Los obispos católicos se reúnen para hablar de inmigración y la crisis en la frontera

Los obispos católicos de EEUU hablan de inmigración, la reforma migratoria y la crisis en la frontera.
7 Jul 2014 – 10:33 AM EDT


Los obispos católicos de Estados Unidos se reúnen a partir de este lunes, y durante cuatro días, para hablar de inmigración, reforma migratoria y la crisis humanitaria en la frontera.

La Conferencia Nacional de Migración (NMC, por sus siglas en inglés) es organizada por la Conferencia de Obispos Católicos (USCCB, por sus siglas en inglés), la Red Católica de Inmigración Legal (CLINIC) y Catholic Charities, y durará hasta el jueves.

Los organizadores dijeron que el objetivo es fortalecer la capacidad de la Iglesia y de la sociedad católica para avanzar en la vida y la dignidad de la persona humana en nuestro trabajo con los inmigrantes, los refugiados, los niños migrantes no acompañados, las víctimas de la trata de personas y otras personas vulnerables.

La conferencia señaló que durante la conferencia los obispos intercambiarán información sobre temas nacionales e internacionales que afectan a la vida y la dignidad de los inmigrantes, los migrantes, los refugiados y las víctimas de trata.

Agregaron que las conclusiones y el mensaje resultado del encuentro serán llevados al Congreso en Washington, a los distritos electorales y a los líderes políticos en sus propias comunidades.

La USCCB estima que unas 800 personas asistirán a la conferencia en el Renaissance Washington DC Downtown Hotel.

 


Campañas activas

El pasado 29 de mayo un grupo de obispos del Comité de Inmigración de la USCCB celebró una misa por los inmigrantes en el Capitolio para urgir a la Cámara de Representantes a actuar a favor de la reforma migratoria.

El Arzobispo de Miami, Thomas Wensky, oró por los miembros del Congreso para que “muestren el valor político de actuar en este tema vital de la reforma migratoria”, dijo la USCCB en un comunicado.

Antes de la celebración eucarística, los obispos se reunieron y escucharon las historias de jóvenes, conocidos como los DREAMers, quienes llegaron a los Estados Unidos con sus padres cuando eran niños. Los inmigrantes compartieron con los obispos sus experiencias de haber sido separados de sus padres debido a las deportaciones.

Después de la misa los obispos se reunieron con miembros del congreso, entre ellos el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (Ohio), para urgirle a que considere una legislación de reforma migratoria lo más pronto posible.

“El momento de actuar es ahora,” dijo el Obispo Eusebio Elizondo, obispo auxiliar de Seattle y presidente del Comité sobre Migración de USCCB. “Queremos expresar a nuestros líderes electos, la urgencia moral que tiene este tema. Retrasarlo aún más es inaceptable”, indicó.

Wensky expresó que Estados Unidos no puede aceptar el trabajo y los impuestos de trabajadores indocumentados sin ofrecerles la protección de la ley. “Como un asunto moral, el sistema migratorio debe ser reformado”.

 


Sin reforma en 2014

La conferencia de Washington se celebra una semana después de que el Presidente Barack Obama confirmara que no habría debate migratorio en la Cámara de Representantes y que se alistaba para tomar acción ejecutiva a finales del verano.

También se lleva a cabo en medio de una crisis humanitaria en la frontera, desatada luego que la Patrulla Fronteriza arrestada en lo que va del 2014 más de 52 mil niños migrantes solos e indocumentados.

El gobierno ha señalado que la totalidad de los menores se encuentran en procesos acelerados de deportación al tiempo que crecen los pedidos para que los niños reciban la protección como refugiados.

Desde el pasado 31 de marzo la USCCB tiene vigente una campaña de oración por la reforma migratoria a nivel nacional, el envío de tarjetas postales electrónicas a miembros del Congreso y llamados telefónicos para apoyar un camino a la ciudadanía.

También ha organizado jornadas de ayuno en solidaridad con los migrantes e inmigrantes.

RELACIONADOS:Inmigración

Más contenido de tu interés