publicidad
Disidentes cubanos quieren hablar con Obama

Los temas que la disidencia hablará con Obama en Cuba

Los temas que la disidencia hablará con Obama en Cuba

La reunión será el martes por la mañana en la recién abierta embajada de Estados Unidos en La Habana

Disidentes cubanos quieren hablar con Obama
Disidentes cubanos quieren hablar con Obama

Por Patricia Clarembaux @clarembaux

La liberación de los presos políticos, el respeto a los derechos fundamentales y la inclusión de los cubanos en los nuevos acuerdos comerciales con Estados Unidos. Esos son los principales temas que le plantearán a Barack Obama en la primera reunión de un mandatario estadounidense con la disidencia en cubana.

" El presidente está viniendo en un momento en que las libertades y los derechos se violan en niveles desastrosos", dijo a Univision Noticias desde Cuba Antonio Rodiles, uno de los invitados al encuentro del martes a la 9:30 am (hora local) en la embajada estadounidense en la isla, como representante de la organización Estado de SATS.

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, un grupo creado en 2003 por las esposas de los presos políticos, también recibió la invitación y espera poder asistir. "Pero todo depende del gobierno cubano", advierte. "Pudiéramos decir que vamos a ir, pero el gobierno dijo que nos va a detener el domingo".

Cada domingo, los disidentes del régimen de Raúl Castro, se reúnen en la plaza Ghandi. Rodiles cuenta que desde la llegada de Castro (en febrero de 2008) la represión ha aumentado, especialmente para quienes se congregan en esos encuentros.

" Los arrestos han sido muy violentos. Se han ensañado con las Damas de Blanco, a quienes les ponen las esposas bien apretadas y las dejan así por horas", cuenta. En julio, recuerda que él mismo fue "detenido arbitrariamente". "Los agentes del Estado me dieron una golpiza tan fuerte que me rompieron el hueso nasal y me perforaron el tímpano", dice.

publicidad

Hace una semana, Ben Rhodes, asesor de Obama y uno de los principales negociadores del deshielo bilateral, dijo en un encuentro con la prensa que el presidente estadounidense se reuniría con entre 10 y 15 disidentes, pero no precisó sus nombres.

En conversaciones entre disidentes, ya saben quiénes han recibido la invitación de la recién abierta embajada de Estados Unidos en La Habana.

Además de Soler y Rodiles, estarán la bloguera cubana Yoani Sánchez; Guillermo Fariñas, ganador en 2010 del premio Sakharov, que otorga el Parlamento Europeo a la libertad de pensamiento; José Daniel Ferrer, secretario ejecutivo de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu); el disidente moderado Manuel Cuesta Morúa y la opositora Miriam Leiva.

"¡Viva la libertad!"

De acuerdo con un informe de la organización independiente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, en los últimos dos meses de 2015 fueron arrestadas "por motivos políticos" unas 2,377 personas. En ese año fueron 8,616 las detenciones de disidentes en la isla caribeña.

Sin embargo, Cuba niega tener presos políticos y justifica que las detenciones responden a delitos comunes, como alteraciones del orden público.

Ante la indefensión que dicen sentir, Rodiles asegura que hablarán de los presos políticos, "pero no solo de los que están encarcelados, sino también hablaremos por aquellos que están en la calle aún enfrentando cargos".

publicidad

Soler agrega que espera que Obama pueda "poner condiciones" al gobierno cubano para que los acuerdos prosperen. Entre ellas, esperaría una amnistía para los detenidos, el fortalecimiento de la sociedad civil y el "cese inmediato de la violencia policial".

Rodiles quisiera además que el restablecimiento de relacines diplomáticas y comerciales incluya a los cubanos. "Nos estamos quedando por fuera. Se habla de inversión extranjera y los cubanos estamos quedando apartados", dice.

Ambos activistas aspiran escuchar el discurso de Obama, pero no a través de la televisión estatal como está previsto, sino en un espacio público, como el parque Ghandi, para poder gritar "¡viva la libertad! ¡vivan los derechos humanos!".

Es la primera vez en 80 años que un mandatario de Estados Unidos viaja a la isla. La visita de dos días es el punto más alto en la normalización de relaciones entre Washington y La Habana que inició en diciembre de 2014 cuando se hizo el primer anuncio.

El proceso de deshielo entre ambos países ha llevado a la reapertura de embajadas, la reactivación de vuelos comerciales y el correo postal.

Sin embargo, el tema más álgido en el proceso de normalización de relaciones es el levantamiento del embargo, un asunto que depende del Congreso de EEUU, hoy de mayoría republicana, opuesta a esa posibilidad.

publicidad

LEA TAMBIÉN:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad