null: nullpx

Así fue como Emma Coronel dejó de ser la cara frívola del juicio a su esposo ‘El Chapo’

Ya en la recta final del proceso judicial contra Joaquín Guzmán, la madre de sus hijas ha pasado de ser el tema de los programas de farándula, a verse acusada por uno de los 13 testigos de haber ayudado a su marido en una de sus espectaculares fugas. Además ha sido mencionada un par de veces en las evidencias presentadas por las autoridades estadounidenses.
27 Ene 2019 – 1:57 PM EST

Cuando el agente de la DEA Víctor Vázquez narraba la captura en 2014 de Joaquín ‘El Chapo’ en un hotel de Mazatlán se mostró al jurado una foto que no era la de los narcotraficantes mencionados hasta el cansancio en el juicio. Aparecía, en cambio, la esposa del acusado, Emma Coronel Aispuro, quien ese día estaba presente en la corte. Esa evidencia era el preámbulo de lo que faltaba del relato: en aquella habitación del cuarto piso donde un grupo militar de élite arrestó al que entonces era el criminal más buscado también “estaba su esposa y dos pequeñas”, sus gemelas.

En ese justo momento, Emma Coronel se veía particularmente incómoda: hacía un sonido repetitivo con las uñas de su mano derecha golpeando la banca de madera en la que estaba sentada. Aceleró el ruido mientras el agente Vázquez contaba cómo que se fue acercando al capo sinaloense, quien ya se encontraba hincado entre marinos, para reconocerlo. “¡Dios mío! ¡Es él!”, expresó al verlo de frente.

El fiscal federal que le hacía preguntas al oficial de la DEA para obtener una descripción más completa, incluso le pidió que identificara a Coronel sentada entre los periodistas y el público. Antes de que la buscara con la mirada, la defensa objetó y el juez le dio la razón.

Durante las últimas dos semanas, ya en la recta final del proceso judicial contra Guzmán, Coronel ha pasado de ser el tema de los programas de farándula y el lado frívolo del juicio, a verse acusada por uno de los 13 testigos de haber ayudado a su marido en una de sus espectaculares fugas. Además ha sido mencionada un par de veces en las evidencias presentadas por las autoridades estadounidenses.

Ella ha mantenido su postura indiferente. “Me vale”, comentó poco después de una de esas menciones.


Pero uno de los abogados mexicanos del capo, Juan Pablo Badillo, dijo a Univision Noticias que ese señalamiento es el golpe más duro que Guzmán ha recibido en su proceso judicial.

“Preferiría la muerte, el señor Guzmán, a que la madre de sus gemelitas fuera a la cárcel”, dijo. Por otro lado, negó categórico que ella estuviera involucrada en el escape de su cliente hace cuatro años. “Ella se dedica a la atención de sus hijitas, a las que ella ama entrañablemente”, subrayó.

“Colaborando” en la fuga de Guzmán

El instante más álgido para la mujer de ‘El Chapo’ se registró este miércoles, al ser señalada por un exlugarteniente del cartel de supuestamente haber colaborado para que Guzmán huyera de una prisión de máxima seguridad en 2015 y de tratar de que volviera a escapar antes de ser extraditado.

Dámaso López, alias ‘El Licenciado’ y quien era la mano derecha de Guzmán, testificó que Coronel se encargó de llevar los mensajes de su esposo encarcelado sobre la excavación de un túnel que llegó hasta el baño de su celda en el penal del Altiplano, en el centro de México.

Mientras Guzmán estuvo recluido en esa prisión en 2014 y 2015, ‘El Licenciado’ planificó la fuga de su jefe con Coronel y cuatro hijos del capo. Ella era la mensajera de Guzmán, afirmó.

Para que las autoridades no se enteraran del plan, relató López, los hijos del narcotraficante compraron una parcela cerca de la prisión, la cual se convirtió en el otro extremo del túnel por el cual escapó a bordo de una motocicleta modificada en 2015.

Guzmán fue recapturado en enero de 2016 en Los Mochis, Sinaloa, y regresado al Altiplano.

Según López, la esposa de su “compadre” le dijo al mes siguiente del arresto que Guzmán quería repetir su escape. No pudo porque fue trasladado a otra cárcel en Ciudad Juárez. Además, no funcionó un soborno de dos millones de dólares que le entregaron a un funcionario federal no identificado.

A través de cartas que Guzmán le escribió a ‘El Licenciado’ desde la prisión, este le pedía que todos sus asuntos los tratara directamente con su esposa, quien lo visitaba en el Altiplano y en la cárcel de Juárez.

Coronel nunca ha sido acusada de un delito en México, ni en EEUU. El Departamento de Justicia (DOJ) ha declinado comentar sobre los señalamientos que recientemente se han hecho contra ella.

Traiciones, corrupción y muerte: las claves del juicio a 'El Chapo' Guzmán (fotos)

Loading
Cargando galería


La casa con nombres falsos de las gemelas

Entre la evidencia presentada en la corte de Brooklyn hay copias de la forma que entregó Coronel para obtener un pasaporte estadounidense (ella nació en el norte de California), de las actas de nacimiento de sus gemelas y de la aplicación para que ellas recibieran dicho documento de viaje.

También hay cartas que le escribió Guzmán de su puño y letra. “Para Ema”, se lee al frente.

A principios de enero Emma recibió la primera sacudida en el tribunal. José Moreno, un agente especial del FBI que investigaba las actividades del cartel en México, reveló mensajes privados entre Guzmán y ella exponiendo que estuvo involucrada de alguna manera en las actividades del cartel.

‘El Chapo’ trataba de comprar una residencia de lujo en Cabos San Lucas, valorada en un millón de dólares, y poner a sus hijas gemelas como propietarias, pero usando nombres falsos. Su esposa aparentemente estuvo enterada de la transacción, así como de un operativo fallido en esa vivienda del que logró escapar Guzmán en febrero de 2012, según revelan mensajes de texto mostrados en la corte.

“Ay, amor, qué feo ¿Sabrán algo?”, escribió preocupada Coronel sobre el intento de recaptura. “Viendo las noticias a ver qué sale”, le comentó más tarde a su marido.


El capo le mencionó que en la residencia había dejado “equipo”, refiriéndose a rifles de alto poder, una granada, chalecos antibalas, cartuchos, celulares, unos binoculares de visión nocturna, computadoras portátiles y libretas con información sobre las actividades del cartel.

Sobre la compra de la residencia en Cabos, Guzmán le explicó a Coronel: “Para que las ‘reynitas’ tengan las propiedades a ese nombre que se va a registrar”.

“Papá, ¿qué no piensas felicitarnos?”

No era todo. Las conversaciones escritas entre la pareja también sugieren que Coronel sabía sobre los negocios sucios de su esposo: le alertaba sobre la presencia de militares en su zona, le preguntaba por sus lugartenientes y tendría en su poder un arma de fuego para protegerse de los enemigos de su esposo.

“Van a catear una dirección”, se lee en un mensaje que le envió al mafioso. “Amor, me están diciendo que van a una casa de Amado”, le advierte en otro.

“Le cayeron a la casa donde tenía las cosas, los federales de México y se llevaron todo”, le escribió a Guzmán a principios de 2012.

“Acaban de matar a unos muchachos en la Guadalupe: ¿No es gente de usted?”, le preguntaba ella en otra comunicación escrita. “No, amor”, le respondió el narcotraficante.

En otra ocasión, preocupado por un posible cateo en la casa donde estaba su mujer, el narcotraficante le pidió que pusiera el arma que tenía en un escondite. “Métela al ‘clavo’”, le pidió.


La Fiscalía mostró el pasado 9 de enero varias comunicaciones entre ‘El Chapo’ y su esposa a través de celulares Blackberry que tenían un sistema que encriptaba su contenido. Un técnico del cartel que aceptó colaborar con el FBI les colocó un programa que registraba mensajes de texto, los números de teléfonos y ubicaciones. Coronel se identificaba como “CharlyBlack 11” y utilizaba el correo electrónico reinita_guzman@hotmail.com.

“Cuando miren algún carro sospechoso avísame de inmediato para mandar checarlos”, le pidió Guzmán a su esposa, a quien le sugería eliminar sus conversaciones por ese medio. “Borra cada vez que terminamos de ‘chatiar’ (sic)”, le dijo.

A las manos de los agentes del FBI también llegaron mensajes que muestran el lado paterno de ‘El Chapo’. “Papi, mañana es nuestro cumple”, le escribieron desde el celular de su esposa. “Sí, reynitas, ya están grandotas. Ya cumplen más”, respondió Guzmán.

Al día siguiente él recibió este reclamo de las niñas: “Papá, ¿qué no piensas felicitarnos?”.

Negocios de droga desde el celular de Emma

Según la evidencia obtenida por el FBI, el padre de ella, Inés Coronel, preso por narcotráfico, aparentemente utilizó el celular “especial” de su hija para comunicarse con su yerno.

En una de esas charlas hablan sobre el trasiego de droga a través de la frontera, desde la ciudad de Cananea, en Sonora. “Está un cruce bueno por ahí”, le dice Inés Coronel a Guzmán. “¿Quién les ayudará allá?, preguntó ‘El Chapo’. “La gente que era de ‘Markitos’”, le respondió.

Su patrón y yerno también le sugirió que dejara de llamarle por radio y que usara los celulares del cartel.

“No comente a otra gente para que la migra (Patrulla Fronteriza) carreree (persiga) a otra gente, ya que están escuchando todos los radios. Tenga discreción porque nadie lo está haciendo con blac (Blackberry)”, dijo.

Publicidad