null: nullpx
Frontera EEUU México

EEUU mantiene el cierre de sus fronteras y limita la entrada a solicitantes de asilo por el covid-19

La pandemia sigue cerrando el candado en la frontera de Estados Unidos. La variante Delta es ahora la responsable de que la emergencia sanitaria se mantenga y de que el covid-19 haya comenzado una nueva escalada. Aunque los límites con sus vecinos fueron cerrados para viajes no esenciales, los trabajadores de lado y lado, por ejemplo, pueden seguir cruzando. Los más afectados siguen siendo los migrantes que permanecerán sometidos a la política sanitaria.
21 Jul 2021 – 03:27 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Las fronteras de Estados Unidos con Canadá y México seguirán cerradas para viajes no esenciales hasta el 21 de agosto. Y la política sanitaria Título 42, con la que han sido expulsados 751,844 inmigrantes en lo que va de año fiscal, seguirá vigente pese a los pedidos de organizaciones de derechos humanos para que sea rescindida. Todo lleva a una explicación: el nuevo repunte de casos de covid-19 que ha sumado, sobre todo, la variante Delta.

En el primer caso, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) explicó que evalúa con Canadá y México las "condiciones bajo las cuales puedan ser suavizadas esas restricciones de forma segura y sostenible". Una de las medidas que evalúa el gobierno de Joe Biden es seguir el ejemplo de su par Justin Trudeau y exigir a los turistas que estén completamente vacunados, reportó la agencia Reuters citando a fuentes que no se identificaron.

Justo el lunes, Canadá informó que permitiría el ingreso al país de turistas estadounidenses vacunados a partir del 9 de agosto; aquellos procedentes de otras naciones podrán entrar a partir del 7 de septiembre. "En cada paso, la seguridad de los canadienses seguirá siendo nuestra mayor prioridad", escribió el primer ministro de ese país en su cuenta de Twitter.

Desde mediados de junio, los casos de covid-19 han ido en aumento en Estados Unidos. El 21 de junio, por ejemplo, se registraron 8,242; 24 horas más tarde, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reportaron 13,629 nuevos enfermos. Desde entonces el número ha fluctuado, casi siempre en una carrera ascendente, y para el lunes sumaba 34,830 nuevos casos de covid-19.

Recién el martes, la directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo ante el comité de Salud del Senado que entre esos casos la variante Delta tiene la mayor responsabilidad. A principio de julio había causado 50% de los nuevos enfermos reportados. En los últimos días continuó avanzando y demostró lo contagiosa que es: generó 83% de los casos registrados.

Walensky alertó de que el repunte en las cifras de contagios y hospitalizaciones son aún mayores en las zonas del país con menor vacunación: dijo que en las últimas semanas se ha registrado una media de 239 muertes al día a nivel nacional, lo que representa un incremento de casi 48% de los casos.

Loading
Cargando galería

Un paso atrás

La pandemia también está afectando algunas medidas que el gobierno de Biden buscaba aliviar para los migrantes, como la política sanitaria que instauró su antecesor, Título 42.

En un comunicado publicado en la página del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), el secretario Xavier Becerra mantuvo la decisión de que existe una "emergencia de salud pública (...) en todo el país". Como consecuencia, Título 42, cuyo fin estaba pensado para finales de julio, seguirá en efecto.

Un vocero del DHS confirmó a Univision Noticias que "en este momento no hay cambios en la política" y que la agencia federal seguirá los lineamientos de los CDC: "Su continuación está guiada por un análisis de los CDC sobre los factores de salud pública", se lee en el correo.

En lo que va de año fiscal 2021, esta política ha llevado a la expulsión de 751,844 migrantes por la frontera sur. Justo de mayo a junio la cifra había comenzado a bajar por primera vez, de forma significativa desde enero.


Desde que el gobierno de Donald Trump instauró la política en marzo de 2020 —para frenar la pandemia y, además, a los migrantes—, distintas organizaciones han exigido el fin de esta medida. La consideran como un freno al derecho de los migrantes de pedir asilo en Estados Unidos y una forma de revictimización de personas que vienen huyendo tras haber sufrido violencia en sus países.

A inicios de julio, más de 105 organizaciones conformadas por abogados, defensores de derechos humanos, de derechos civiles y para los refugiados enviaron una carta a Biden manifestándole su "alarma y decepción" y pidiéndole que permitiera a los migrantes pedir el asilo y permanecer en Estados Unidos con brazaletes electrónicos de tobillo.

Con el anuncio de que la medida permanecerá vigente, el reclamo volvió a toda voz. La presión por soluciones alternativas vuelve a quedar sobre los hombros del gobierno en plena pandemia.

"Cualquier política que separe familias y cause un trauma duradero a personas vulnerables no debe quedar en efecto. Es momento de acabar con el Título 42", insistió Families Belong Together.


"La continuación de esta política es inexcusable", reclamó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) al secundar a un conglomerado de organizaciones bajo el nombre FIRM Action, que aseguran que Título 42 afecta de forma desproporcionada a personas de color y a familias con niños. ACLU calcula que son más de 13,000 los menores que fueron expulsados aunque buscaban protecciones migratorias.

"Es momento de acabar con el Título 42 de Trump y en su lugar dar la bienvenida a la gente con dignidad y sin usar el recurso de la detención de migrantes", concluyen.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés