publicidad
Nora Sándigo junto a un grupo de niños hijos de padres indocumentados piden el cese de las deportaciones en una manifestación frente a la Casa Blanca en 2014.

Inmigrante que representa a más de 800 niños confía en milagro de la reforma migratoria

Inmigrante que representa a más de 800 niños confía en milagro de la reforma migratoria

Activista que tiene la representación legal de más de 850 hijos de indocumentados se suma a la procesión que quiere ver a Francisco.

Nora Sándigo junto a un grupo de niños hijos de padres indocumentados pi...
Nora Sándigo junto a un grupo de niños hijos de padres indocumentados piden el cese de las deportaciones en una manifestación frente a la Casa Blanca en 2014.

Por Jorge Cancino - 

@cancino_jorge
Nora Sándigo, la inmigrante nicaragüense que tiene la representación legal de más de 850 niños hijos de indocumentados en Estados Unidos, prepara sus maletas para viajar a Washington, D.C. con la intención de ver al papa Francisco.

“Me sumo a las marchas y los esfuerzos para que el Santo Padre escuche a la comunidad inmigrante”, dijo Sándigo a Univision Noticias. “Queremos llamar su atención para que abogue por nosotros, que le pida al Congreso que apruebe la reforma migratoria detenida desde junio de 2013, y al presidente (Barack) Obama que pare las deportaciones”.

Leer: Indocumentadas verán al Papa en el Congreso 

Sándigo, quien preside la Fraternidad Americana de Miami, en Florida, asegura que “esta vez se hará” y que con las oraciones del Papa y de los fieles “ se hará el milagro” que vienen esperando desde la primavera de 2006, cuando cientos de miles de inmigrantes salieron a las calles emulando el ejemplo de Martin Luther King Jr, pero no para pedir derechos civiles, sino sacar de las sombras a más de 11 millones de indocumentados.

publicidad

“Necesitamos que el Papa hable a los congresistas de ambos partidos (demócratas y republicanos) del tema migratorio y que su voz llegue a los corazones del Congreso y de la Casa Blanca. Pienso que la visita de Francisco dejará algo positivo, como por ejemplo que ya no separen a las familias con tantas deportaciones”.

Leer:  Madres de dreamers pedirán al Papa que se convierta en la voz de los indocumentados 

Casi 2.5 millones

El pasado 9 de septiembre Univision Noticias reportó que el gobierno de Obama se encaminaba a registrar el número de deportados  más bajo en lo que va de sus dos mandatos, pero mantiene el porcentaje de indocumentados  expulsados sin antecedentes criminales  por sobre el 40%.

Y que la  cifra total de deportados hasta el 31 de agosto, desde que asumió la Casa Blanca en 2009,  alcanza los 2,488,302, la mayoría de ellos originarios de América Latina.

Un reporte de la  Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) solicitado por Univision Noticias, reveló que entre el 1 de octubre de 2014 y el 31 de agosto de 2015 fueron deportados 214,264 extranjeros y de ellos  solo 126,283 tenía antecedentes criminales, equivalente al 58,89%.

El resto, 87,981 (41.1%) “no tenía antecedentes”, dijo  Néstor Yglesias, vocero de ICE.

Promesas rotas

“Es una ironía tremenda que el presidente que más promesas ha hecho a la comunidad inmigrante, sea el que más ha deportado”, dijo Sándigo. “Nuestra comunidad se volcó para llevarlo a la Casa Blanca, le dio un voto de confianza y  nos ha traicionado con tantas deportaciones”.

La activista dijo que “ya van casi dos millones y medio deportados y muchos de ellos no tenían antecedentes,  son gente buena, gente honrada y luchadora y tienen familia en Estados Unidos que ahora están destrozadas porque  no han tenido la mas mínima clemencia y sentimientos de humanidad”.

“No son criminales nuestra gente; ellos están dando todo de sí por nuestro país, Estados Unidos, y  merecen una oportunidad” de salir de las sombras y  legalizar sus permanencias, indicó.

ICE ha reiterado que desde el  20 de noviembre del año pasado sigue las recomendaciones del  Memorando interno firmado por el Secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que prioriza la deportación  solo de aquellos indocumentados con antecedentes criminales.

A medio camino

El  27 de junio de 2013 el  Senado aprobó un proyecto de reforma migratoria (S. 744) que incluyó un  camino a la ciudadanía para millones de indocumentados que llevan tiempo en el país y carecen de antecedentes criminales.

