null: nullpx
Maltrato

La madre que tuvo a su hija viva en el maletero por dos años es condenada a 5 años de prisión

Rosa Maria Da Cruz ocultó su embarazo a su familia y mantuvo a la bebé viva en su auto en condiciones inhumanas. La menor fue descubierta por casualidad deshidratada y agonizando por un mecánico. El padre, que desconocía todo, apoyó a su esposa en el juicio afirmando que "no lo hizo para hacerle daño a la niña".
16 Nov 2018 – 1:33 PM EST

Tras más de tres horas de deliberación, la madre que ocultó a su bebé viva por dos años en el maletero de su auto fue condenada este viernes a cinco años de cárcel, si bien tres de ellos son con libertad condicional.

Una corte de Corrèze, en el centro de Francia, ordenó prisión para Rosa Maria da Cruz, de 50 años, luego que se demostrara que escondió su embarazo y mantuvo en su auto a su hija desde que nació en 2011 hasta 2013, cuando la menor fue descubierta por casualidad por un mecánico. La niña estaba desnuda, sudando y bañada en su propia orina, deshidratada y agonizando, según contó el hombre tras denunciar los hechos.

La mujer también fue condenada a un seguimiento sociojudicial de cinco años en los que debe someterse a cuidados médicos.

Da Cruz enfrentaba hasta 20 años en una prisión, si bien la fiscalía general había pedido este viernes ocho por el maltrato al que sometió a la niña.

La menor, que hoy tiene 7 años y vive con una familia de acogida, sufre secuelas "permanentes" y, según un examen al que se le sometió en 2016, tiene un "déficit funcional del 80%" y un "autismo probablemente irreversible". Este diagnóstico es consecuencia directa de su encierro en la oscuridad y la ausencia de contacto con el exterior, según los expertos.

"Solo hay una víctima, no dos, y esa es Séréna"

La defensa de la mujer trató durante el proceso presentar a la madre como una persona con problemas mentales que la habían llevado a negarse a sí misma el embarazo y, por tanto, a no reconocer a la bebé. De hecho, ella misma afirmó que veía a su hija como "una cosa" y que no aceptó que era un bebé hasta que la vio sonreír con 18 meses.

Estas 11 madres fueron condenadas por asesinar a sus hijos

Loading
Cargando galería


La acusación atacó esa estrategia. "Este proceso no es sobre la negación del embarazo", dijo el abogado Olivier Kern, quien defendió la "necesidad imperiosa de la condena" para que la mujer "comprenda que Séréna no es un no-acontecimiento". La mujer tiene otros tres hijos menores de 9, 14 y 15 años.

Kern recalcó que el juicio era sobre "el disimulo" que llevó a la "privación de los cuidados, de los alimentos y a la violencia" contra la niña, quien durante dos años sufrió aislamiento, ausencia de contacto con el exterior y la "falta de todo".

"Solo hay una víctima, no dos, y esa es Séréna", indicó Isabelle Faure-Roche, de la organización pública que supervisa ahora a la menor. "La única que va a estar destruida, rota para siempre será Sérena (...) cuya vida ya nunca será la misma", añadió.

El marido defiende la actuación de la esposa

Faure-Roche también reprochó a la familia de la madre el apoyo que le ha brindado y el "llorar no por Séréna, sino por la madre".

El marido y padre de la menor, Alves da Cruz, fue arrestado en 2013, pero posteriormente fue liberado al demostrarse que él nunca tuvo conocimiento del embarazo y nacimiento de su hija.

Sin embargo, en el proceso mostró apoyo a su esposa: "Ella no debería haber hecho eso, pero no lo hizo para hacerle daño a la niña, si no la habría matado. Ella ama a la pequeña", afirmó.

Tras el veredicto, el presidente de la corte reconoció que la decisión "seguramente va a decepcionar a muchas partes", pero se justificó afirmando que se tuvo en cuenta "su recorrido" como madre de sus otros tres hijos.

Vea también:

Publicidad