publicidad
La demanda acusa al Adventist Medical Center, en Portalnd, de negligencia por traer al bebé cuando la madre estaba bajo los efectos de medicamentos.

Una madre que asfixió sin querer a su bebé recién nacido demanda al hospital por $8.6 millones

Una madre que asfixió sin querer a su bebé recién nacido demanda al hospital por $8.6 millones

Monica Thompson denuncia que una enfermera le llevó su hijo Jacob para amamantarlo cuando ella estaba bajo los efectos de medicamentos contra el dolor y para dormir. Cuando despertó, descubrió el bebé estaba inconsciente. Murió seis días después tras ser desconectado a indicación de los médicos.

La demanda acusa al Adventist Medical Center, en Portalnd, de negligenci...
La demanda acusa al Adventist Medical Center, en Portalnd, de negligencia por traer al bebé cuando la madre estaba bajo los efectos de medicamentos.

Una madre está demandando a un hospital en Oregon después de que asfixiara a su hijo Jacob, recién nacido, de manera accidental porque se quedó dormida con el bebé debido a los medicamentos que le habían dado para dormir y contra el dolor.

Monica Thompson, que presentó la querella la semana pasada contra el Portland Adventist Medical Center, acusa al hospital y a la enfermera de negligencia y solicita pide una indemnización de 8.3 millones, según los documentos judiciales.

Thompson, de 42 años, sostiene que el 5 de agosto, hacia el final del día, recibió una "combinación de pastillas contra el dolor y para dormir". Poco después, hacia las 3:00 am una enfermera llevó al pequeño Jacob y lo puso a su lado en la cama para que pudiera darle el pecho. Entonces, "salió de la habitación y dejó a la madre y al hijo sin vigilarlos".

La desgracia ocurrió poco después. Cuando una hora más tarde Monica se despertó, "aún con sueño y aturdida" se dio cuenta de que su hijo estaba inconsciente. Por eso, llamó al personal médico y comenzó a intentar que el bebé reaccionara: le tocó los ojos, lo movió y le habló, pero todo sin respuesta.

Ante su desesperación, y dado que nadie del hospital apareció en su habitación, "tomó su hijo por el pasillo y comenzó a gritar pidiendo ayuda". Finalmente, una enfermera observó lo que estaba ocurriendo y se activó el código de emergencia dado que el bebé no respiraba.

publicidad

Finalmente, fue desconectado

Jacob acabó en las Unidad de Cuidados Intensivos para Recién Nacidos, donde permaneció por seis días. Finalmente murió el 12 de agosto, con solo 10 días. Los médicos indicaron que el bebé había sufrido una fuerte hipoxia (falta de oxígeno) y su cerebro sufrió daños permanentes, por lo que los facultativos recomendaron desconectarlo.

En un mismo fin de semana, mueren 14 bebés en un hospital de República Dominicana Univision

Por todo ello, la familia considera que el hospital y la enfermera fueron "negligentes en el tratamiento y el cuidado de Jacob". Como consecuencia, la "imposibilidad de respirar causó desesperación y ansiedad (en el bebé)", que además se tradujo en "costillas rotas, contusiones y moratones, que le causaron un gran daño". La demanda solicita 3 millones por todo ello.

Por su parte, la madre padece una fuerte depresión, ansiedad y otros trastornos por la muerte de su hijo, por lo que piden 5 millones de dólares. El resto del dinero solicitado proviene por otros gastos, como médicos.

El Portland Adventist Medical Center publicó un comunicado en el que calificó lo sucedido como un "trágico evento", pero no realizaron comentarios adicionales porque "estamos analizando las acusaciones".

La Academia Americana de Pediatría recomienda que nos bebés no duerman en la misma cama que los progenitores, precisamente para evitar situaciones como la vivida por Monica Thompson.

Cinco casos de menores desaparecidos que conmocionaron a sus comunidades
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad