null: nullpx
América Latina

Hermano del presidente hondureño recibe su condena este martes en Nueva York

Tony Hernández, exlegislador hondureño, podría ser condenado a cadena perpetua por tráfico de drogas y cargos relacionados con armas. Su defensa ha pedido clemencia y sostiene que se trata de un caso con motivación política. (Read this article in English)
30 Mar 2021 – 06:12 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Juan Antonio 'Tony' Hernández, exlegislador hondureño y hermano del presidente del país centroamericano, quien fue sentenciado en octubre de 2019 por tráfico de drogas y cargos relacionados con armas, espera el fallo de un tribunal de Nueva York que podría condenarlo a cadena perpetua o 40 años de prisión.

La sentencia de este martes pone punto final a un juicio que implicó al presidente Juan Orlando Hernández como co-conspirador de una supuesta trama en la que recibió millones en sobornos de narcotraficantes. El mandatario no ha sido acusado.

"Sin políticos corruptos, el tipo de narcotráfico del que se trata en este caso es difícil, si no imposible", escribieron los fiscales en un documento judicial a principios de este mes, solicitando una sentencia máxima de cadena perpetua.

En respuesta, el abogado de Tony Hernández, Peter E. Brill, afirmó la inocencia de su cliente y pidió clemencia, asegurando que tras el juicio hay una motivación política.

"Este caso es uno más de una larga serie de desventuras en la intervención de la política exterior emprendida por el gobierno de Estados Unidos, esta vez en busca de un cambio de régimen en los niveles más altos de Honduras", expresa Brill en el escrito legal de la defensa, en el que pide para su cliente una sentencia mínima de 40 años de prisión.


El caso reveló la profundidad de los nexos entre los narcotraficantes y el Estado hondureño, así como las complicadas relaciones entre EEUU y el presidente Hernández, que una vez fue considerado un aliado incondicional en la guerra contra las drogas, así como en la contención de la marea de migrantes centroamericanos.

El presidente Hernández ha negado todas las acusaciones de vínculos con los narcotraficantes, diciendo recientemente que los capos encontraron una "llave mágica" para reducir sus penas de prisión diciendo mentiras contra él. "Para toda la familia, la noticia que se espera de Nueva York será dolorosa," el presidente tuiteó el martes por la mañana antes de la sentencia.

Hernández también tuiteó que el narcotráfico ha caído un 95% en Honduras desde que él asumió el cargo.

La DEA comenzó a investigar a Hernández y otros en 2013. El aumento de las acusaciones desde el juicio, incluida la condena a principios de este mes de otro narcotraficante hondureño acusado de sobornar al presidente, ha dejado claro que él sigue siendo blanco de la investigación.

Cargando Video...
Viaje a las montañas de Honduras donde se esconden los narcos que supuestamente ayudaron al presidente Hernández y su hermano

El principio

Según los fiscales, Tony Hernández comenzó a trabajar con los narcotraficantes alrededor de 2004, proporcionando información sobre los puestos de control de la policía y los radares de tráfico aéreo. En ese momento, Juan Orlando Hernández estaba cumpliendo su segundo mandato en el Congreso.

Para cuando un golpe de Estado en 2009 llevó a un cambio en el control del gobierno al Partido Nacional de Hernández, Tony Hernández se había convertido en un proveedor de cocaína, con un laboratorio en Colombia que aparentemente sellaba algunos de los alijos con sus iniciales: 'TH'.

Una imagen interceptada de un kilo estampado con las iniciales TH fue una prueba clave en el juicio. Varios testigos que cooperaron declararon haber visto el sello en paquetes de cocaína comprados a Tony Hernández. Los fiscales dijeron que era una señal de que operaba sin temor a ser perseguido.


Mientras tanto, Tony Hernández también facilitó sobornos cada vez más cuantiosos de narcotraficantes a la campaña presidencial de su hermano en 2013, incluyendo un millón de dólares del ex jefe del cartel de Sinaloa, Joaquín 'El Chapo' Guzmán.

