null: nullpx
Asilo Político

El gobierno tendrá que aceptar peticiones de asilo en California y Arizona, pero podrá rechazarlas en el resto de la frontera sur

Una corte de apelaciones dictaminó que las autoridades migratorias pueden rechazarle el asilo a inmigrantes en Nuevo México y Texas. Las dos áreas más concurridas para los cruces fronterizos están en el Valle del Río Grande del sur de Texas y en la región alrededor de El Paso, Texas, que incluye Nuevo México.
16 Ago 2019 – 1:25 PM EDT

El fallo de un tribunal federal de apelaciones impedirá al gobierno de Donald Trump rechazar peticiones de asilo en California y Arizona para quienes hayan llegado después de pasar por un tercer país. Sin embargo, podrá seguir rechazándolas en el resto de la frontera sur.

El fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito limitó una orden de un tribunal inferior en contra de esta política a estos dos estados, mientras que no se aplicará a los otros dos fronterizos: Nuevo México y Texas.

Precisamente, las dos áreas más concurridas para los cruces fronterizos están en el Valle del Río Grande del sur de Texas y en la región alrededor de El Paso, Texas, que incluye Nuevo México. Alrededor de 46,500 personas en julio cruzaron la frontera de EEUU sin permiso en esas dos regiones, según la Patrulla Fronteriza.

La política le negaría asilo a quien pase por otro país en su camino a EEUU, siempre y cuando no lo haga por las fronteras de California y Arizona. La mayoría de los que cruzan la frontera sur son centroamericanos que huyen de la violencia de las pandillas y la miseria, así que ellos no serían elegibles. La política también aplicaría a personas de África, Asia y Sudamérica que solicitan asilo en la frontera sur.

A finales de julio, el juez de distrito Jon Tigar, de una corte inferior, había dictaminado que la política de Trump de limitar el asilo podría exponer a los migrantes a la violencia y el abuso, negar su derecho, reconocido internacionalmente, de pedir asilo, y devolverlos a los países de los que huían.

Tigar fue nominado por el ex presidente Barack Obama.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles y otros grupos legales demandaron a la administración Trump después de que anunció las restricciones el mes pasado.

"Continuaremos luchando para poner fin a la prohibición por completo y de forma permanente", dijo Lee Gelernt, abogado de la ACLU.

El Departamento de Justicia no ha hecho declaraciones sobre el tema por el momento.

Cuando la medida de parte del gobierno de Trump se anunció en meses pasados, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dejó claro cuál era el objetivo: ayudar "a reducir el factor que impulsa la migración irregular hacia Estados Unidos haciendo que menos individuos transiten por México en un viaje peligroso" hasta que el Congreso actúe, dijo McAleenan.

"En última instancia, la acción de hoy reducirá las cargas abrumadoras en nuestro sistema interno provocado por los solicitantes de asilo que no buscaron protección urgente en el primer país disponible", añadió McAleenan, "los migrantes económicos que carecen de un temor legítimo de persecución y las organizaciones criminales transnacionales, traficantes y contrabandistas que explotan nuestro sistema para obtener ganancias".

Prácticamente todas las medidas que la administración de Trump ha impulsado en detrimento de los migrantes han sido desafiadas en cortes.

Esta norma de rechazar peticiones de asilo a quienes hayan pasado por otros dos países se une a una larga lista de cambios de mano dura a la política de asilo. Van desde la prohibición a la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana hasta la separación forzada de familias presentando cargos criminales a los adultos que ingresaban indocumentados o por lugares no autorizados en la frontera con México.


En fotos: Decenas de migrantes centroamericanos esperan en la frontera de México con Arizona para solicitar asilo

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés