null: nullpx
Reforma Migratoria

Negociaciones para legalizar a indocumentados están paralizadas en el Senado

El plan demócrata para legalizar entre 6 y 7 millones de inmigrantes indocumentados, algunos con más de 20 años en Estados Unidos, se encuentra paralizado en la Cámara Alta y no hay indicios de que las negociaciones se reanuden en el corto plazo.
Publicado 12 Ene 2022 – 12:04 PM EST | Actualizado 12 Ene 2022 – 12:04 PM EST
Comparte
Cargando Video...

El plan demócrata para legalizar entre 6 y 7 millones de inmigrantes indocumentados, algunos con más de 20 años en Estados Unidos, se encuentra paralizado en la Cámara Alta y no hay indicios de que las negociaciones reanuden en el corto plazo.

El 16 de diciembre la principal asesora del Senado, la abogada Elizabeth MacDonough, rechazó por tercera vez un plan que legalizaba a unos 6.5 millones de indocumentados bajo el mismo argumento señalado en las dos decisiones anteriores.

Incluir en el 'paquete de reconciliación' una vía para legalizar a 6.5 millones de no ciudadanos que se encuentran sin documentos en Estados Unidos “aumentará el déficit en unos $140,000 millones durante 10 años como resultado de la red de seguridad y programas de beneficios a los que tendrían acceso”, indicó.

Inmediatamente después del rechazo, la Casa Blanca de Biden anuncio que las conversaciones sobre el tema continuaban, pero tres días más tarde, el 19 de diciembre, el senador Joe Manchin (demócrata por West Virginia), anunció que no estaba de acuerdo con la Ley de Gasto Social de Biden (Build Back Better -BBB-), pieza clave sin la cual no hay espacio para la reforma migratoria prometida por el mandatario.

“Por ahora no hay negociaciones”

Tras la declaración de Manchin, molesto porque Biden hizo del conocimiento público las conversaciones que la Casa Blanca sostenía con el senador, el plan para regularizar a millones de indocumentados se detuvo.

“Por ahora no hay negociaciones”, dijo a Univision Noticias la abogada Lia Parada, directora de Asuntos legislativos de The Immigration Hub, organización que colabora con el liderazgo del Senado en la elaboración del plan migratorio que busca ser incluido en el plan de presupuesto de gasto social de Biden.

“Lo que resulta complicado en estos momentos es comenzar el proceso del paquete de presupuesto de gasto social (BBB)”, indicó. Y la clave está en que los 50 senadores demócratas deben estar de acuerdo porque se requiere del voto de todos ellos para aprobar la ley bajo el procedimiento conocido como paquete de reconciliación.

Esta herramienta permite al Senado aprobar una ley relacionada con el presupuesto con el voto de una mayoría simple de 51. El Senado está dividido en partes iguales entre demócratas y republicanos con 50 asientos cada uno y el desempate lo rompe el voto de la vicepresidenta Kamala Harris.

El plan demócrata

Desde que el Senado quedó configurado tras las elección de noviembre del 2020, los demócratas sabían que la ley de gasto social de Biden no contaba con respaldo republicano y echarían mano al paquete de reconciliación.

El 18 de marzo, tras la aprobación en la Cámara de Representantes de dos proyectos de ley migratorios bipartidistas que incluían un camino a la ciudadanía para unos 8 millones de indocumentados, los republicanos del Senado advirtieron que no estaban de acuerdo. La negativa llevó a los demócratas a redactar un plan para agregarlos como enmienda al paquete de reconciliación, pero necesitaban la aprobación de MacDonough.

En septiembre asomaron dos planes, uno con el contenido de las iniciativas del 18 de marzo y otro con una propuesta de modificación de la Ley del Registro, para permitir que millones de indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde el 1 de enero de 2011 califiquen para la residencia permanente.

Ambos proyectos fueron rechazados por la Parlamentarian y también el Plan C, que consiste en otorgar a 6.5 millones de indocumentados un estatus de residencia temporal por 10 años, una autorización de empleo y un permiso de viaje al extranjero.

Los tres proyectos fueron desestimados por la misma razón: los indocumentados que se favorecerían “aumentarán el déficit en unos $140,000 millones durante 10 años”.

Qué está pasando

“El enfoque ahora está puesto en el derecho al voto y el cambio de reglas en el Senado”, dice Parada. “Y en todo esto el voto del senador Manchin es clave, al igual que en la aprobación de la Ley de Gasto Social (BBB)”, advierte Parada.

“Mientras tanto, en el senado seguimos enfocados de conseguir protecciones y/o legalización para millones de inmigrantes indocumentados, algunos de los cuales llevan décadas en Estados Unidos”, explicó.

Parada dijo además que, a pesar de los esfuerzos, “sin conversaciones en este momento en el paquete grande (la Ley de Gasto Social) no habrá nada en los otros planes, como la reforma migratoria. Y tampoco habrá avance si el Senador Manchin no está en la mesa de negociaciones”.

La postura de Manchin

El 19 de diciembre el Senador Manchin dijo a través de un comunicado que tras más de cinco meses reuniéndose con el presidente Biden y los líderes del Congreso, Nancy Pelosi y Charles Schumer, para determinar el mejor camino a seguir a pesar de mis serias reservas, “he dejado claras mis preocupaciones” sobre la pandemia, el aumento de la inflación y la incertidumbre geopolítica en todo el mundo.

"Siempre he dicho: 'Si no puedo volver a casa y explicarlo, no puedo votar por él'. A pesar de mis mejores esfuerzos, no puedo explicar la amplia Ley Build Back Better en Virginia Occidental y no puedo votar para adelante con esta gigantesca ley”, precisó.

Manchin dijo además que “mis colegas demócratas están decididos a remodelar drásticamente nuestra sociedad de una manera que deje a nuestro país aún más vulnerable a las amenazas que enfrentamos. No puedo correr ese riesgo con una deuda asombrosa de más de $29,000 millones de impuestos inflacionarios que son reales y dañinos para todos los estadounidenses que trabajan arduamente en las bombas de gasolina, tiendas de comestibles y facturas de servicios públicos sin un final a la vista”.

El senador por West Virginia exigió “transparencia sobre el verdadero costo de la BBB” y aseguró que seguirá “trabajando con mis colegas a ambos lados del pasillo para abordar las necesidades de todos los estadounidenses y hacerlo de una manera que no ponga en riesgo la independencia, la seguridad y el estilo de vida de nuestra nación”.

Parada dijo que “se espera que cuando terminen los debates (sobre el derecho al voto y el cambio de reglas en el Senado para aprobar leyes) habrá un nuevo esfuerzo. Por ahora vamos a esperar hasta que el Senador Manchin esté dispuesto. Seguiremos presionando”.


Una fuente demócrata del Senado conocedora del complejo proceso de negociaciones y que pidió el anonimato porque no está autorizada a hablar con los medios, confirmó que el tema de la reforma migratoria “está paralizado” y que no se sabe cuándo podría ser reactivado. "Podría dilatar meses".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés