null: nullpx
Indultos

El presidente peruano en el centro de una nueva tormenta política tras su indulto a Fujimori

Por segundo día consecutivo se sucedieron las protestas en Perú en contra del indulto concedido al exmandatario Alberto Fujimori, que cumplía condena por crímenes contra la humanidad. El presidente Pedro Pablo Kuczynski asegura que fue un gesto humanitario, sus detractores sospechan que hubo un acuerdo político para evitar su destitución.
26 Dic 2017 – 3:07 AM EST

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski , trató de justificar su decisión de conceder un indulto al exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), que cumplía una pena de 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidadd y ha causado protestas multitudinarias, alegando que buscaba la reconciliación del país.

"La justicia no es venganza, todo indulto es por esencia controversial. Hay un grupo importante de peruanos que se oponen al mismo; mi decisión es especialmente compleja y difícil, pero es mi decisión", dijo Kuczynski en un mensaje a la nación emitido este lunes en la radio y la televisión.

Kuczynski se enfrenta a una nueva crisis con miles de personas en la calle protestando por el indulto, que durante las elecciones de 2016 aseguró que no concedería.


Su decisión se produjo tres días después de evitar ser destituido por el Congreso -acusado de mentir por no revelar asesorías a la empresa constructora brasileña Odebrecht-, que logró esquivar gracias a un grupo de 10 diputados fujimoristas díscolos, incluido uno de los hijos del exmandatario Kenji Fujimori, lo que ha enfurecido a quienes consideran que hubo un acuerdo político para firmar a cambio el indulto.

Kuczynski defendió que los demócratas no debían premitir que muriera en prisión el exmandatario, que según un panel médico "padece de una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable y que las condiciones carcelarias significan un grave riesgo a su vida, salud e integridad".

"No debo ser yo sólo el presidente de los que votaron por mí, sino el de todos los peruanos", dijo.

De momento tres legisladores de su bloque parlamentario han anunciado su renuncia, mientras otros defendieron el indulto y llamaron a la reconciliación, pero se avecina una estapa difícil en la presidencia de Kuczynski. Según un sondeo nacional de Ipsos Perú, el presidente tiene 18% de aprobación, su nivel más bajo en 17 meses de gestión.

"El presidente queda como un gran mentiroso, tendrá que armar una nueva coalición, pero nadie le va a creer", señaló Eduardo Dargent, profesor de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Perú a The Associated Press.

Más protestas

Mientras, en las calles, unas 5,000 personas protestaban por segundo día consecutivo con carteles con el rostro de Fujimori y frases como "asesino-ladrón" o fotografías de las víctimas asesinadas por escuadrones de la muerte del ejército durante el régimen de Fujimori que combatía al grupo terrorista Sendero Luminoso.


La marcha en la que se pidió la dimisión de Kuczynksi recorrió el centro de la ciudad la capital bajo resguardo de la policía antimotines, que utilizó gases lacrimógenos para evitar que llegaran a la clínica donde Fujimori está hospitalizado, frente a la cual cientos de simpatizantes celebraron su liberación.

Fujimori, de 79 años, se halla hospitalizado desde el sábado en la unidad de cuidados intensivos de la clínica peruano japonesa de Lima, tras sufrir una arritmia cardíaca y una baja de su presión arterial.

"Pasar página"

Kuczynski reiteró que concedió el indulto "por razones humanitarias", pidió pasar "la página" y no dejarse "llevar por el odio" y "las emociones negativas heredadas del pasado".

Sin embargo, los familiares de las 25 víctimas de las matanzas de Cantuta (1992) y Barrios Altos (1991) no se rinden y aseguran que recurrirán a instancias internacionales como la Corte Interamericana para pedir que se anule el indulto.

"No es posible indultar esos crímenes" de lesa humanidad, resaltó Carlos Rivera, abogado de las víctimas.

Fujimori, que cumplió más de 10 años de los 25 a los que fue condenado como autor mediato del homicidio de estas 25 personas y el secuestro agravado de otras dos, tenía además otras cuatro condenas por corrupción.

No obstante, su popularidad se mantiene entre un sector de la población que le atribuye haber acabado con el terrorismo de Sendero Luminoso y recuperar la economía durante los años noventa.

En Fotos: Protestas y celebración en las calles de Perú por el indulto al expresidente Fujimori

Loading
Cargando galería
Publicidad