencia que podía tener la música de los Rollin Stones en sus hijos y por la cultura de la droga y el rock and roll. Pero, en Cuba, los líderes comunistas de la isla estaban preparando a esa generación para la "invasión del imperialismo yanqui".



El adoctrinamiento cultural arrasó con figuras literarias, muchas de las cuales se exiliaron. Otras, incluyendo al famoso trovador Pablo Milanés y al cardenal católico Jaime Ortega, fueron enclaustrados en campos del interior de la isla para que aprendieran a ser buenos comunistas.

"Qué semana tan extraordinaria", dijo Hugo Cancio, promotor musical y publisher cubanoamericano. "En dos semanas han caído dos grandes barreras, una política y una cultural", explicó.

"Primero hubo una invasión americana, pero no la que nos hicieron creer", agregó. "Nuestros hoteles, restaurantes y calles fueron invadidas por todos los que vinieron con Obama. Ahora es la invasión de los reyes del rock británico. Es como para no creerlo", aseguró.

Cancio, de 51 años, salió de Cuba en 1980 durante el éxodo de Mariel, pretendiendo que era gay. Pero regresó y ahora divide su tiempo entre Miami y La Habana. Recuerda haber crecido escuchando la música extranjera en forma clandestina en su natal Varadero, un popular balneario ubicado a dos horas en auto de la capital.

"Crecí con una tremenda mala influencia ideológica", bromeó, recordando las cintas que los turistas le dejaban a los jóvenes cubanos que quisieran una muetsra de la fruta prohibida del enemigo.



Hijo de un conocido músico cubano, Cancio creció escuchando a los estadounidenses Neil Diamond y Barry Manilow. "Se llama Lola. Era una artista", cantó imitando al hit Copacabana de Manilow.

Cuando era un niño, el chef Alberto González veía cómo su padre, un marino mercante, traía de sus viajes los discos y cintas de cantantes foráneos. Si escuchaba su música a alto volumen, su madre solía decir: "Shhhh, apágala", relató. "No entendía por qué".

El entusiasmo en Cuba es tanto que algunos anticipan que los Rolling Stones puedan quebrar su récord histórico de asistencia, estimado en más de un millón de personas en Brasil en 2006.

La banda trajo 61 contenedores con cerca de 500 toneladas de equipo como el escenario, luces y pantallas de video, dijo el encargado de producción de la agrupación, Dale "Opie" Skjerseth, a periodistas.

Un equipo de más de 100 trabajadores levantó el escenario en un estadio en las cercanías de La Habana. "¡Hola Cuba! ¡Estamos muy felices de tocar para ustedes!", afirmó Mick Jagger, el cantante principal de la banda, en un video divulgado antes de su llegada.

En español, Jagger dijo a los cubanos: :"Hemos tocado en muchos lugares increíbles, pero este concierto en La Habana será histórico para nosotros. Esperamos que lo sea para ustedes también".

Para muchos cubanos, la gran esperanza es que la presentación de los Rolling Stones acelere un lento proceso de cambio en el estricto sistema político y económico en la nación.

Durante su visita de dos días, Obama mencionó en un discurso el fin de dos décadas de esfuerzos por parte de Washington para propiciar un cambio de régimen en Cuba. También hizo un llamado a la reconciliación entre los líderes de la isla y los exiliados en Miami.

"El momento en el que llegan los Rolling Stones es perfecto", consideró Frank Luis Travieso, un estudiante de 25 años que canta en la banda de rock Franko's.

"Las cosas están cambiando, realmente lo siento, y los Rolling Stones son parte de este proceso", dijo durante la apertura de un concierto en el centro de la capital.

Más contenido de tu interés