Un exalcalde del Partido Nacional y narcotraficante confeso, Alexander Ardon, testificó que fue testigo de cómo Tony Hernández recibió ese soborno y que también había pagado millones a Juan Orlando Hernández y a otros políticos.

La caída

En enero de 2014, Juan Orlando Hernández fue investido presidente y Tony Hernández se convirtió en legislador. La familia nunca había sido tan poderosa, sin embargo, las cosas empezaron a desmoronarse lentamente.

Ese mismo mes, se allanó por segunda vez un laboratorio de cocaína en el departamento natal de la familia. Tony Hernández, abogado de profesión, representó a los dos hombres capturados y supuestamente les ayudó a evadir la justicia. Las circunstancias levantaron sospechas y por primera vez circularon públicamente rumores sobre la participación de Tony Hernández en el narcotráfico.

En 2016, se hicieron públicas nuevas acusaciones, entre ellas la de un oficial de inteligencia militar que reveló que había interceptado un helicóptero que transportaba cocaína en 2014 y que, según fuentes, pertenecía a Tony Hernández y al ministro de Defensa.

En un esfuerzo por limpiar su nombre, Tony Hernández viajó a Estados Unidos en octubre de ese año para reunirse con la DEA y los fiscales federales. Durante esa entrevista, admitió conocer a varios narcotraficantes, pero negó haberse reunido con el jefe del poderoso clan de los Cachiros, Devis Leonel Rivera, a pesar de que se le mostraron imágenes del encuentro.

En el juicio se presentó un video grabado en secreto de la reunión celebrada en un restaurante Denny's de Tegucigalpa en febrero de 2014 y Tony Hernández fue acusado de mentir a un agente federal.

En noviembre de 2017, Juan Orlando Hernández se adjudicó la victoria en unas elecciones empañadas por las denuncias de fraude. Un año después, Tony Hernández, aparentemente confiado en que su apellido le proporcionaba inmunidad, viajó a Miami donde fue detenido en el aeropuerto.

En junio de 2019, las autoridades hondureñas capturaron a un narcotraficante en cuyos libros de contabilidad se nombraba a Tony Hernández y lo implicaron en múltiples envíos de cocaína a gran escala.

Las secuelas

Aproximadamente una semana después de que Tony fuera condenado, el autor de los libros de contabilidad, Nery Orlando López Sanabria, fue brutalmente asesinado dentro de una prisión de máxima seguridad en Honduras. Una investigación de Univisión reveló que López había estado en contacto con la DEA a través de sus abogados y deseaba cooperar.


Desde entonces, los fiscales han dejado claras sus intenciones de perseguir a otros co-conspiradores en el caso. Tres de ellos, entre ellos un expolicía y primo de Tony y Juan Orlando Hernández, se han entregado a las autoridades estadounidenses y otros dos fueron acusados.

El presidente Hernández fue nombrado co-conspirador en el caso contra el exjefe de la policía nacional Juan Carlos 'El Tigre' Bonilla y el empresario Geovanny Fuentes, que fue condenado por cargos de tráfico de drogas y armas por un jurado de Nueva York a principios de este mes.


Un testigo en ese juicio declaró que vio a Fuentes pagar sobornos al presidente Hernández durante la campaña presidencial de 2013.

Se espera que Tony Hernández apele su condena. Para reducir su condena, también podría optar por cooperar con los fiscales. Esa posibilidad, sin embargo, parece poco probable, porque potencialmente tendría que compartir información incriminatoria sobre su hermano.

"Dicha cooperación debe ser completa; en otras palabras, no puedes elegir contra quién vas a cooperar, tienes que contarle todo a los fiscales", dijo Rebecca Monck Ricigliano, exfiscal y jefa de la Unidad de Narcóticos del Distrito Sur de Nueva York. "Así que eso requeriría información sobre el presidente de Honduras, suponiendo que la tenga".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés