publicidad
El Papa Francisco.

Francisco denuncia “cinismo” ante la muerte de inmigrantes

Francisco denuncia “cinismo” ante la muerte de inmigrantes

El Papa condenó a quienes no hacen nada por evitar la muerte de indocumentados en el desierto y el mar.

El Papa Francisco.
El Papa Francisco.

El Papa volvió a salir en defensa de los indocumentados y pidió a los gobiernos hacer más para combatir a los coyotes.

publicidad

El Papa Francisco salió nuevamente en defensa de los inmigrantes el jueves cuando tildó de "cínico" el comportamiento de quienes defienden los derechos humanos, pero al mismo tiempo "ignoran o no se hacen cargo" de los inmigrantes que abandonan sus países y mueren en el intento.

El papa argentino denunció los "viajes masacradores" y las "torturas" a las que se ven sometidas las personas que dejan sus países con "la voluntad de vivir y trabajar en paz", y que en su intento "acaban por morir en el desierto o en el fondo del mar".

Francisco recordó que la inmigración forzada está estrechamente vinculada a los conflictos y a las guerras, "y por lo tanto al problema de la proliferación de armas".

La denuncia la formuló en un discurso ante nuevos embajadores que presentaron sus cartas credenciales en el Vaticano.

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica dijo además que los inmigrantes son "heridos en un mundo que es nuestro mundo, en el que Dios nos ha colocado para vivir y nos llama a ser responsables con nuestros hermanos y nuestras hermanas, para que ningún ser humano vea violada su dignidad".

Familia vive drama entre violencia e inmigración Univision

La denuncia se conoce horas después que decenas de inmigrantes perdieron la vida en las aguas al sur de Italia en el Mediterráneo, cuando intentaban alcanzar las costas de ese país provenientes del norte de África.

"Se trata de un fenómeno muy complejo y hay que reconocer que hay en marcha notables esfuerzos por parte de organizaciones internacionales, de estados, de las fuerzas sociales (...) para intentar responder de manera civil y organizada a los aspectos más críticos, a las emergencias", dijo.

Opinó que ha llegado el momento de afrontar el fenómeno "con una mirada política seria y responsable, que implique a todos los niveles, globales, continentales, en las macrorregiones, en las relaciones entre países, hasta el nivel nacional y local".

Francisco vinculó los fenómenos de la inmigración forzada y la proliferación de armamento, y denunció ante los diplomáticos el comercio internacional de armas. "Todos hablan de paz, todos declaran quererla, pero lamentablemente la proliferación de armamentos de todo tipo va en sentido contrario", agregó.

"El comercio de armas tiene el efecto de complicar y alejar la solución de los conflictos, tanto más en cuanto que se desarrolla y opera en gran parte fuera de la legalidad", indicó.

Reforma migratoria a punto de morir si no se aprueba antes de que termine el mes de agosto Univision

No es la primera vez que el Papa sale en defensa de los inmigrantes y denuncia el tráfico de ilegal de personas. A comienzos de julio del año pasado pronunció una homilía de perdón y denuncia frente a cientos de inmigrantes sin papeles en la pequeña isla italiana de Lampedusa, emblema del fenómeno en Europa.

"Sentí que tenía que venir hoy aquí a rezar, a realizar un gesto de cercanía para despertar las conciencias y para que lo que ha sucedido no se repita, no se repita por favor", clamó.

Luego dijo a los inmigrantes indocumentados que buscan nuevas oportunidades en Europa que "ustedes son una pequeña realidad, pero ofrecen un ejemplo de solidaridad”.

El papa también se refirió a los que no logran alcanzar los sueños y dijo que "muchos estamos desorientados y me incluyo yo mismo. Buscaban una vida mejor y han encontrado la muerte. Antes de llegar aquí, pasaron por las manos de los traficantes, que explotan la pobreza de los demás. Cómo han sufrido por traficantes de seres humanos que explotan la pobreza, algunos de ellos no han logrado ni siquiera llegar".

¿Cómo es el viaje de los deportados de vuelta a Centroamérica? Univision

Al señalar responsabilidades, el Papa se refirió a la obra Fuenteovejuna, de Lope de Vega, y su réplica final: "todos a una, Señor". Y preguntó: "¿Quién es el responsable de la sangre de estos hermanos y hermanas? Nadie y todos".

"Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraternal", dijo luego. "La cultura del bienestar (...) nos vuelve insensibles a los gritos de los demás, nos hace vivir en una burbuja de jabón, bella, pero vacía".

El Papa también sigue de cerca el sufrimiento de los millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos. A finales de marzo de este año el Papa se acercó a una delegación de activistas que viajó al Vaticano para pedirle que abogue por ellos ante el Presidente Barack Obama para que detenga las deportaciones, y le diga al liderazgo republicano de la Cámara de Representantes que apruebe una reforma migratoria comprensiva.

publicidad

El Papa Francisco escuchó y prometió "hacer algo" para que se frenen las deportaciones, dijo Juan José Gutiérrez, uno de los activistas que viajó a Roma.

“Le dijimos al Papa que necesitamos urgentemente acción con la reforma migratoria”, dijo a UnivisionNoticias.com el activista. “Nos respondió que “se haría algo. Eso nos llena de esperanzas”.

Al día siguiente de ese encuentro, la Santa Sede por medio de un comunicado dijo que el Papa habló con el presidente Obama de la reforma migratoria, la lucha contra la trata de seres humanos y otros asuntos como la defensa de la vida.

La Iglesia Católica apoya la aprobación de una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos y le pide al gobierno de Obama que, mientras el Congreso aprueba la ley, pare las deportaciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad