null: nullpx
Muertes

La trágica muerte de una pareja de adolescentes en un ascensor que conmocionó a España

Los jóvenes, que vivían en Madrid, estaban celebrando el fin de curso y decidieron bajar a buscar tabaco a la vivienda de ella cuando una pared del elevador cedió.
15 May 2017 – 4:15 PM EDT

Las familias de Belén Jordana y José Amián aún siguen sin entender cómo el suelo del ascensor del edificio de lujo en el que estaban los dos adolescentes de 17 años se desplomó y acabó con la vida de los jóvenes cuando estaban celebrando que iban a iniciar sus estudios universitarios.

El suceso, que ocurrió la semana pasada en Madrid, España, aún tiene conmocionado al país, que se pregunta cómo pudo suceder algo así cuando el ascensor había superado la revisión periódica -realizada en 2015- y el pasado mes de abril se había realizado el mantenimiento.

Belén y José eran novios y habían decidido celebrar en el edificio donde ella vivía que habían acabado los últimos exámenes del curso antes de enfrentarse a las pruebas para entrar a la universidad. Los dos, unos estudiantes "excelentes y alegres", según sus compañeros, habían convocado a los amigos en la zona social. Ella iba a estudiar Derecho y él Administración de Empresas.

La imagen de una tragedia inexplicable

Los jóvenes, ambos católicos, se habían conocido hacía dos años. Desde entonces habían permanecido juntos y esa tarde, la misma en la que habían terminado las pruebas en su escuela, estaban disfrutando en la zona social, en el octavo piso de un edificio de lujo situado en el exclusivo barrio de Salamanca de la capital española. Todo era perfecto: la música, el ambiente, la gente.. pero poco antes de las cinco de la tarde los dos decidieron bajar a la sexta planta, donde vivía la joven con sus padres, para buscar tabaco.

Tras subirse al ascensor, "se funden en un cariñoso abrazo y se apoyan en la parte posterior de un elevador acristalado instalado 10 años atrás. Son la viva imagen del amor. Segundos después serán la imagen de una tragedia aún inexplicable", relató el diario español El Mundo.

Sin saber cómo, una de las paredes de la cabina, de cristal, cedió y los jóvenes se precipitaron al vacío por el hueco del elevador. Ninguno de los dos sobrevivió. Algunos de sus amigos se encontraban abajo esperando el ascensor para ir a la fiesta.

Nada más suceder el trágico accidente, los servicios sanitarios se desplazaron al lugar. Pese a que intentaron a reanimar a los jóvenes, finalmente decretaron su muerte por politraumatismos. Además se tuvo que instalar un hospital de campaña para atender a los amigos y familiares que estaban en el edificio que sufrieron crisis de ansiedad.

El edificio donde ocurrió el suceso fue heredado por el padre de Belén. Inicialmente, él y sus hermanos dicidieron ronovarlo en 2013 y transformarlo en un inmueble de viviendas de lujo, que alcanzarían un precio de 1,7 millones de euros (1.87 millones de dólares). La idea inicial era venderlos todos, pero en el último momento él decidió quedarse con una de las viviendas de lujo.

Pese a la remodelación, el ascensor, que había sido instalado en 2006, no sufrió ningún cambio. La familia decidió mantener la estructura enrejada por su carácter histórico, según el diario español. En todo caso, nunca había dado un problema mayor y había pasado todas las inspecciones, incluida la última, que se realizó hace dos años. Además, se le había dado mantenimiento de manera regular.

El periódico apunta a que existe la posibilidad a que la junta de propietario decidiese poner un espejo de cristal con silicona para escoder los contrapesos del elevador.

En todo caso, cuando ha pasado ya casi una semana, y los dos jóvenes ya han sido enterrados, sus familiares y amigos aún siguen preguntándose cómo pudo ocurrir algo así.

Cinco casos de menores desaparecidos que conmocionaron a sus comunidades

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MuertesEspaña
Publicidad