null: nullpx
América Latina

Bolivia también se quema: así tratan de apagar los incendios con ayuda internacional

Pese a que la atención internacional de los incendios en la Amazonía se ha centrado en Brasil, en Bolivia el fuego ha consumido 1.2 millones de hectáreas, devastando a su paso bosques, pastizales y fauna. Mientras el gobierno de Evo Morales se abrió a la cooperación internacional, la sociedad civil trata de organizarse para canalizar la ayuda.
28 Ago 2019 – 11:10 AM EDT

El paisaje en el parque Ñembi Guasu es desolador. Se trata de un área del Chaco boliviano que alberga a indígenas ayoreos no contactados y que fue declarada reserva ecológica en mayo pasado por su importancia internacional y la diversidad de su fauna y flora. Un armadillo avanza asustado por un paraje carbonizado. Entre las cenizas del que era su hábitat solo destacan los troncos de unos árboles pelados que sobrevivieron al fuego.

Según le dijo el veterinario Jerjes Suárez a la agencia Reuters, el animal se quedó ciego por el calor, pero tuvo más suerte que otros. En las orillas de los caminos desolados también se pueden ver los cadáveres de otros roedores y mamíferos que trataron de huir de las llamas pero acabaron vencidos por el humo de unos incendios que ya han arrasado con al menos 1.2 millones de hectáreas en el oriente de Bolivia.

Además de haber destruido el parque Ñembi Guasu, el fuego también está consumiendo el Bosque Seco Chiquitano, un ecosistema excepcional en el mundo situado entre la Amazonía y el Chaco.

Unos 5,000 miembros de las fuerzas armadas, la policía y los bomberos trabajan sin descanso coordinados por seis ministros que prácticamente se fueron a vivir a la zona desde hace una semana, mientras un avión cisterna 'Supertanker' que llegó desde Estados Unidos ha logrado frenar el avance del fuego hacia las fronteras con Brasil y Paraguay.

Según los últimos datos provistos por el gobierno, los focos de calor en la Amazonía y la Chiquitania se han reducido de 8,000 a 1,038, pero ese número es variable, ya que, mientras unos se apagan, aparecen nuevos en áreas dispersas debido a los fuertes vientos.

Y mientras el gobierno de Evo Morales finalmente aceptó la ayuda internacional que inicialmente se negaba a recibir, la sociedad civil trata de organizarse para llamar la atención del mundo sobre los incendios que también arrasan Bolivia para recaudar fondos y canalizar la ayuda.


Bolivia se abre a la cooperación

Inicialmente, Morales fue blanco de críticas por decir que no era necesaria la ayuda internacional, pero este fin de semana terminó aceptándola e instruyó a la Cancillería y al Ministerio de Defensa canalizar las colaboraciones.


"Bienvenida la cooperación, sea de organismos internacionales, sea de personalidades, como también sea de presidentes", afirmó el presidente, quien también decidió declarar una pausa en su campaña para las elecciones de octubre próximo en las que buscará su su cuarta reelección.

Hasta ahora, la cooperación económica para Bolivia de parte de los organismos internacionales suma 650,000 dólares, informó Morales, mientras que el vicepresidente Álvaro García Linera agradeció a Perú por el préstamo de dos helicópteros, cada uno con capacidad para cargar 3,000 litros de agua.

Esas aeronaves se suman al avión cisterna SuperTanker, Boeing 747, que desde el viernes participa en las tareas de extinción junto a cinco helicópteros de la Fuerza Aérea Boliviana, varias avionetas, 42 cisternas y 209 vehículos para transportar bomberos y voluntarios.

Según García Linera, las operaciones del SuperTanker con capacidad para 75,000 litros de agua costarán un millón de dólares, que son pagados con recursos del Estado.

Bolivia, además, contratará tres helicópteros especializados en apagar incendios, uno de ellos de doble hélice para transportar 12,000 litros de agua y los otros dos con una capacidad de transporte 4,000 litros cada uno.

“Estamos recibiendo ayuda internacional y, bienvenida. Va a llegar gente y nos sentimos agradecidos, pero fundamentalmente es nuestro esfuerzo como bolivianos”, dijo el vicepresidente.

La sociedad civil se organiza

Sin embargo, la sociedad civil no quiere permanecer con los brazos cruzados ante la tragedia ecológica que vive su país y tanto dentro como fuera de Bolivia se están organizando para canalizar la ayuda.

Ese es el caso de José Raúl Bolívar, un piloto y empresario boliviano que residió por 18 años en EEUU y que está aprovechando sus contactos en ese país y sus conocimientos de aviación para movilizar las donaciones y gestionar el envío de un segundo SuperTanker para sumarse a las labores de extinción de los incendios.

"Estamos juntando dinero en este momento para el segundo tánker que queremos llevar. Ya tenemos un convenio hecho con el operador que tiene un DC-1030, que es un avión con capacidad muy parecida al 747 y lo estamos tratando de llevar como apoyo para poder seguir ayudando", le dijo a Univision Noticias.

Según Bolívar, además de aportes económicos para la movilización de ese avión, principalmente de bolivianos residentes en Estados Unidos, Europa y otras partes del mundo, también están recibiendo ayuda de bomberos en diferentes lugares de EEUU que están donando equipos usados para enviar a Bolivia, además de medicamentos para llevar a los residentes de las zonas afectadas.

El empresario asegura haber conseguido ya 120,000 dólares en donaciones para la movilización del segundo avión cisterna y dice tener los permisos del gobierno que, asegura, también se comprometió a pagar el combustible y los retardantes de fuego que se lanzarían.

Sin embargo, apunta, una operación de esas características es sumamente cara, ya que solo la movilización del avión tiene un costo de $45,000 diarios más $12,500 por hora operada.

Univision Noticias solicitó al Ministerio de Defensa su versión de las gestiones adelantadas por Bolívar, pero la institución no pudo entregarla hasta la publicación de esta nota debido a que el ministro de Defensa, Javier Zabaleta, se encontraba trabajando en las operaciones contra los incendios en la zona destruida, indicó su oficina de prensa.

La compañía Global SuperTanker Services, que opera el avión cisterna ya enviado al país, le confirmó a Univision Noticias que Bolívar fue una de las primeras personas que se puso en contacto con ellos para gestionar el envío del avión cisterna que finalmente contrató el gobierno boliviano.

El empresario busca ahora fondos para el envío de un segundo avión porque, dice, la tristeza de ver la tragedia ecológica es indescriptible.

"Hay una tensión enmudecida: se siente la pena, la amargura de la gente, el no poder hacer nada es realmente difícil", asegura. "Lo único que quiero es ayudar a la gente. Que la gente esté bien y que se pueda parar el fuego porque están muriendo animales, plantas y se está perdiendo lo más valioso".

Por su parte, el gobierno de Morales ha declarado "una pausa ecológica" consistente en prohibir la venta de tierras en la zona destruida y agregó que también podrían considerarse otras medidas, además de la realización de un plan postincendio para lograr la rehabilitación de la zona.

Los ambientalistas han denunciado que, junto con la sequía que afecta a ese área del país, una de las causas del descontrol del fuego es que el gobierno autorizó la colonización de tierras en el oriente del país y que los colonos provenientes de la zona andina no pudieron controlar el fuego provocado para limpiar sus parcelas.


Fotos satelitales de los incendios en el Amazonas: la tragedia medioambiental vista desde el espacio

Loading
Cargando galería
Publicidad