Además de los $5,600 millones que Trump pide para el muro fronterizo hay exigencias legales

Un tuit escrito por la secretaria de Seguridad Nacional aborda asuntos que fueron mencionadas por primera vez a mediados de 2018 cuando se reforzó la política de ‘tolerancia cero’ en la frontera y corresponden a un plan que el presidente lidera desde que llegó a la Casa Blanca.
7 Ene 2019 – 3:24 PM EST

Detrás de la exigencia del presidente Donald Trump para reabrir el gobierno, que se mantiene parcialmente cerrado desde las primeras horas del 22 de diciembre, hay algo más que $5,600 millones. Un tuit publicado el 2 de enero por la secretaria de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen parece despejar algunas dudas.

“El Congreso debe hacer lo suyo y financiar el muro, y revisar las leyes obsoletas (TVPRA y Flores) para asegurar la frontera”.


Es decir, Trump no solo exige los $5,600 millones para el muro fronterizo, sino que busca eliminar dos recursos legales: uno que protege a menores de edad del tráfico humano y otro que resguarda el proceso de asilo.

Las exigencias mencionadas por Nielsen no son nuevas. Fueron mencionadas por primera vez a mediados de 2018 cuando el entonces fiscal general, Jeff Sessions, anunció la implementación de la política de ‘tolerancia cero’ en la frontera, un plan que se venía estructurando desde hacía más de un año, cuando Donald Trump llevaba menos de tres meses en la Casa Blanca.

La ‘tolerancia cero’

El 11 de abril de 2017 Sessions firmó un memorando interno que definió la nueva política del gobierno en la frontera dirigida a dos objetivos:


  1. Establecer la “legalidad” del sistema migratorio; y,
  2. “Disuadir” la llegada de indocumentados.

El blanco de la nueva política, según el memorando, son los indocumentados que tratan de ingresar, los indocumentados que cruzan, quienes los ayudan a llegar hasta la frontera, quienes los transporten y hasta quienes les den albergue.
A todos ellos, explica, “se les considerará para ser enjuiciados”. Y la prioridad la tendrán aquellos que “están transportando o albergando a tres o más personas”, categoría que bien puede ser aplicada, por ejemplo, a matrimonios con un menor de edad.

Sessions, además, ordenó que todas las agencias bajo el mando del DHS ayuden en el enjuiciamiento “de tales violaciones” y que “estas pautas deberían tener como objetivo “disuadir” a aquellos que por primera vez tratan de llegar a la frontera.

En cada caso, exigió, los fiscales deben buscar la manera de obtener una orden de deportación, lo que implica que el inmigrante, además, recibirá una condena por el cargo que lo llevó ante el tribunal.


Frenos legales

La política de ‘tolerancia cero’, sin embargo, tiene tres impedimentos legales que estorban a Trump y frenan el cumplimiento de dos de sus principales promesas de campaña, además de la construcción del muro:


  • El Acuerdo Flores de 1997. Prohíbe la detención de menores de edad en instalaciones restrictivas.
  • La Ley TVPRA de 2008. Prohíbe al gobierno deportar a menores de edad que no sean de países fronterizos (México o Canadá) detenidos en la frontera y exige que sea un juez de inmigración quien resuelva sus futuros en Estados Unidos.
  • El Acuerdo Zadvydas de 1997. ICE no tiene derecho a mantener a un no ciudadano bajo custodia al que no ha podido deportar por más de seis meses a menos de que presenten claras señales de ser un riesgo para la seguridad nacional.

Carta de Trump

Los dos primeros beneficios fueron citados por Nielsen en el tuit del 2 de enero e incluidos en una carta que Trump envió a los miembros del Congreso el 4 de enero, un día después de instalado el Congreso 116 y los demócratas asumieron el Control de la Cámara de Representantes.

“Es absolutamente crítico para la seguridad fronteriza y la seguridad nacional un muro o una barrera física que, en primer lugar, impida la entrada”, escribió el mandatario en la misiva. “Los miembros de ambos partidos, incluidos los exsenadores Obama y Clinton, el actual senador Schumer y muchos otros miembros de la Cámara de Representantes y el Senado, votaron a favor de una barrera física dura”, agregó, en referencia a un proyecto de ley aprobado en septiembre de 2006, durante el gobierno de George W. Bush.

“Las paredes funcionan”, precisó Trump. “Es por eso que las personas ricas, poderosas y exitosas las construyen alrededor de sus hogares. Todos los estadounidenses merecen la misma protección. En Israel, es 99% efectivo”.

Un cuarto factor que frena a Trump en el cumplimiento de sus promesas de campaña, enfocadas en el arresto y deportación de millones de indocumentados y freno de la enterada ilegal, es el atasco en las cortes de inmigración. Un reporte de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR) señala que antes del cierre parcial del gobierno el 22 de diciembre, había 786,303 casos acumulados. Y el promedio de espera para la primera audiencia de menores no acompañados (UAC) era de 484 días.


Derecho vigente

“El derecho a pedir asilo está vigente, no ha sido eliminado”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Cuando este gobierno habla de prioridades de detención, no tiene que hablar de asilo. No hay que confundir las dos cosas. El gobierno se ha enfocado más en la ‘tolerancia cero’ en la frontera que en el derecho de las personas a pedir asilo cuando se presentan en un puesto fronterizo”, señala.

En cuanto a los menores de edad, protegidos por la Ley TVORA de 2008 y el Acuerdo Judicial Flores de 1997, Guerrero dijo que “la ley considera que los niños no tienen el intento de cometer un crimen”.

Fuentes legislativas conocedoras de las negociaciones entre la Casa Blanca y los líderes demócratas del Congreso dijeron a Univision Noticias que “la carta que envió Trump donde enumera sus exigencias para reabrir el gobierno es un tema que, por ahora, no se ha tocado en las reuniones que tuvimos el fin de semana”.

Y agregó: “No es algo que vamos a negociar” en las discusiones para aprobar el presupuesto de lo que resta para el año fiscal 2019, reabrir el gobierno y garantizar el salario de poco más de 800,000 trabajares federales afectados".

¿Mantendrá Trump sus exigencias? “Seguir con la retórica del muro solo le refuerza a una base electoral que es extremista y que no le permitirá ir políticamente muy lejos con ella”, advierte Roberto Izurieta, director del Programa de América Latina y Campañas Políticas de la Universidad George Washington. “Como no lo logró en noviembre, la única elección que tiene medición nacional, el presidente perdió ampliamente (los demócratas reconquistaron el control de la Cámara Baja)”.

“Pero esa base extremista y minoritaria, con sus voceros (o expresiones en algunos medios o periodistas extremos) parece que le es muy importante a Trump, al menos emocionalmente. Es decir, el presidente está respondiendo a esa base más que a cualquier estrategia que le de viabilidad a su gobierno y éxito político, teniendo en mira su reelección presidencial en noviembre del 2020”, apuntó.

Museos cerrados y parques repletos de basura: las consecuencias del cierre parcial del gobierno en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés