null: nullpx
Obama en Cuba

El deshielo entre EEUU y Cuba contado a través de los apretones de manos de sus líderes

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sellaron en el Palacio de la Revolución en La Habana el acercamiento entre EEUU y Cuba
19 Mar 2016 – 2:20 PM EDT

Por Patricia Vélez @patrivelez

Con un apretón de manos, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sellaron este lunes en el Palacio de la Revolución en La Habana el acercamiento entre dos países que fueron adversarios por más de medio siglo.

Cada vez que el presidente estadounidense y el gobernante cubano han estrechado sus manos se ha abierto un nuevo capítulo en el deshielo entre Washington y La Habana. Y este saludo fue histórico por varias razones: marcó el punto más alto del acercamiento anunciado en diciembre del 2014, se dio durante la primera visita de un mandatario estadounidense a la isla caribeña en 88 años y fue el primero de ambos en el marco de una visita de Estado.

La foto de Obama y Castro dándose las manos en suelo cubano representó, además, el punto de no retorno de un proceso que comenzó tímidamente el 10 diciembre del 2013 durante un homenaje a Nelson Mandela en un estadio de Johannesburgo, Sudáfrica.

Un apretón de manos inédito
Se dio cinco días después de la muerte del líder Mandela, quien luchó precisamente por la reconciliación del pueblo sudafricano. Unos 60 jefes de Estado fueron al estadio FNB para la ceremonia fúnebre oficial. Allí, Obama pasó frente a Castro e, inclinándose hacia él, le extendió su mano. El gobernante cubano aceptó el saludo con una sonrisa que, en medio de la lluvia, generó decenas de clics en las cámaras de los fotógrafos.



Fue el gesto que selló el cambio que se venía dando en la dura retórica entre ambos países, enfrentados desde que la revolución de 1959 llevó al poder a Fidel Castro.

Fidel Castro ya había estrechado su mano con la del entonces presidente Bill Clinton durante un encuentro casual en la sede de Naciones Unidas, pero ello no desembocó en un acercamiento diplomático.

"(Fue algo) normal. Somos personas civilizadas", dijo Raúl Castro a la radio colombiana la FM tras el apretón de manos con Obama. Estados Unidos también buscó bajar el tono. "Solo intercambió saludos mientras se dirigía a hablar", dijo en ese momento Ben Rhodes, el asesor adjunto de Seguridad Nacional, según fue citado por Reuters.



Pero apenas un año después, el 17 de diciembre del 2014, Obama y Castro anunciaron su intención de reanudar una relación bilateral rota en 1961. Esto tras meses de conversaciones secretas en las que incluso medió el papa Francisco.

El saludo en Panamá
Cuatro meses después de ese anuncio, el encuentro entre los dos líderes se convirtió en el plato fuerte de la Cumbre de las Américas celebrada en la Ciudad de Panamá.

Sus funcionarios diplomáticos ya habían estado limando asperezas en temas de derechos humanos y económicos. Sin embargo, todos esperaban que Obama y Castro estrecharan sus manos en la inauguración del encuentro de líderes de Estado. Allí, los dos gobernantes se saludaron nuevamente.



Un funcionario estadounidense dijo que no hubo una conversación sustancial en ese momento, pero la cordialidad entre ambos evidenció cómo Washington y La Habana iban allanando el camino para el anuncio hecho el 1 julio del 2015. Ese día, Estados Unidos y Cuba revelaron formalmente el restablecimiento de sus relaciones y la reapertura de sus embajadas.

"Hace un año parecía imposible que Estados Unidos izara nuevamente su bandera, de barras y estrellas, en una embajada en La Habana", dijo el mandatario estadounidense en ese momento.



Estrechan manos por primera vez en EEUU
Ya más en confianza, Obama y Castro se saludaron por primera vez en suelo estadounidense. Fue el 29 de septiembre del 2015 en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.
Para entonces, los dos países avanzaban en el proceso de normalización de relaciones. Estados Unidos había anunciado días antes de ese encuentro la relajación a las limitaciones a los viajes y al comercio, con una serie de medidas que según la secretaria de Comercio Penny Pritzker buscan "apoyar el sector privado cubano emergente".



Sin embargo, aún se debe poner fin al embargo al que Cuba ha achacado sus problemas económicos. Obama apoya su eliminación, pero el mismo debe ser levantado por el Congreso estadounidense.

Un apretón de manos en suelo cubano
Seis meses despúes, en un saludo impensado hace unos años, Obama y Castro sellaron el proceso con el que Washington y La Habana buscan zanjar décadas de diferencias.


Se dio en el Palacio de la Revolución de la capital, en el segundo día de la visita del presidente estadounidense a la isla, cuando se dirigió a los cubanos en una inédita conferencia de prensa junto a Castro.

Lea también:


Más contenido de tu interés