El plan, sin embargo, fue detenido por el liderazgo republicano de la  Cámara de Representantes, instancia que argumentó que debatiría un plan propio y por partes, pero un año más tarde  canceló la idea de llevar una iniciativa al pleno.

“El Papa les hará recordar que  tienen una tarea pendiente”, dijo Sándigo. “Confiamos en Dios en que se restablecerá el espíritu estadounidense y  volveremos a ser una nación de inmigrantes”.

publicidad

Seis meses después de la cancelación del debate en la Cámara, el  20 de noviembre del año pasado, Obama anunció una  Acción Ejecutiva que  ampara de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes permanentes ( DAPA, por su sigla en inglés) y dreamers amparados por la  Acción Diferida de 2012 ( DACA, por su sigla en inglés).

Batalla judicial

El beneficio fue demandado dos semanas después por un grupo de 26 estados ( 24 gobernados por republicanos) quienes argumentaron que Obama se  extralimitó en su poder ejecutivo y que la medida  viola la Constitución. El  16 de febrero una corte frenó su entrada en vigor, fallo que fue ratificado luego por una  corte de apelaciones.

“Reconocemos y agradecemos lo que ha hecho el presidente. El hizo algo bueno pero lamentablemente  todo está frenado en los tribunales. A pesar de ello, creemos que las oraciones del Papa. Su palabra y nuestra presión  harán el milagro que todos estamos esperando y nuestra gente tendrá una oportunidad de que ya no van a ser deportados”, dijo.

“Ya lo verá usted, el Papa  va a lograr tocar el corazón del pueblo americano y sensibilizará el tema de la inmigración. Su palabra va a estremecer el suelo de Estados Unidos y despertará ese  sentimiento humanitario que siempre hemos tenido. Se acabará la pesadilla que estamos viviendo con tanto  discurso antiinmigrante”, aseguró.

publicidad

Huyendo de la guerra

Sándigo huyó Nicaragua en 1984 antes de cumplir los 16 años de edad junto a tres hermanos y se refugiaron en Venezuela. Cuatro años después, el 12 de febrero de 1988, viajaron a Estados Unidos “ donde pedí asilo político. Huimos de la guerra civil, allá mataron a muchos familiares nuestros”, contó.

Entre 2006 y 2010 participó en varias marchas por la reforma migratoria y se fue convirtiendo en “guardiana” de decenas de niños con padres indocumentados para tratar de evitar que sus progenitores fueran detenidos y deportados.

Los representó legalmente ante el servicio de inmigración y cualquier otra instancia del gobierno. Así ayudamos a proteger a sus papás, pero no siempre podemos hacerlo. A muchos los han detenido y deportado, pero hacemos lo posible para que eso no ocurra. Tengo algunos que se quedaron solitos aquí. Otros los crío como su fueran mis hijos”.

“En total son más de 850. La mayoría son hijos de padres que llegaron hace ya tiempo y otros pocos arribaron con la crisis fronteriza de 2014. Todos vienen huyendo de la violencia y los problemas sociales. Hay que defender sus derechos en Estados Unidos. Queremos que el Papa sepa esto y que interceda para que no los sigan deportando”, reiteró.

La Acción Ejecutiva del 20 de noviembre del año pasado protege a la mayoría de los padres de los niños que Sándigo representa. “Pero ese beneficio solo es temporal. Lo único que acabará con el sufrimiento es la reforma migratoria”, dijo. “Por eso queremos hablar con el Papa, para que después diga y pida que el Congreso la apruebe. Estamos seguros que su voz tendrá eco en el Congreso cuando le hable al pueblo de Estados Unidos”, indicó.

publicidad

La fundación que preside Sándigo ayuda a decenas de indocumentados pobres en el condado de Miami-Dade, que incluye las ciudades de Miami y Homestead. A bordo de un minivan, dos o tres veces por semana recorre ambas ciudades llevando ayuda a familias de inmigrantes pobres. "Cada niño es una bendición", reza una calcomanía pegada en el tablero. "Me recuerda que debemos sonreirle a la vida", dijo una tarde, al regreso de una jornada de asistencia.

En lo que va del año fiscal 2015, que finaliza el 30 de septiembre, ICE deporta un promedio diario de 650 indocumentados. Entre 2009 y 2012 el promedio era de 1,200 por día.

El Papa Francisco inicia este sábado 19 una gira de 10 días por Cuba y Estados Unidos. El pontífice llegará el 22 a Washington donde peregrinará como "inmigrante", dijo el viernes la cancillería Vaticana. El Obispo de Roma visitará además Nueva York y Filadelfia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad