null: nullpx
Crimen Organizado

Vino a trabajar en el campo, pero se volvió pistolero de traficantes y ahora pasará 11 años preso

Eusebio Olvera Ruiz emigró de su natal Querétaro y cosechaba vegetales en los campos de Washington. Allí conoció a un hombre que se volvió el líder de una organización de narcos y trabajó para él.
28 Abr 2021 – 04:19 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una ráfaga de disparos interrumpió la celebración de Año Nuevo en un tranquilo barrio en Moses Lake, en el estado de Washington. Algunos testigos vieron un auto compacto que pasó a baja velocidad y luego oyeron múltiples tiros. El blanco fue una casa en la avenida Vernal.

Los detectives recuperaron 16 casquillos de pistola calibre 9 milímetros en el lugar. Los proyectiles perforaron la vivienda alrededor de las 2:36 de la madrugada del 1 de enero de 2020. “Los vecinos reportaron haber visto un auto pequeño de color oscuro que iba lo suficientemente lento para disparar 16 veces a la casa”, se lee en reporte del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

El pistolero llegó directo a su objetivo, el hogar de la madre de Johhny Manuel Zavala, identificado como un distribuidor de una organización de traficantes de droga que operaba en Quincy y Moses Lake, en el este de Washington.

La investigación llegó hasta una llamada telefónica que el líder del grupo criminal, José María López Orduño, realizó desde la cárcel el 31 de diciembre de 2019. Le marcó a quien tenía registrado en su celular con el apodo de ‘Cholito’, Eusebio Olvera Ruiz, un inmigrante mexicano de 27 años. Ellos se conocieron en Washington en una situación muy distinta: se dedicaban a cosechar vegetales, según le contó Olvera Ruiz a los agentes que lo interrogaron.

En aquella llamada López Orduño le ofreció a Olvera Ruiz un pago de 500 dólares por balear la casa de la madre de su socio. Le explicó que Zavala “le debía mucho dinero y que el dinero les sería útil ahora”, pues él estaba preso y Olvera López había tomado el mando de la organización.

“Al acusado se le instruyó impactar las ventanas de la casa y manejar despacio”, señala el FBI.

Olvera López negó haber participado en la balacera, pero en su celular quedó otra evidencia: lo apagó a la 1:02 am el día del tiroteo y lo prendió a las 10:21 am a dos cuadras de la casa a la cual disparó.

Además, en su vehículo, un Acura color verde que coincidía con la descripción de los testigos, la Policía encontró una funda de una pistola y balas calibre .9 milímetros. Él mismo reconoció que solía portar un arma cuando entregaba droga y colectaba dinero en nombre de López Orduño.

El tiroteo en Moses Lake y el uso de armas para “amenazar” a quienes les debían dinero a estos contrabandistas, fueron incluidos como agravantes en los cargos de narcotráfico que le impusieron.

El pasado 22 de abril, Olvera Ruiz fue sentenciado a 11 años y medio de prisión, seguido de cinco años de supervisión judicial. La Fiscalía federal indicó en un comunicado que este mexicano será deportado una vez que cumpla su larga condena.

“La sentencia impuesta por el tribunal saca a un narcotraficante y delincuente violento de nuestras calles y envía un mensaje claro a otros que pueden optar por participar en dicha actividad delictiva”, dijo el fiscal Joseph H. Harrington en el comunicado.

El rancho de las peleas de gallos

En la misma acusación federal también son mencionados la esposa del jefe de la banda, Angélica Viviana Sánchez, así como sus socios Johhny Manuel Zavala, alias ‘Sobrino’; y Raymundo García, apodado ‘Gallero Mundo’.

Un operativo realizado por alguaciles del condado Grant, en Washington, concluyó con el arresto de García el 12 de febrero de 2020 por una investigación relacionada con peleas de gallos en su rancho en Ephrata. Las autoridades sacrificaron a 13 gallos que él criaba para pelear. En la propiedad encontraron droga y navajas usadas en los combates, informó entonces la agencia en su cuenta de Twitter.


El rancho de ‘Gallero Mundo’ fue identificado por tres miembros de esta organización de traficantes que se volvieron informantes del FBI. Las autoridades indicaron que estos decidieron cooperar porque le debían “mucho” dinero a López Orduño y temían les hiciera algo. Los tres son indocumentados y recibieron un estatus migratorio durante el tiempo de la investigación, señala la acusación.

Estos informantes declararon que ‘Gallero Mundo’ se encargaba de distribuir droga en Quincy.

Al registrar el celular del líder del grupo de narcos, los detectives encontraron videos en los que este y Olvera Ruiz sostienen a dos gallos y los ponen a pelear. Repitieron la escena varias veces. La geolocalización de esas grabaciones indicó que sucedió en el rancho de García.

En la página de Facebook de Olvera Ruiz, a quien le dicen ‘El Cholo’, hay una foto en la cual posa al lado del auto Acura verde en el que supuestamente viajó para el tiroteo en Moses Lake. En su biografía dice que es originario de San Juan del Río, Querétaro, en el centro de México.

En su cuenta compartió fotos de su pueblo natal. También publicó narcocorridos. La letra de uno de estos dice: Se me calentó el terreno/ me buscaban por mafioso/ me achacaron varias muertes/ por la prensa publicaron/ y como si fuera poco/ hasta rifles me achacaron.

A lo largo de la investigación, el FBI les confiscó varias libras de metanfetamina, heroína y cocaína. También les incautaron un rifle, ocho pistolas, cartuchos y 130 balas. Parte de ese arsenal lo tenían en la habitación de un motel en Quincy, donde vivían Olvera Ruiz, López Orduño y Sánchez.

La caída de este grupo

El líder de esta organización fue detenido el 17 de diciembre de 2019 al salir de una corte en Pasco. En su vehículo tenía droga, tres pistolas, cargadores, 2,500 dólares en efectivo y una libreta donde llevaba las cuentas de su negocio ilegal. Se alega que desde la cárcel siguió comunicándose con sus cómplices.

Los informantes aseguraron que Olvera Ruiz asumió el control del grupo. Pero le duró poco. La noche del 29 de enero de 2020 lo detuvo una patrulla por las modificaciones de su Acura. Tras registrar el auto encontraron restos de cocaína en un billete de un dólar, básculas digitales, celulares, una funda de pistola y una bolsa con balas. Lo llevaron a la cárcel del condado Grant.

Según el FBI, este hombre fue entrevistado una semana antes de su detención y confesó que llevaba seis meses trabajando para López Orduño, entregando paquetes y colectando dinero. Dijo que usaba una pistola “para protección”. Pero cuando estaba en la cárcel lo volvieron a interrogar y negó todo.

Agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) analizaron su celular y el de los otros miembros de la organización. Su conclusión es la siguiente: “Hay varias imágenes y mensajes de texto que confirman su participación en el narcotráfico”.

Otros cuatro miembros de esta célula criminal ya aceptaron cooperar con las autoridades.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Crimen OrganizadoDrogasArrestosCondenasFBI

Más contenido de tu interés