Muertes

Turba en México quema vivos a dos sospechosos que habían sido exculpados de secuestrar niños

Los dos hombres fueron sacados de una cárcel en una población rural de Puebla, rociados con gasolina y quemados, al igual que su automóvil. La fiscalía descarta que los occisos hubieran participado en algún delito y la gobernadora del estado dijo que "es inadmisible hacer justicia por propia mano".
30 Ago 2018 – 2:08 AM EDT

Una multitud enfurecida irrumpió en una prisión de una comunidad rural en Puebla, donde estaban arrestados dos sospechosos de secuestro de niños, a quienes sacaron, rociaron combustible y quemaron sin que la policía pudiese hacer algo para impedirlo, informó este miércoles la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

Los hombres, de 53 y 21 años de edad, identificados como Alberto N. y Ricardo N., habían sido detenidos en la comunidad de San Vicente Boquerón, municipio de Acatlán de Osorio, y trasladados a la estación de policía local, informaron las autoridades del estado de Puebla.

Una turba enardecida de alrededor de 150 personas ingresó por la fuerza a la prisión para sacar a los hombres a los que acusaban de intentar secuestrar a menores.

"Los ataron y les rociaron gasolina para luego prenderles fuego en la plaza central de la localidad", informó la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla. También quemaron su vehículo.

Decenas de personas que estaban presentes optaron por grabar videos con sus teléfonos móviles para subirlos a las redes sociales.

Familiares de los dos linchados acudieron al lugar pocos minutos después de los hechos, rechazaron los cargos de secuestro y aseguraron que solo eran unos campesinos.

"De manera preliminar se descarta que los occisos hubieran participado en algún delito, presuntamente se dedicaban a labores del campo", dijo la Fiscalía General del Estado de Puebla en un comunicado en el que confirmó que enviaron personal para recoger los cadáveres.

En un comunicado el Gobierno de Puebla lamentó la muerte de estas personas a manos de la muchedumbre y la gobernadora electa del estado, Martha Erika Alonso, se sumó a la condena del linchamiento al lamentar que las autoridades se vean rebasadas en la demanda de dar seguridad.

"Las autoridades municipales de Acatlán de Osorio están rebasadas para brindar seguridad. Condeno enérgicamente los linchamientos suscitados, es inadmisible hacer justicia por propia mano", señaló la gobernadora electa.

El gobierno de Puebla destacó que “pese al rescate realizado, los elementos no siguieron los protocolos de actuación establecidos; de igual forma, la autoridad municipal nunca envió negociaciones para establecer el diálogo con el grupo creciente de personas", y tampoco informó a otros cuerpos de seguridad "para brindar un pronto auxilio”.


La fiscalía de Puebla informó que ante los reprobables hechos ocurridos en Acatlán, se inició la investigación por el delito de homicidio calificado.

Un antecedente de este linchamiento sucedió en octubre de 2015 en la comunidad de Ajalpan, donde los pobladores lincharon y quemaron vivos a dos hombres que hacían encuestas tras acusarlos de secuestro.


Publicidad