null: nullpx
Muertes

Abaten a un enfermo mental que tenía dos cuchillos y amenazaba a las personas en Tulsa

Agentes de la policía de Tulsa, en Oklahoma, dispararon varias veces a Joshua Barre, un hombre de raza negra y con problemas mentales que llevaba dos cuchillos de carnicero y estaba cerca de una tienda. Su madre dijo que "probablemente estaba asustado, pero no era una persona violenta".
10 Jun 2017 – 8:02 AM EDT

Una llamada de alerta a la policía de Tulsa, Oklahoma, terminó en un tiroteo mortal en el que agentes dispararon repetidas veces a un afroestadounidense con problemas mentales que tenía en sus manos dos cuchillos y merodeaba una tienda de conveniencia.

La víctima fue identificada como Joshua Barre, de 29 años, un hombre de raza negra y con discapacidad mental. Tras ser tiroteado fue llevado a un hospital, donde murió más tarde, dijo la oficina del sheriff de Tulsa, citado por CNN.

Funcionarios del servicio de salud mental del condado habían ido a casa de Barre el viernes para trasladarlo y hacerle una evaluación de salud mental. Pero cuando llegaron, un vecino les dijo que Barre estaba en la calle con dos cuchillos grandes, explicó Leland Ashley, portavoz de la policía de Tulsa, citado por USA Today.

La policía recibió cuatro llamadas al 911 que denunciaban que el hombre caminaba con "dos cuchillos de carnicero" y amenazaba a la gente, aseguró Ashley.

Fue entonces cuando las autoridades se trasladaron al negocio y encontraron a Barre, a quien dieron la orden de soltar los cuchillos, pero Barre se alejó y los agentes le dispararon repetidas veces temiendo que pudiese entrar a la tienda y poner en peligro a las personas que estaban dentro.

Los tres funcionarios implicados han sido puestos en licencia administrativa de rutina. Ashley dijo que las autoridades están revisando las imágenes que pudieron haber registrado las cámaras de vigilancia y las cámaras que llevaban los propios agentes.

El trágico suceso desencadenó una protesta de los vecinos de Barre, que obligó a trasladar docenas de elementos antidisturbios.

"Mi hijo estaba mentalmente enfermo y no tuvieron que matar a mi hijo", dijo la madre de Barre, Etta Jones Barre, al canal local KTUL.

"Podrían haber hecho algo diferente. Probablemente estaba asustado por su vida, pero mi hijo no era una persona violenta", dijo.



En fotos: La fiesta de piscina que terminó en tragedia en San Diego

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MuertesTiroteosEstados Unidos
Publicidad