publicidad
El resumen, la ley migratoria de Utah (HB 497) otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales (estatal y municipal) para que sus agentes verificaran el estado migratorio de los individuos arrestados.

Grupos de derechos civiles celebran acuerdo que anula partes de ley antiinmigrante de Utah

Grupos de derechos civiles celebran acuerdo que anula partes de ley antiinmigrante de Utah

La medida otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales para actuar como agentes de inmigración.

El resumen, la ley migratoria de Utah (HB 497) otorgaba poderes extraord...
El resumen, la ley migratoria de Utah (HB 497) otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales (estatal y municipal) para que sus agentes verificaran el estado migratorio de los individuos arrestados.

Grupos de derechos civiles celebraron el martes un acuerdo judicial que anula partes de una polémica ley antiinmigrante en el estado de Utah conocida como “muéstrame tus papeles”.

La iniciativa de Ley HB 497, aprobada en 2011 bajo la influencia de la ley SB 1070 de Arizona, otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales (estatal y municipal) para que sus agentes verificaran el estado migratorio de los individuos arrestados por la comisión de delitos, o si tenían una duda o sospecha razonable que se trata de un inmigrante indocumentado.

El acuerdo alcanzado con la corte anula las disposiciones m'as controversiales de la cuestionada medida.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en Inglés) y el National Immigration Law Center (NILC), que demandaron la cuestionada ley, señalaron que se trataba de una severa ley antiinmigrante “que habría criminalizado las actividades cotidianas, tales como que un inmigrante indocumentado vaya a una tienda, y le habría dado a la policía autoridad para detenerla y verificar su estado migratorio”.

publicidad

De acuerdo con los términos del acuerdo alcanzado, el estado de Utah se comprometió a bloquear o imponer de forma permanente límites a estas disposiciones contenidas en la polémica ley.

"Después de tres largos años, por fin ha quedado claro en Utah que las personas que son tratadas o vistas de forma diferente o tienen un acento distinto, es simplemente erróneo", dijo Archie Archuleta, un actor y ex-presidente de la Coalición de Utah de La Raza. "Hoy es un gran día para los habitantes de Utah, no importa donde nacieron."

Las organizaciones señalan que la ley HB 497 de Utah es “infame”, y apuntaron que tras el acuerdo la policía no podrá detener o detener a una persona simplemente para verificar el estado de inmigración, o entregarlos a funcionarios federales en base a una sospecha de presencia ilegal.

La permanencia indocumentada en Estados Unidos es una falta de carácter civil no criminal.

Otra parte del acuerdo deja en claro que los habitantes de Utah no están obligados a llevar en todo momento una identificación con ellos.

"La decisión de Utah para resolver este caso envía un claro mensaje a los estados y ciudades de todo el país que las personas no tienen por qué ser detenidas sólo por sospecha acerca de su estatus migratorio", dijo Jennifer Chang Newell, del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU. "Esta es una victoria para los demandantes valientes en este caso y para las comunidades de inmigrantes de todo el estado."

El acuerdo dado a conocer el martes sigue a una decisión de un tribunal federal de distrito que en julio loqueó las principales y polémicas disposiciones de la ley estatal.

En 2011 los grupos de derechos civiles demandaron ante las cortes a la HB 497 por inconstitucional, argumentando que interfería ilegalmente con el poder federal y su autoridad sobre asuntos de inmigración, además de violar la Cláusula de Supremacía de la Constitución y la Cuarta Enmienda.

“Estamos muy contentos con el resultado de este acuerdo sabiendo que allana el camino en Utah para abordar cuestiones generales que afectan a la familia y la seguridad de la comunidad, sin causar los miedos y la discriminación racial que esta ley creó", dijo Karen McCreary, director ejecutivo de la ACLU de Utah.

"Utah une a casi media docena de otros estados en darse cuenta de que las leyes con perfiles raciales punitivas no tienen cabida en sus leyes", dijo Shiu Ming Cheer, abogada del National Immigration Law Center. "El acuerdo de hoy marca el penúltimo capítulo en un feo episodio antiinmigrante que se inició con la SB 1070”.

La ley HB 497 de Utah fue bloqueada por un juez federal el mismo día que entró en vigor en 2011. El dictamen fue firmado por el juez Clark Waddoups.

Uno de los demandantes, la ACLU, argumentó que la HB 497 podía derivar en casos de utilización del factor racial para detener a personas.

publicidad

Además de otorgar poderes extraordinarios a las policías para detener a personas por sospecha que se trataba de indocumentados, la HB 497 también autorizaba a los agentes a detener a los pasajeros de un vehículo cuyo conductor fuera detenido por cualquier infracción de tránsito.

También negaba todo tipo de servicio público a los indocumentados, prohibía el transporte de personas sin estatus legal de permanencia en el país y prohíbía a los propietarios arrendar casas o establecimientos a extranjeros que no tienen residencia legal en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad