Los insultó en un restaurante por hablar español, lo grabaron y rápidamente lo identificaron en las redes sociales

En el restaurante ubicado en el corazón de Manhattan un hombre desató miles de críticas porque dos empleados estaban hablando español con los clientes. El hombre que amenazó con llamar a ICE, exigió con vehemencia que si estaban en "EEUU lo mínimo que podían hacer era hablar inglés".

La tranquilidad de la tienda de comida saludable Fresh Kitchen, ubicada en 270 Madison Avenue, en el corazón de Nueva York, se vio interrumpida a la hora del almuerzo del martes cuando un hombre que se encontraba en la fila para hacer un pedido inesperadamente empezó a gritar reclamando que los empleados del establecimiento hablaban español con los clientes.

“Tus empleados están hablando español con los clientes. Cada persona que he oído está hablando en español, él está hablando, él está hablando, ella también y esto es EEUU”, decía el hombre notablemente alterado ante un gerente que lo oía e intentaba refutar sus argumentos explicándole que era normal que sus empleados hablaran de vez en cuando español con los clientes. Por su parte, los testigos de la situación no podían creer sus acusaciones: “Claro que esto es EEUU” le contestaban.

El hombre siguió reclamando que los trabajadores que hablaban español seguro eran indocumentados y que iba a llamar a ICE para que “los sacara de su país” porque: “Si yo pago para que vivan aquí, para que tengan servicio médico, lo mínimo que podrían hacer es hablar inglés”, dijo el hombre que de inmediato recibió la condena de quienes lo escuchaban por lo que volvió a hacer su amenaza: “Voy a llamar ICE”.

El video fue compartido por el activista y columnista del medio The Intercept Shaun King quien de inmediato les pidió a sus más de 200,000 seguidores ayuda para poder indentificar al hombre que había amenazado a las personas que hablaban español. Ya había hecho algo similar tratando de encontrar las identidades de dos supremasistas blancos en los disturbios de Charlottesville.

Mientras el video acumulaba más de 100,000 reproducciones y muchos no podían creer que alguien se indignara de que personas hablaran diferentes idiomas en una ciudad como Nueva York, algunos internautas empezaron a identifcar al hombre.

Así lo contó King en un siguiente post: “Siete de sus colegas de la Universidad Johns Hopkins @JohnsHopkins y de la Universidad de George Washington @Gwtweets me han contactado diciéndome que eres tú y que no están sorprendidos”, decía el activista refiriéndose a un abogado egresado de ese centro de estudios.



Las pesquisas de los usuarios de las redes los llevaron a identificar al mismo hombre, esta vez haciendo parte de una agresiva protesta el 25 de mayo de 2017, contra un grupo de personas que profesan el judaísmo y que estaban apoyando la causa palestina después de una intervención de la activista política estadounidense musulmana, Linda Sarsour. En este video se ve al hombre gritar “Ustedes no son judíos, ustedes no son judíos”. El hallazgo que había ocurrido en cuestión de horas llamó la atención de blogs y medios que no solo reportaron el incidente sino la capacidad de Twitter de revelar la identidad de agresores.

La tienda de comida Fresh Kitchen en donde ocurrieron los hechos este miércoles le confirmó lo ocurrido a Univision Noticias a través de un correo electrónico y además dejó claro: “Estamos asombrados de lo que sucedió en nuestra tienda. Somos un área pública para el desayuno y el almuerzo, que da la bienvenida a todos, desde todos los diferentes tipos de culturas, especialmente en la ciudad de Nueva York. Todo el mundo puede tener sus ideas pero que guarden su odio para sí mismos. Pero no tienen ningún derecho de molestar a los demás o hacer comentarios como ese en áreas públicas. Esto es lo que Fresh Kitchen Team piensa sobre esta situación”.

El gobierno federal no tiene un idioma oficial, y pese a que el inglés es obviamente la lengua que se habla en el país, el hecho de que no exista uno específico habla de la apertura histórica que existe en EEUU, una nacion construida con emigrantes de todos los puntos del planeta. En el país se hablan más de 350 idiomas y viven más de 40 millones de hispanohablantes, cifra que supera ya la de España.

Los ataques contra quienes hablan idiomas distintos al inglés tampoco son nuevos ni pueden atribuirse únicamente a la retórica antiinmigrante de Donald Trump. Tanto Thomas Jefferson como Benjamin Franklin temieron ya en el siglo XIX que la práctica de hablar su idioma de los inmigrantes alemanes pudiera comprometer la identidad anglosajona de Estados Unidos.

Existe también una larga tradición de ataques del tipo 'Habla inglés o vete de este país' contra los hispanos: desde el legislador texano que en 2011 calificó de "insultante" el testimonio en español de un inmigrante latino en la Cámara estatal hasta el famoso cartel de "Esto es América, pide en inglés" que hasta 2016 presidió el popular local de cheesesteak de Joey Vento en Filadelfia.

El español puede ser, efectivamente, una señal que llame la atención y que ayude a los agresores a identificar a los hispanos, según Brian Levin, director del Centro para el estudio del odio y del extremismo de la Universidad Estatal de California. Levin lo llama un "desencadenante sensorial" de incidentes racistas.

RELACIONADOS:InmigraciónDonald TrumpHispanos