Tras fallo judicial, el gobierno acepta renovaciones de DACA, pero no solicitudes de jóvenes que no estuvieran inscritos

A pesar de que la decisión judicial permitía al DHS aceptar nuevas solicitudes de amparo de deportación, dejó a discreción de la agencia federal darles curso.

Tras el fallo de una corte federal de Brooklyn la semana pasada para restaurar el programa de Acción Diferida de 2012 (DACA), el servicio de inmigración confirmó este martes que sigue abierta la ventanilla para la recepción de solicitudes de reinscripción, pero también advirtió que no está aceptando peticiones de parte de personas a quienes nunca antes se les ha otorgado el programa.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) explicó que, “debido a órdenes” de las cortes federales emitidas el 9 de enero de 2018 en San Francisco y el 13 febrero de 2018 en Brooklyn, “ha reanudado la aceptación de peticiones para renovar una otorgación de acción diferida bajo DACA”.

La agencia federal agregó que “el alcance del mandato preliminar emitido el 13 de febrero en el Distrito del Este de Nueva York es el mismo que el del mandato judicial preliminar emitido el 9 de enero de 2018 en el Distrito del Norte de California. Hasta nuevo aviso y a menos que se indique lo contrario, la política de DACA continuará operando bajo los términos existentes antes de que fuera rescindida el 5 de septiembre de 2017”, detalló.


Los fallos

El 9 de enero el juez William Alsup, quien preside la corte de distrito de San Francisco, ordenó al gobierno de Trump que reactive temporalmente el programa en los mismos términos que se encontraba al 5 de septiembre del año pasado, cuando fue cancelado por el fiscal general, Jeff Sessions.

Alsup determinó en su decisión que la cancelación de DACA fue una medida “arbitraria y caprichosa”, y dijo que la decisión debe mantenerse mientras continúa la revisión de varias demandas en contra del gobierno.

El 13 de febrero, un juez del distrito federal de Brooklyn emitió un fallo en los mismos términos, restableciendo totalmente el programa como estaba antes de su cancelación, y dispuso además que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reciba solicitudes nuevas de soñadores que nunca antes habían gestionado el amparo, pero dejaba a discrecionalidad del ministerio la aceptación de formularios.


Discreción del gobierno

“A pesar de que el fallo de Brooklyn permitía a ciertos dreamers que no estaban protegidos por el programa pedir el amparo de sus deportaciones, el gobierno tomó la decisión de no aceptar esos pedidos”, dijo Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias.

“El juez lo permitió, pero dejó en las manos del gobierno aceptar o no pedidos nuevos. La decisión de la USCIS que no las aceptará, no viola la orden judicial”, apuntó.

DACA protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes indocumentados que entraron al país antes de cumplir los 16 años y a los que se conoce como dreamers. El programa les otorga además un permiso de trabajo temporal renovable cada dos años.

“El gobierno, basado en las órdenes de los jueces de San Francisco y Nueva York, tenía la opción de aceptar peticiones nuevas, pero basado en política migratoria del momento, dudo mucho que el gobierno de Donald Trump siquiera someta un caso presentado por primera vez”, dijo Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas, Texas.

“Recuerde que la orden judicial de Nueva York dice que no necesariamente el gobierno tiene que considerar peticiones nuevas, lo que quiere decir es que el gobierno decide si quiere o no tramitarlas y concederlas. Pero vemos que ha dicho que no lo hará”, indicó.


Cómo se pide

La USCIS reiteró que las personas a quienes anteriormente se les otorgó acción diferida bajo DACA, pueden solicitar la renovación presentando el Formulario I-821D (PDF, 526 KB), el Formulario I-765 (PDF, 307 KB) y el permiso de trabajo ( Formulario I-765).

En el sobre donde se envían ambos formularios se debe adjuntar un money order por $495, que incluye el costo del trámite del permiso de trabajo ( $410) y la toma de huellas digitales biométricas ( $85).

La agencia recuerda que los dreamers cuyos permisos de trabajo vencen en los siguientes 90 o 120 días, son quienes deben llenar y enviar sus solicitudes de renovación del amparo, pero advierte que “no aceptará ni aprobará peticiones de permiso adelantado presentadas por receptores de DACA”.

En cuanto a los dreamers que tenían la protección de DACA, pero dejaron vencer o caducaron el amparo de sus deportaciones en o después del 5 de septiembre de 2016, aún pueden presentar su petición de DACA "en calidad de petición de renovación”, dijo la agencia, “Por favor escriba la fecha en que caducó su DACA anterior en la casilla apropiada de la Parte 1 del Formulario I-821D”, subrayó.

En el caso de los dreamers cuyos amparos vencieron antes del 5 de septiembre de 2016 o fueron cancelados, “usted no puede solicitar DACA en calidad de renovación (debido a que las peticiones de renovación usualmente deben ser presentadas dentro del plazo de un año a partir de la fecha de caducidad desde su último periodo de acción diferida aprobado bajo DACA), pero sin embargo puede presentar una nueva petición inicial de DACA, de conformidad con las instrucciones del Formulario I-821D y del Formulario I-765”, dijo la agencia.

La USCIS recordó además que DACA “es una determinación discrecional para diferir la acción de remoción de una persona como un acto de discreción procesal”. Y previó que “la acción diferida bajo DACA no confiere estatus migratorio legal a una persona y podría ser cancelada en cualquier momento, con o sin una Notificación de Intención de Cancelación, a discreción del DHS”.

Historia de la lucha dreamer: estas fotos explican los 5 años de DACA hasta su fin

Loading
Cargando galería