El temor en Carolina del Norte mantiene a muchos indocumentados encerrados en sus casas

Familiares de los detenidos por ICE confirman que la mayoría de los arrestos, con excepción de la redada en la fábrica de Sanford, se llevaron a cabo en estacionamientos cerca de las casas de los afectados.
15 Feb 2019 – 1:50 PM EST

El miedo está causando estragos en Carolina del Norte tras los masivos operativos de ICE que dejaron más de 200 arrestados. Trabajadores se quedan en sus casas y estudiantes no están yendo a clases porque sus padres no se atreven a llevarlos. Temen que si salen de sus casas sean arrestados por agentes federales y puestos en proceso de deportación.

“La gente anda muy asustada”, dice la activista Mikki Marín Baena, de la organización Siembra de Carolina del Norte. “La operación de hace unos días de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) hirió a nuestra comunidad. Se llevaron a mucha gente trabajadora”, agrega.

La redada mencionada por Marín se llevó a cabo entre el 28 de enero y el 1 de febrero en cuatro condados con un saldo de 225 arrestos. Una de las batidas afectó a una fábrica de armas de Bear Creek, ubicada en el condado Lee, en Sanford, donde fueron arrestadas 27 personas de las cuales 18 fueron liberadas en las primeras horas.

“Muchas familias quedaron sumidas en la pobreza y la incertidumbre”, dice Marín. “El gobierno se llevó a los maridos, quienes llevaban el sustento a sus casas”.


Temores en aumento

“Se siente el miedo en las calles”, dice Iván Almonte, un activista indocumentado que ayuda a otros indocumentados que luchan por sus permanencias en Estados Unidos.

“Todos los días recibo llamadas de gente que no fue al trabajo o no llevó a sus hijos a la escuela. Se quedan encerrados por los rumores. Se enteran que la migra anda en la calle y ya no salen”, agrega.

Almonte explica que “les decimos a la gente que vigilen sus pasos, que estén pendientes cuando salen de sus casas, que revisen los alrededores, que vigilen los estacionamientos”.

Familiares de los detenidos confirman que la mayoría de los arrestos, con excepción de la batida en la fábrica de Sanford, se llevaron a cabo en los estacionamientos en las afueras de las casas de los afectados.


Como los “juegos de hambre”

A la pregunta si el escenario que se vive por estos días en Carolina del Norte es más duro que el registrado en años anteriores con otras redadas, Almonte muestra su resignación: “Ni modo, así tenemos que vivir en estos tiempos. Hay gente con orden de deportación que tiene que cuidar niños pequeños. Lo que estamos viviendo se parece a los ‘juegos de hambre’”, indica.

‘Juegos de hambre’ es uno de los libros que integran la trilogía de ciencia ficción de la escritora estadounidense Suzanne Collins. Trata de la sobrevivencia de una adolescente en una nación apocalíptica que debe luchar para preservar su vida y ayudar a los suyos.

“No habíamos visto tanto terror”, añade. “Aquí hay gente con experiencia en otras redadas, pero esto es nuevo. No habíamos estado así antes”, asegura Almonte.


“No sabemos dónde está”

El inmigrante identificado con el nombre José cuyo nombre es otro, pero prefiere conservar el anonimato porque no tiene papeles para permanecer legalmente en Estados Unidos, cuenta que en la redada “detuvieron a mi hermano y se lo llevaron para Georgia, Atlanta”.

“A mí también me da miedo que mis hijos vayan a la escuela e ir a trabajar, pero qué otra, hay que hacerlo porque tenemos que trabajar. Y si no trabajamos no pagamos las cuentas y ni comemos”, agrega.

Del hermano, dice que la familia “pagó la fianza, pero ahora no lo encuentran en el sistema. Contratamos a un abogado para que lo busque y lo traiga de regreso. En eso estamos”, precisa.

Voceros de ICE reconocieron la semana pasada a medios locales que los operativos fueron ejecutados en varios lugares de Carolina del Norte y que el blanco de los arrestos fueron eran extranjeros con antecedentes criminales.

A su vez, Sean Gallagher, director de la oficina de ICE en la región que cubre Carolina del Norte, dijo en una conferencia de prensa que la redada fue parte de una operación de cuatro días y que el operativo fue ordenado debido a la ausencia del programa 287(g) en esas comunidades.

Cuatro condados de carolina del Norte, entre ellos Charlotte y Durham, abandonaron en diciembre sus colaboraciones con el programa federal que otorga poderes extraordinarios a las policías para ubicar y arrestar a indocumentados.


Campaña de firmas

El martes la organización Alerta Migratoria lanzó a través de su cuenta en la red social Facebook una campaña de recolección de firmas para pedirle al gobernador del estado, Roy Cooper, que “tome acción en contra de las redadas de inmigración”.


A su vez, el sitio Qué Pasa, citando a activistas, publicó en su página digital que en algunos de los operativos los agentes de ICE actuaron vestidos como cualquier trabajador de la zona, sin insignias ni marcas que los identifique como agentes federales de inmigración.

La publicación agrega que, incluso, los agentes se movilizan en vehículos que tampoco tienen marcas y son similares a los que utilizan, por ejemplo, trabajadores de la construcción.

Qué dice ICE

ICE dijo a Univision Noticias que en las operaciones de Carolina del Norte arrestó a “aproximadamente 200 personas. De ellos, 50 con condenas penales anteriores, 40 con cargos penales pendientes y 50 fugitivos de inmigración con órdenes de remoción pendientes ya emitidas por un juez federal de inmigración”, precisó Bryan Coix, vocero de la agencia federal.

Cox añadió que “la presencia de la agencia en Carolina del Norte no es nueva” y que “no lleva a cabo ningún tipo de aplicación de la ley aleatoria o indiscriminada. La agencia se enfoca ante todo en delincuentes y otras amenazas de seguridad pública”.

La agencia mencionó además las recientes declaraciones dadas a la prensa por el director de ICE en Atlanta, Sean Gallagher, al término de los operativos en Carolina del Norte. “La decisión del alguacil del condado de Mecklenburg de restringir la cooperación con ICE sirve como una invitación abierta a los extranjeros que cometen delitos, y el condado de Mecklenburg es ahora un refugio seguro para las personas que buscan evadir a las autoridades federales”, dijo el agente encargado.


La caravana en los ojos de los niños: la dura travesía de los más pequeños hacia EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés