"Todos deseamos salir": cómo la propaganda del gobierno no pudo detener la última caravana de migrantes centroamericanos

A pesar de una campaña publicitaria masiva para frenar a la migracion, otro grupo de migrantes centroamericanos partió en caravana hacia Estados Unidos esta semana, echándole más leña al fuego del debate político sobre la que Trump denomina crisis en la frontera sur.
20 Ene 2019 – 2:03 PM EST

SAN PEDRO SULA, Honduras - La última caravana de migrantes hondureños, la tercera en menos de un año, partió la noche del lunes desde una estación de autobuses en la ciudad norteña de San Pedro Sula. Para el sábado, más de 3,000 migrantes ya habían ingresado a México.

Pero, en realidad, el grupo comenzó a formarse meses antes con un póster de Facebook que convocaba el viaje con el lema "Buscamos Refugio, en Honduras nos matan". No hizo falta mucho tiempo para que la imagen se difundiera rápidamente a través de grupos de chat y de las redes sociales.

Guerra de carteles: así trataron de disuadir los gobiernos a los migrantes de la nueva caravana (Fotos)

Loading
Cargando galería

Como en ocasiones anteriores, el objetivo de la mayoría es llegar a Estados Unidos. Sin embargo, en esta ocasión, a diferencia de las caravanas anteriores, el esfuerzo por reclutar migrantes fue contrarrestado por un bombardeo bien preparado de propaganda gubernamental, tanto de Estados Unidos como de Honduras, diseñado para asfixiar el éxodo, usando con otro eslogan "#TuNorteEstáAquí."

En las últimas semanas, los anuncios advirtieron a los migrantes desde los peligros del viaje, incluidos los abusos sexuales, así como las estrictas leyes de inmigración de Estados Unidos. “Dile no a la migración irregular. El coyote juega con tu vida. No vas a poder entrar a Estados Unidos", advertía un anuncio del gobierno hondureño.

"Los riesgos de la #migración ilegal son serios. No pierdan su tiempo y dinero en un viaje destinado a fracasar," se publicó en la cuenta de Twitter de la embajada de Estados Unidos con un video de la embajadora en funciones, Heide Bronke, en el que se dirigía directamente a los migrantes desde la frontera con Honduras con Guatemala.

"Miles de hondureños que participaron en la caravana ya regresaron, tristes de haber tomado esta decisión. No se dejan enganar. No inviertan su tiempo y dinero en un viaje destinado a fracasar", dijo Bronke en el video.


Su tono refleja un enfoque más comprensivo por parte de las autoridades de esta caravana, en contraste con el lenguaje agresivo de los funcionarios que en el pasado responsabilizaban a agitadores políticos de las caravanas.

“Sabemos que la realidad aquí es difícil para mucha gente," decía la embajadora en funciones en su mensaje. "Por eso hemos invertido millones de dólares para ayudar a los hondureños a mejorar su seguridad, su educación y oportunidades económicas (...) Tu país te necesita…. Tu futuro, tu norte está aquí.”

El inicio de la última caravana, su rápido avance por tres países y su inminente llegada a la frontera de Estados Unidos supone la última prueba para una comunidad internacional cada vez más coordinada para detener el flujo de migrantes en un esfuerzo liderado por la administración Trump.

Pero la campaña no ha logrado evitar que los migrantes ingresen a México, muchos de ellos sin ser registrados. Según el recuento oficial, más de 3,000 personas han cruzado a México en este último grupo, aunque eso es un número mucho menor de los 7,000 que se unieron a la última caravana.


Según el gobierno hondureño, 907 personas no pudieron salir debido a la falta de los documentos adecuados, incluidos 136 menores no acompañados. Además, las autoridades de ese país estiman que muchos más pudieron haber sido persuadidos de sañor por la campaña publicitaria del gobierno. Otros 161 aceptaron regresar voluntariamente.

"Si bien ningún gobierno puede impedir que sus ciudadanos se vayan, han intensificado sus esfuerzos para identificar a menores, delincuentes, traficantes y otros en riesgo", dijo un exdiplomático.

Pero, los migrantess siguen llegando y ningún esfuerzo de control fronterizo parece ser suficiente para detenerlos.

¿Más caravanas?

"El hecho de que tantos hayan logrado entrar a México va a estimular más caravanas," afirma Victor Meza, un destacado analista politico y director del Centro de Documentación de Honduras.

Pero, este numeroso grupo que se unió a la caravana será además una gran prueba para ver cómo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador maneja la llegada de migrantes. El gobierno mexicano movilizó un gran numero de funcionarios a la frontera con Guatemala e implementó un nuevo procedimiento más ordenado para registrar las llegadas de refugiados, ofreciéndoles visas humanitarias por un año.


Pero cientos de migrantes lograron cruzar la frontera sin ningún tipo de registro en la madrugada del viernes después de romper la cerradura de la puerta de entrada federal en Ciudad Hidalgo.

"La tormenta en el horizonte es si los migrantes obtienen una visa de tránsito para permanecer legalmente en México, no dice qué dirección deben tomar cuando caduque", dijo Adam Isacson, de la Oficina de Washington en Latinoamérica. (WOLA), un grupo de analisis politica con sede en la capital.

Pobreza

Los críticos dicen que los gobiernos se han dado cuenta de la necesidad de abordar las causas fundamentales de la migración: la pobreza, la educación, la falta de empleos dignos y la corrupción oficial.

"Tenemos un problema estructural muy grande de pobreza," explica Carlos Hernández, director ejecutivo de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ). "Ha sido un proceso de deterioro en los últimos años".


Un censo de 2016 encontró que casi el 61% de los hondureños vive en la pobreza. La falta de beneficios y programas gubernamentales prometidos para alentar a las personas a quedarse en sus países significa que las caravanas de migrantes siguen siendo una opción atractiva para algunas personas.

Una crisis por la controvertida reelección del presidente Juan Orlando Hernández, que estalló en violencia a fines de 2017 y duró varios meses no ayudó a estabilizar la situación de los potenciales migrantes. "La polarización política creó un rechazo del presidente, hasta un odio hacia él", dice Carlos Hernández. "Eso estimuló la primera caravana como expresión de inconformidad y una válvula de escape".


“A uno siempre le da temor, pero la misma situación de nosotros nos da temor”

Marta Euceda Padilla, de 30 años, una dempleada de Sonaguera, Honduras, estaba esperando el viernes por la mañana en una cola cerca de unas carpas que cubren el puente fronterizo entre Guatemala y México con sus tres hijos, de 7, 13 y 15 años. "Él (presidente Hernández) dice que tiene el pueblo con una vida mejor, pero si sería así, no tendríamos que salir".


El objetivo de esta madre soltera es llegar a Houston, donde espera encontrar trabajo, algo que no consiguió en Honduras a pesar de haber solicitado empleo en varias tiendas de ropa el último año pasado.

Euceda vio un anuncio del gobierno en la televisión sobre los peligros para los niños que emigran, pero asegura que su situación le obligó a partir: antes de salir, vivía en la casa de su hermano junto a su familia, trabaja recogiendo naranjas y la vida se volvió insostenible en su municipio: “A uno siempre le da temor, pero la misma situación de nosotros nos da temor”, dijo. “Si no puede ver desarrollo en el pais, la gente siempre va a seguir emigrando.”

Durante meses, el gobierno de Trump se ha quejado a los jefes de estado centroamericanos por considerar que no hacen lo suficiente para disuadir a sus compatriotas de emigrar. En varias reuniones, el vicepresidente Mike Pence instó a los líderes de las llamadas naciones del Triángulo del Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) a reforzar la seguridad fronteriza y reprimir a los coyotes.

La política de Estados Unidos se ha centrado principalmente en el problema de las drogas en Honduras, mientras que al presidente Hernández le gusta hablar de sus logros al reducir la tasa de homicidios del país.

"La enorme batalla contra el crimen"

Pero, ambos parecen ignorar los problemas sociales subyacentes. El gobierno de los Estados Unidos incrementó dramáticamente la ayuda a la región en los últimos años, asignando 2.1 mil millones de d[olares desde el año fiscal 2016. La mayor parte se destinó a la lucha contra el crimen. En 2016 y 2017, Honduras recibió casi 204 millones de dolares para la prevención de la violencia, los esfuerzos antidrogas, las mejoras en el sector de la justicia y otras medidas de seguridad, según WOLA.

En comparación, 112 millones de dolares financiaron el crecimiento económico, el desarrollo rural y social y la seguridad alimentaria.

