Obispos católicos viajarán a la frontera y rezarán por los inmigrantes muertos

Obispos católicos de EEUU viajan a la frontera con México y oficiarán una misa por los inmigrantes muertos.
7 Mar 2014 – 11:18 AM EST


Oficiarán una misa por los cerca de 6.000 inmigrantes que perdieron la vida tratando de ingresar a Estados Unidos.

Una delegación de obispos católicos viajará a la frontera con México donde oficiarán una misa por las almas de los cerca de 6.000 inmigrantes muertos en el intento por entrar a Estados Unidos.

La Misa se celebrará a las 9 a.m. del 1 de abril seguida por una conferencia de prensa.

La USCCB apuntó que el viaje de los prelados “sigue el ejemplo del Papa Francisco en Lampedusa”, Italia, en julio, donde rezó por el alma de los inmigrantes africanos muertos en el mar en el intento por llegar a Europa.

Tres meses después, a comienzos de octubre, 92 inmigrantes murieron luego que la embarcación en la que se transportaban se hundió en el mar. El Papa calificó de “vergüenza" el hundimiento de la nave, y pidió a los creyentes que recen por ellos y por "todos los refugiados" del mundo.

La fecha del viaje

La Conferencia dijo que la delegación de obispos se unirá a los obispos en la frontera, viajando a Nogales, Arizona, del 30 de Marzo al 1 de Abril para realizar una caminata en la frontera entre Estados Unidos y México, y celebrar una Misa en memoria de los cerca de 6,000 migrantes que han perdido la vida en el desierto desde 1998.

“El propósito del viaje es resaltar el sufrimiento humano causado por un sistema migratorio fallido, un aspecto del debate nacional sobre inmigración que es frecuentemente pasado por desapercibido”, dijo la conferencia.

“Lo que fallamos en recordar en este debate es el aspecto humano de la inmigración, que la inmigración es primordialmente sobre seres humanos, y no sobre temas económicos o sociales”, dijo el Obispo Eusebio Elizondo, obispo auxiliar de Seattle y presidente del Comité sobre Migración de USCCB.

“Quienes han perdido la vida " y quienes son deportados diariamente tienen el mismo valor y la dignidad innata que Dios le ha dado a todas las personas, pero aun así, no vemos sus sufrimientos y sus muertes”, agregó.

Elizondo citó palabras del Papa para denunciar la “globalización de la indiferencia” hacia los migrantes y condenó la “cultura del descarte” que sacrifica a seres humanos en búsqueda de riquezas.

“La frontera entre Estados Unidos y México es nuestra Lampedusa”, dijo el obispo. “Migrantes en este hemisferio tratan de alcanzarla pero frecuentemente mueren en el intento”.

Junto al comité que viajará a la frontera participarán en la marcha el Cardenal Seán O’Malley, de Boston, y varios obispos de la frontera. El Obispo Gerald Kicanas de Tucson, Arizona será el anfitrión de la delegación, detalló la USCCB.

RELACIONADOS:Inmigración

Más contenido de tu interés