En un evento el jueves por la noche, Hernández encendió una 'antorcha de la paz' en el estadio olímpico del país y elogió los sacrificios de los policías caídos en "la enorme batalla contra el crimen". El mandatario dijo que "poco a poco" se estaban haciendo avances. "Nos preparamos para la batalla final, no vamos a permitir que sigan en esos barrios y colonias donde entran y salen los delincuentes y generan zozobra", aseguró.


"Todos deseamos irnos"

Sin embargo, una encuesta realizada en 2018 por un grupo de expertos hondureños, el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús, encontró que en las familias donde algún miembro había migrado en los últimos cuatro años, el 83% dijo que la razón era la inseguridad económica, en comparación con el 11% que dijo era violencia.

Si bien los funcionarios pueden ser reacios a admitirlo, la migración masiva parece haberse convertido en la nueva norma en América Central, donde las familias desesperadas y desempleadas han descubierto que moverse en caravana en masa es una forma más barata y segura de llegar a la frontera sin pagar coyotes.

Las posibilidades que tienen de ingresar a los Estados Unidos siguen siendo remotas, dependiendo en gran medida de la solidez de una solicitud de asilo. “Hay que reconocerlo, es que aquí, no se puede vivir. No hay trabajo; solo riesgo de morir violentamente. Y el gobierno no hace nada”. escribió Juan Ramón Martínez, un respetado expolítico hondureño en un articulo en el periódico La Tribuna titulado ' Todos deseamos irnos'.

"Claro, aquí hay una frustración que impregna a los pobres de Honduras. Los ofrecimientos de una vida mejor, no son suficientes. Aquí falta el empleo. Y allá, hay vacantes. Pues en esa dirección van las caravanas", agregó.

La falta de empleos es una de las principales quejas expresadas por los migrantes, así como la inseguridad debida a la violencia de pandillas y los narcotraficantes. Si bien el presidente Hernández puede afirmar con razón que la violencia ha disminuido en los últimos años, esta sigue siendo alta. Las últimas semanas han visto un resurgimiento de asesinatos, en su mayoría atribuidos a la liquidación de puntajes entre bandas de narcotraficantes.

Caída del precio de café

Para empeorar las cosas, el precio internacional del café, el principal cultivo de exportación de Honduras, ha caído un 10% en los últimos 12 meses. La Organización Internacional del Café (ICO) en diciembre pronosticó un segundo año de producción excedente en 2019, lo que significa una continua presión a la baja sobre los precios en los próximos meses. (América Central y México juntos producen aproximadamente una quinta parte del grano arábica del mundo).

La crisis electoral en Honduras se ha calmado en los últimos meses y se espera que se firme una reforma electoral la próxima semana. Pero la crisis distrajo la atención del gobierno de los problemas fundamentales de salud y educación, dice Carlos Hernández, y la caravana ha servido como una llamada de atención sobre los problemas sociales subyacentes que se han ignorado.

Henry Arce, de 30 años, de Choloma, Honduras, esperó en la fila en la frontera sur de México para obtener una visa humanitaria el jueves por la noche. Una pulsera blanca en su brazo indicaba que había cruzado la frontera legalmente.

Su objetivo era encontrarse con unos primos en la ciudad mexicana de Querétaro, en lugar de dirigirse a Estados Unidos.

Casi había sido disuadido por los informes del gobierno en Honduras de que la ruta a través de México era peligrosa. Hace ocho años, intentó emigrar y regresó de Veracruz después de ver a grupos criminales atacando a otros migrantes que viajaban en el tren conocido como 'La Bestia', una forma común en la que los migrantes cruzan el país.

Pero esta vez, creía que la caravana lo salvaría de muchos de los peligros de la ruta. Él asumió que el gobierno publicó anuncios para prevenir más la migración de personas como él.

Arce había oído hablar de 11 personas de la caravana de octubre que, según sus familias, habían llegado a los Estados Unidos. Así que decidió dejar su trabajo estable como cobrador de boletos de autobús en el que ganaba 1,200 lempiras (50 dólares) por semana. En los ocho años que trabajó en autobuses locales, vio decenas de ataques en el transporte público.

Por eso, pese a los mensajes con los que su gobierno trata de disuadir a los migrantes, él partió.

(Maya Averbuch reportó desde la caravana en Honduras, Guatemala y México. David Adams reportó desde Miami)


RELACIONADOS:InmigraciónHondurasGuatemalaMéxico

Más contenido de tu interés